Inercias del pasado

En física, los efectos de la inercia se estudian como contribución a una presunta energía acumulada, que favorece un resultado; o hay que emplear en eliminarla, por el riesgo de que nos lleve a un desastre.

Favorables y detractores de la Marca España  conviven, en estos días, con inercias del pasado arrimando el ascua a su sardina. Gran parte del esfuerzo para recuperar la visión internacional sobre España, que se percibía antes de 2009, ha estado condicionado por las inercias del trienio 2009-2011. Los hechos de hoy quizás se reconozcan después del 2015. Pero lo que hoy visibilizamos es, ante todo, riesgo.

Las inercias del paso del señor Barcenas por la administración del PP causan estragos en la percepción de Marca España, aunque sean comunes a los producidos en cientos de empresas y decenas de países de la OCDE, curiosamente en las mismas fechas. Nadie se libra porque nadie pensó que la comunicación es una capa del valor, inmaterial, que convive con otros valores materiales, presentes en muchos hechos.

Difícil transito para todos; la inercia acumulada cuesta abajo es más difícil de compensar. Hacernos valer, de nuevo, costará años. Los que faltan hasta evidenciar nuevos hechos de nuestro valor y los que luego serán necesarios para que nuestros grupos de interés tarden en percibirlos. 

 

 

Shares

, , , ,

Los comentarios están deshabilitados.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This