Mente, cuerpo y liderazgo

Cuando se trata de liderar con efectividad, sin duda potenciar la mente y el cuerpo mejora el éxito profesional.

Hemos escrito ya en reiteradas ocasiones sobre el wellbeing, la importancia de una dieta sana y la práctica de ejercicio, así como la meditación, como técnicas que son esenciales para bajar el nivel de estrés y lograr no sólo un mejor rendimiento en el trabajo, sino una notable mejora en nuestra calidad de vida. Todo ello derivado de la cantidad de horas diarias que dedicamos a nuestro trabajo, que pueden pasarnos factura si no tenemos en cuenta cuáles son los mecanismos que desactivan la energía negativa.

Laura Hames Franklin que se define a sí mismo como entrenadora del cuerpo, salud y vida, afirma que, si bien el yoga es importante como actividad de relajación y sirve para la meditación, no implica que sea una fuente exclusiva para canalizar nuestras tensiones (agregamos nosotros – no necesariamente problemas).

Hames sostiene que existen otras consideraciones (para nosotros filosofías de vida) que también pueden beneficiar a su actividad profesional y en definitiva su empresa o los negocios que usted posea. Pero hay más: no cabe duda que mejorará en su aspecto estrictamente personal, porque facilitará las relaciones interpersonales ya que le ayudará a quitar “todo el hierro”, todo ese peso que sentimos a diario por las responsabilidades y especialmente, por cumplir con nuestra agenda. Este agobio sin duda es como la energía estática, que se acumula y a veces nos lleva a una expresión muy coloquial pero no menos cierta: “estoy que reviento” o “ya no puedo más… voy a explotar”.

Cada vez que hablamos de tal o cual líder, o del liderazgo en general, siempre se tiene la idea preconcebida que deben ser personas con un alto grado de atención y concentración en lo que hacen. La pregunta es: ¿Cómo lo hacen?

Hay algunos líderes que tienen condiciones y talento natural que digamos que no necesitan entrenarse ni mental ni físicamente. Son unos pocos privilegiados. Pero la gran mayoría de personas, que incluso están siendo considerados líderes natos, requieren de sus momentos de esparcimiento y relajación para poner sus ideas en orden.

Tener una sesión de yoga en una pausa que deberíamos utilizar para el almuerzo, por ejemplo, está demostrado científicamente que la productividad de esa persona recibe un impulso positivo por la tarde. Digamos que se re-energiza su cuerpo y por ende su mente. Ve las cosas más claras que hace unas pocas horas.

Sin embargo, no deja de ser admirable, que los expertos en salud y entrenadores y preparadores físicos, cada vez argumentan que tenemos que adoptar un enfoque más holístico hacia el bienestar. Ya no se trata de conseguir en veinte minutos de ejercicio como una solución rápida para un día de trabajo duro. Este no es el camino. Debemos dejar de crear estas separaciones entre el trabajo, la mente y el cuerpo, es lo que afirma Laura Hames Franklin, una entrenadora más coloquialmente conocida como “El arma secreta del empresario”. Ella sostiene que su cuerpo – y todas sus partes – en realidad tienen una conciencia de sí mismos. “Usted es un todo”, dice Franklin Hames.

Nosotros hemos explicado en varios artículos referidos a la IE (inteligencia emocional) que los seres humanos somos un “cúmulo de sentimientos” que están alojados en nuestro cuerpo y forman parte ineludible de nuestra existencia. Separar mente y cuerpo es del todo absurdo, por ello, no está para nada desacertada Hames, por contrario, está en línea con las nuevas investigaciones que en los últimos años demuestran cómo determinadas actividades físicas y algunos cuidados concretos como el sueño y la buena alimentación, están detrás no sólo de la salud del individuo, sino de su bienestar mental y de potenciar de manera importante el camino hacia el cumplimiento de los objetivos.

Mientras que muchos expertos en preparación física tratan de localizar uno (o varios) áreas sobre las que actuar como las más recomendables para determinada persona, no debemos obsesionarnos con que una o dos cosas serán nuestra particular panacea. La solución que todo lo abarca. No cabe duda que tienen el beneficio adicional de ayudar a las personas a mejorar el estado físico y mental, pero depende cómo se encare nuestra actividad de relajación, preparación física y meditación, estará nuestro éxito o fracaso en cuanto a alcanzar niveles más altos de enfoque y determinación.

Éstos son algunos consejos para alcanzar su máximo potencial para su actividad profesional:

1º) Práctica visualizando imágenes en nuestra mente

Las imágenes pueden ayudar a una persona a reconfiguran su cerebro para lograr el máximo éxito en lo que emprenda, sin crear estas separaciones conceptuales, en referencia clara a determinado tipo de actividad, que uno adopta como una especie de religión diaria o con cierta frecuencia durante los días laborables.

Hames propone un ejercicio simple que utiliza con las personas a las que entrena. Se trata de cerrar los ojos y centrarlos, por ejemplo, en el hombro izquierdo. Inmediatamente hay que imaginar que se convierte en una hermosa cascada de oro. A continuación, indica que hay que girar el hombro hacia fuera, haciendo notar los músculos a lo largo del brazo. Hames dice que uno debe notar el cambio de energía a medida que avanza a través de este movimiento. Momentos después, se procede a extender el brazo y sentir la diferencia entre el derecho e izquierdo. No debe haber más propósito allí, que aumentar nuestra concentración (una especie de intención que aumenta nuestras sensaciones y percepciones).

Este ejercicio puede hacer que usted se encuentre más a gusto con su cuerpo, y mejore el nivel de atención que es capaz de extender entonces también a su actividad profesional.

2º) Hacer ejercicio con regularidad

Debido a que Hames ve la mente y el cuerpo como interconectados, dice que conseguir practicar bastante ejercicio es necesario para el éxito profesional y personal. Ella personalmente toma clases de ballet varias veces a la semana con su marido y anima a sus clientes a hacer lo mismo. Hay que tener en cuenta que “esto no es una clase de ballet ordinaria: se le permite usar calcetines y la retroalimentación positiva se anima. Si no es el ballet, entonces tal vez es el yoga, practicar footing, o incluso dar un paseo alrededor de la manzana”. Es una cuestión que en la terminología de Hames se refiere como algo concertado (podría ser planificado, incluso un hábito que ya hemos creado con esta actividad).

En pocas palabras: ese tipo de esfuerzo casi siempre se traducirá a su actividad profesional, así como a cualquier otro proyecto difícil que requiere un esfuerzo concentrado, convirtiéndose en una solución a largo plazo en lugar de una rápida.

3º) Comer bien e hidratarse

¿Cómo podemos mejorar estos llamados enlaces mente/cuerpo? Para empezar, hay que beber mucha agua durante todo el día de trabajo. Mantener a los trabajadores hidratados es “la cosa más importante que un CEO puede hacer” para fomentar una comunidad de empleados saludables, felices y productivos.

Por supuesto, el mantenimiento de una dieta equilibrada es otra pieza clave del rompecabezas: confirmando lo que ella llama “superhuman breakfast Challenge”. ¿En qué consiste? Viene a significar literalmente y en su acepción coloquial, que es vital desayunar casi de manera sobrehumana y que se convierte en un auténtico desafío para su cuerpo y mente. Ahí afloran todas las energías (porque se está generando un auténtico motor que le impulsará el resto de la jornada).

Hames sostiene que aprender la manera en que Ud. va a trasladar a su actividad profesional (su negocio) todas estas energías nuevas que se generan está ayudando a su cuerpo y su mente, pero en realidad son una misma cosa. A veces las personas no tienen muy en claro esta consideración.

La idea de participar en una sesión de yoga de 20 minutos no viene de una concepción estrambótica de la vida ni de la importación de gurús fanáticos de la salud. Es simplemente la demostración, como determinados estudios confirman, de potenciar la actividad mental y mejorarla. A partir de un reciente estudio realizado en la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign, la idea no está destinada a mantenerse delgado, flexible o más fuerte, en cambio sí en impulsar la función cerebral.

4º) Mejor que ir a correr

Los investigadores reclutaron a 30 voluntarios para una prueba en la que se comparaba las bondades de una sesión de yoga con igual período de tiempo dedicado al ejercicio aeróbico moderado. La mitad de los participantes en el estudio se dedicaron al yoga, la otra mitad al aerobic. Cuando los dos grupos se pusieron a prueba para la verificar la función mental a posteriori, los que practicaron en yoga obtuvieron mejores resultados.

El autor principal de la investigación, Neha Gothe, afirma que “parece que después de la práctica del yoga, los participantes fueron más capaces de concentrar sus recursos mentales, procesar información rápidamente, con mayor precisión y también aprender, mantener y proceder a una actualización de la información de manera más eficaz que después de realizar una serie de ejercicios aeróbicos”.

Los científicos aún no están seguros por qué el yoga supera al ejercicio aeróbico estándar, pero especulan que los ejercicios de respiración que son parte de una práctica de yoga o la naturaleza meditativa de una sesión podría ser la clave. Ejercicios de meditación y respiración son conocidos por reducir la ansiedad y el estrés, que a su vez puede mejorar las puntuaciones en algunas pruebas cognitivas.

Los estudios también indican que la meditación puede ayudar a los empresarios a enfrentarse bien a los sesgos que tiene su actividad y tomar decisiones financieras de manera más sólida y segura.

Artículo coordinado por José Luis Zunni, presidente y CEO del Instituto Europeo Ecofin de Liderazgo (IEEL), director de ecofin.es, vicepresidente de Foro ECOFIN y autor del libro recién publicado ‘El Cubo del Líder’ (Ed. Kolima; disponible a la venta pinchando aquí), en colaboración con Salvador Molina, presidente de Foro ECOFIN y presidente honorario del Instituto Europeo Ecofin de Liderazgo (IEEL) y también autor del libro ‘El Cubo del Líder’.

, , , ,

Pin It on Pinterest

Share This