El poder de la Inteligencia Colectiva

¿El hombre? Sí, ese ser gregario por conveniencia propia al que Ortega y Gasset definió como animal social. El hombre es colectivo porque sabe desde la Prehistoria que para sobrevivir en un mundo hostil es necesario sumar músculo e inteligencia. Como decía el eslogan: somos la suma de todos.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El factor social permite al hombre ascender a un rango exponencial en sus capacidades. Cuando el lobo se une en una manada se convierte en letal. De igual manera, aquellos cavernícolas que fueron a cazar en tribu comprendieron que la supervivencia era posible y que podían unirse para el ataque y la defensa, para la recolección y la artesanía de herramientas, para la procreación y la invención.

La tribu lo era todo. El desterrado del clan se convertía en la presa fácil de las bestias que acechan en la inquietante naturaleza voraz que se rige por la regla del más fuerte, por aquello de que el pez grande se come al chico.

El ecosistema exige permanente estado de alerta. Sólo la manada permite tener 360 grados de vigilancia. El hombre lo sabe desde la más tierna infancia de la Humanidad. Por ello, lo más natural en el ser humano es ser social. La sostenibilidad de cualquier organización nace de los vínculos fuertes entre sus miembros. Y este afán social de los humanos no es generosidad, sino egoísmo, sentido de supervivencia y necesidad.

El hombre es el único ser vivo incompleto. La desnudez es una condición humana. No existen animales o plantas que pudiéramos calificar de desnudas. La madre naturaleza les dota de todo lo que necesitan para sobrevivir en su ecosistema natural. Están completos. Pueden defenderse del clima, del frío y del calor, de los enemigos.

El talento es la cualidad humana que permite superar su desnudez. La inteligencia es una capacidad exclusiva nuestra. Gracias al talento que alcanzamos por nuestra inteligencia racional y emocional nos hacemos capaces de superar las barreras hostiles de la naturaleza, de la sociedad y de cualquier entorno.

Y cuando la inteligencia se hace social, colectiva, encontramos una herramienta poderosa para que nuestra organización progrese. Esta es la magia del ser humano. A través de la gestión del talento, un líder es capaz de conformar una organización poderosa capaz de sobrevivir, crecer, progresar, innovar, crear, avanzar y aspirar a la inmortalidad. Y la clave de ese liderazgo basado en el talento es la inteligencia colectiva.

Artículo realizado por Salvador Molina, presidente de Foro ECOFIN.

, , , , ,

Pin It on Pinterest

Share This