El drive de una mujer tiene mayor alcance que el propio deporte

La selección española de baloncesto acaba de arrasar a la de Rusia, que ha encajado la peor derrota de su historia (78-54). Hablamos del baloncesto femenino. Y es que las mujeres en el deporte están siendo un símbolo de empoderamiento femenino en España. Baloncesto, fútbol, balonmano, natación, tenis, golf… Y Ana Carrasco, la motera capaz de ganar a todos: hombres y mujeres, ya que Moto GP es en uno de los pocos deportes donde no hay discriminación de género, se ha erigido en el gran símbolo de igualdad de los últimos tiempos.

Y buscando simbolismos, nos vamos a quedar con una imagen plástica. En nuestra foto de portada una joven campeona de golf acaba de efectuar un excelente drive y como ha sido habitual en el deporte de los últimos años, también está expresando, al mismo tiempo que transmitiendo su confianza al resto de mujeres de sus respectivos países y al mundo entero.

ONU Mujeres

ONU Mujeres (UN Women, según reza en su web) es la entidad de las Naciones Unidas dedicada a la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres. Se autodefine como campeona mundial de mujeres y niñas, porque ha sido creada para acelerar el progreso en la satisfacción de sus necesidades en todo el mundo.

Entre las metas a alcanzar, que desde ya no son fáciles como está el mundo actual, está la del establecimiento de estándares globales para lograr la igualdad de género, de ahí que se trabaje a escala mundial con los gobiernos y la sociedad civil para diseñar leyes, políticas, programas y servicios necesarios para garantizar que las normas se implementen de manera efectiva y realmente beneficien a las mujeres y niñas en todo el mundo.

Forma parte de los Objetivos de Desarrollo Sostenible para mujeres y niñas y apoya la participación igualitaria de las mujeres en todos los aspectos de la vida, centrándose en cuatro prioridades estratégicas:

  1. Las mujeres lideran, participan y se benefician por igual de los sistemas de gobierno. Son postulados de mínimos, porque incluso en la UE aún se está luchando por una participación igualitaria de la mujer a escala social, lo que implica en todo tipo de actividades que desarrolle.
  2. Las mujeres tienen seguridad de ingresos, trabajo decente y autonomía económica. Sobre el particular, también en nuestro entorno europeo existe aún ese gap que posterga el pleno desenvolvimiento y desarrollo de la mujer en cualquier ámbito laboral. Es más, desde Hollywood, han tenido que ser mujeres galardonadas con el Oscar de la Academia en los últimos años, para erigirse en símbolo de la reivindicación por los salarios de las mujeres en todo tipo de empleo en los Estados Unidos. Parece ser que ha impactado mucho, pero los resultados aún siguen siendo muy bajos en detrimento de los ingresos de las mujeres.
  3. Todas las mujeres y niñas viven una vida libre de toda forma de violencia. En el caso particular de España, la violencia de género ha matado más mujeres que el terrorismo de ETA. Haber llegado a 1.000 víctimas es sin duda un fracaso que no nos podemos dar el lujo de mantener. Y la reciente campaña #Metoo reveló que ningún país ni ninguna industria por progresista y avanzada que sea, queda al margen de este machismo malsano y maltratador… y Estados Unidos y Hollywood han sido el último ángel caído.
  4. Las mujeres y las niñas contribuyen y tienen mayor influencia en la construcción de una paz y resistencia sostenibles, y se benefician por igual de la prevención de desastres naturales y conflictos y la acción humanitaria. Sin duda alguna, la mujer ha sido clave en los momentos en los que los desastres naturales y/o los conflictos armados, arrasaban una región.

Fundación Woman’s Week

Foro ECOFIN colabora a través de Fundación Woman’s Week, la Fundación de la Igualdad, porque este camino sea lo más llano y veloz posible, facilitando la visibilización de las mujeres directivas y empresarias, facilitando la implantación de modelos saludables y felicaces en las empresas, promoviendo el empoderamiento laboral de la mujer, aportando formación e información, liderando a un grupo de empresas Comprometidas por la Igualdad, etc., etc.

Lo hemos vivido en el eterno conflicto Palestino-Israelí o en la Guerra de Siria.  Pero el ejemplo más palpable de la mujer y la economía en el tercer mundo, se vio en los microcréditos concedidos a las familias en cabeza de las mujeres, que tuvieron un éxito tremendo porque cuando se apoyaba desde organismos internacionales a zonas absolutamente postergadas en dónde la renta básica no supera el dólar diario, cuando la mujer ha sido la receptora de estos beneficios, esa comunidad empezó a trabajar de manera sostenida y levantarse, con el impacto social que ello implica en la educación de los hijos y la protección especialmente de las niñas. La mujer se preocupaba por sacar partido a la oportunidad que los Bancos de los Pobres, como el de la India, les daban. 

Siempre nos decían desde nuestra condición de niños, que el deporte era importante para el crecimiento y desarrollo de la persona, afirmando su carácter y definiendo su personalidad. Aquello de “mente sana en cuerpo sano” para UN Women tiene a su vez otro alcance: que el deporte tiene el poder de cambiar vidas, ya que enseña a las mujeres y las niñas el trabajo en equipo, la autosuficiencia, la capacidad de recuperación y la confianza. Es evidente que todos estos atributos son elementos sustanciales que conforman la inteligencia emocional de los individuos. Condicionan nuestra vida diaria y el trabajo, pero más aún en circunstancias extremas como ocurre en países del tercer mundo, a las mujeres se le suman los obstáculos, por problemas económicos, sociales a los que también contribuyen de manera negativa elementos religiosos y étnicos.

Deporte por la Igualdad

El deporte es uno de los grandes impulsores de la igualdad de género. Las mujeres se animan gracias al deporte a desafiar “los estereotipos de género y las normas sociales, hacen modelos inspiradores y muestran a hombres y mujeres como iguales”.

Cuando en los partidos de tenis de Roland Garros o de Wimbledon, se detenían los comentaristas a hablar simultáneamente de la vestimenta de las tenistas en igual medida que sus virtudes deportivas, lo que para muchas voces discrepantes (que siempre las hay) consideraban que dichos atuendos eran demasiado cortos y provocadores, creemos que justamente han sido también una forma de protesta. Dichas deportistas tenían el privilegio de estar compitiendo en las respectivas catedrales de la tierra batida y de la hierba y casi sin proponérselo, se convirtieron en una voz de protesta al mismo tiempo que de afirmación de su condición de mujer deportista de élite que estaban abriendo puertas a una modernidad, que a veces de manera estúpida, queda relegada por motivos étnicos y religiosos. 

Cuando he titulado como “El drive de una mujer tiene mayor alcance que el propio deporte”, creo que sobran las palabras, porque justamente una imagen puede convertirse en un ícono cuando es una mujer deportista moderna y actual que rompe con los estereotipos de qué deporte como trabajo pueda realizar (no hay límites para la mujer que ha llegado al boxeo, o el rugby o el fútbol) y menos debe haberlos por su forma de vestir. 

Es diferente a la del hombre, por supuesto, porque así está establecido. Pero el alcance de dicha diferencia se reduce (al menos eso es lo que esperamos) a la mínima distancia que debe existir en la plena realización de su vida personal y laboral de mujeres y hombres, mejor dicho, de que por fin dicha manera en la que van culminando etapa a etapa sus vidas, las mujeres no sientan ni complejos, ni diferencias, ni abismos provocados por una sociedad aún reticente en términos generales al avance igualitario de la mujer. El género no pude ser un obstáculo en una sociedad moderna y abierta. Más bien, para que así sea, el género es un elemento clave de la cohesión social.

De ahí que siempre hemos sostenido desde esta tribuna que justamente la mujer tiene que desde su interior erradicar esos complejos que siempre la han llevado a comprender en exceso a los hombres e incluso, mujeres líderes empresariales han confesado en alguna convención de la mujer, que tenían miedo al cambiar de puesto y exigir un salario acorde por temor a ser mal vistas en relación a lo que percibían los hombres.

El deporte cumple muy bien esta función igualitaria, casi mejor aún que en el ámbito de las organizaciones que tienen que seguir trabajando para que sirva de ejemplo lo que UN Women predica y apoya. Es tiempo de cambio definitivo para la integración sin paliativos de la mujer en todos los ámbitos de nuestra vida. Si así ocurriera a muy breve plazo, menos conflictos tendríamos a nivel mundial. 

Artículo realizado por José Luis Zunni, director de ecofin.es y vicepresidente de Foro ECOFIN.

, , , , , , , ,

Pin It on Pinterest

Share This