Así son las claves del Intraemprendimiento

Salvador Molina, presidente de Foro ECOFIN y del clúster MAD FinTech, participó como ponente en un panel especial sobre intraemprendimiento en el Digital Enterprise Show (DES), donde desveló las claves del intraemprendimiento como herramienta de Innovación corporativa y sostenibilidad. 

“El intraemprendimiento es un hecho cultural. La forma de construir las organizaciones no es solo una cuestión de procedimiento o formación, sino un tema que permeabilice a todas las personas que componen la organización, algo a lo que llamamos ‘cultura’”, explicó Salvador Molina tras ser presentado por Elena Arrieta, directora de Comunicación de DigitalES.

Salvador Molina, durante su participación en el panel de intraemprendimiento del DES 2021.

El intraemprendimiento es un fenómeno poco conocido en general, lo que está haciendo perder a las empresas verdaderas oportunidades de crecimiento y posicionamiento en nuevos sectores. Se trata de “facilitar la innovación dentro del mundo de la empresa”, en palabras de Salvador Molina. Es decir: “Permitir que en el seno de la propia corporación nazcan nuevas empresas, negocios y hasta competidores incubados mediante el empoderamiento del talento de los propios trabajadores”.

Cuatro claves para el éxito emprendedor

Este fenómeno, popular en las BigTech estadounidenses, está íntimamente ligado al ecosistema emprendedor y, como explicó Salvador Molina, se enfrenta habitualmente a barreras que las hacen fracasar por no conocerlas, aceptarlas e interiorizarlas desde el inicio en la organización a todos los niveles. Esas cuatro máximas para alcanzar el éxito en la transformación cultural son:

  1. El que tropieza y no cae, adelanta camino. “No hay que tener miedo ni a los tropiezos, ni a las críticas sobre algo que hayamos puesto en marcha. El que emprende no puede pararse a analizar las piedras en el camino; pero aprende de ellas”, abundó Salvador Molina.
  2. El éxito esconde lo que el fracaso enseña. “Nunca existe un fracaso, si se entiende que éste es parte del aprendizaje”, destacó.
  3. El éxito sin esfuerzo solo se consigue en el diccionario. “El éxito no consiste en generar una estructura, sino remangarse y dedicar tiempo. Identificar liderazgos en la organización y darles competencias para que eso fructifique”, apuntó.
  4. El cambio no es doloroso, lo doloroso es la resistencia al cambio. “No hay alternativa: todo está en permanente cambio y no hay fórmulas mágicas para vender lo mismo durante cinco décadas. Hay que surfear la ola”, invitó a los presentes.

El Método Google

Si bien no siempre es fácil apostar por el intraemprendimiento, Salvador Molina propuso observar modelos de éxito para poder implementarlos con garantías en las organizaciones. Por eso habló del Método Google.

Google es la organización del mundo más intraemprendedora que existe porque en su propia visión corporativa de los negocios está incardinado el ‘Principio de Asunción del Riesgo” firmado por sus dos fundadores: “No rehuiremos el alto riesgo en la búsqueda de proyectos de alta recompensa debido a  la presión del beneficio a corto plazo. Algunas de nuestras apuestas pasadas han ido extraordinariamente bien, y otras no. Continuaremos buscándolas porque reconocemos que la búsqueda de tales proyectos es la clave de nuestro éxito a largo plazo”. Un compromiso sellado a fuego y firmado por Larry Page y Sergey Brin.

Junto a ello, existe un tridente que se da a cada trabajador de Google y que la hace invencible:

  1. Comparte todo lo que puedas.
  2. Tienes licencia para perseguir los sueños
  3. Las ideas vienen de todas partes

Y las promesas tienen concreción real en la aportación de tiempo y dinero. Google permite que el 20% de la jornada laboral de sus empleados sea destinada a que cumplan sus sueños, prueben ideas que se les hayan ocurrido o busquen desarrollar una empresa o nuevo negocio dentro de la propia Google. Y para ello, previa validación, cuentan con los recursos técnicos de la empresa y con un bono de mil dólares para atraer la ayuda de un compañero al que estimular. ¡Así si se puede intraemprender!

El caso BilliB (Everis)

Sin tener que ir a una compañía del tamaño y características de Google, basta mirar mucho más cerca para observar cómo el intraemprendimiento incluso tiene casos de éxito en España. Salvador Molina puso el ejemplo de BilliB, una FinTech que surgió en un desayuno de empleados de Everis, y que después propusieron a la consultora ponerlo en marcha desde dentro. Los empleados de Everis se convertían también en socios del proyecto y se estimulaba así la fórmula de intraemprendimiento.

Everis aceptó y se creó una primera empresa llamada Nettix que desarrolló las herramientas tecnológicas. Pero en la propuesta comercial y de negocio, se comprobó que el mercado no estaba madura y existían ciertas barreras de entrada para construir una gran cámara de compensación de facturas a favor y en contra. Así que, tras este tropiezo, tocó una zancada para avanzar

Lejos de rendirse, Everis y sus intraemprendedores dieron al proyecto una nueva oportunidad y reorientaron su primer modelo de negocio sin miedo. Incluso se cambió el nombre y la marca, lo que dio origen al actual BilliB, como una fórmula de gestión de facturas y de generación de liquidez.

Ahora, sí. Billib comenzó a ser un caso de éxito y, poco después, Bankia se convirtió en socio de negocio y terminó entrando también en el capital de la empresa.

Y así llegamos a la encrucijada actual, donde Everis (ahora NTT) y Bankia (ahora CaixaBank) tendrán que optar por: seguir con la joint venture, o comprarle al otro su participación o, incluso, facilitar un MBO (Management Buy Out) para que los propios emprendedores adquieran la propiedad de la spin-off creada por Everis como ejemplo de intraemprendimiento.

Carlos Ceruelo, CEO intraemprendedor de BilliB, recoge el premio TopTen FinTech 2021 de manos de Carlos San Basilio, Secretario General del Tesoro.

Para que un proceso de estas características resulte en un éxito como BilliB no solo es necesario impregnar en las organizaciones un ideario de emprendimiento y colaboración, sino perder el miedo al cambio y al fracaso.

Ecosistema MAD FinTech

Salvador Molina puso como ejemplo la colaboración entre ‘grandes y pequeños’ que se da en el clúster MAD FinTech, donde grandes corporaciones no dudan en co-crear nuevas realidad junto a startups a las que antaño veían con recelo, cuando no con indiferencia o temor.

Del mismo modo, cuando una empresa ofrece a sus empleados un entorno basado tanto en la ‘Talentocracia’ (“un compromiso de liderazgo interior que exige trabajo, donde las organizaciones tienen que identificar quiénes son esas personas talentosas”, explicó) como en la ‘Felicacia’ (un modelo laboral y empresarial -de liderazgo, en una palabra- que ofrezca un marco de desarrollo personal ‘feliz’ y ‘eficaz’ a cada trabajador), las posibilidades de alumbrar intraemprendimiento son altas.

Y, con ellas, la posibilidad de lanzar al mercado un nuevo negocio disruptivo que reposicione a la empresa en nuevos sectores y le haga aumentar cuota de mercado, ingresos y beneficios, tanto propios como sociales. Todos ganan con el intraemprendimiento.

, , , , , , , ,

Pin It on Pinterest

Share This