La Silver Economy: garantía de cumplimiento de ODS

La Agenda 2030 ha priorizado hasta ahora de entre sus 17 ODS (Objetivos para el Desarrollo Sostenible) estos tres: poner fin a la pobreza, reducir las desigualdades y combatir el cambio climático. Y para ello se han puesto en marcha con carácter global multitud de acciones y campañas destinadas a alcanzar estos tres ODS.

Todos estamos de acuerdo en impulsar estas iniciativas, pero llegados a este punto, y máxime si tenemos en cuenta el terrible impacto de la pandemia que estamos sufriendo en todo el planeta, consideramos de máxima importancia que ampliemos el foco, con la mayor prioridad y urgencia posibles, a las Metas del Objetivo 8 (Promover el crecimiento económico inclusivo y sostenible…).

Y es en la consecución de las metas del ODS 8 donde la Silver Economy se manifiesta como una solución clave por su importante contribución al crecimiento económico, especialmente en los países como el nuestro,en el que las Personas Mayores de 65 años suponen ya más del 19% de la población, y creciendo a gran velocidad, que se verá acelerada por los próximos jubilados del baby boom español, y con la esperanza de vida más alta del mundo en 2040 pronosticada por la Universidad de Washington (hoy está en 84 años, la media de ambos sexos).

Por ser aún más concreto, Naciones Unidas propone tres ámbitos socio-económicos en los que las políticas públicas (que yo abogo por que desemboquen en la puesta en marcha de proyectos de colaboración público-privada) aborden el espectacular envejecimiento global de la población, que hoy alcanza en el mundo los 727 millones de personas +65 y que serán 1.500 millones en el 2050.

En efecto, los ámbitos a los que me refiero son la promoción del envejecimiento activo y saludable, la expansión del aprendizaje permanente para todas las edades y el fomento del ahorro privado para la jubilación. En estos tres campos de actuación, así como en su amplio desarrollo en otras tantas líneas especializadas,  las empresas encontrarán millones de clientes y consumidores con un mínimo de veinte años por delante de esperanza de vida y que, al mismo tiempo, tienen una capacidad económica superior a la media.

Y al potencial que acabo de describir me atrevo a proponer otras dos vías de generación de riqueza para todos en el marco de la Silver Economy. La primera es la expansión internacional de las empresas españolas, a tenor del crecimiento mundial de los Seniors +65 señalado anteriormente, que desarrollen productos y servicios para la era de la longevidad en la que ya estamos.

La segunda es el Emprendimiento Senior y el lanzamiento de startups de base tecnológica que combinen lo mejor de las competencias de los Seniors con las de los jóvenes a los que incorporen a sus proyectos, y de este modo formar los mejores equipos intergeneracionales para tener las mejores opciones de éxito.

Termino con un llamamiento a las empresas que ya estén comprometidas o quieran hacerlo con los 17 ODS de Naciones Unidas.

Estáis invitados a uniros a nuestra iniciativa.

¡Bienvenidos a la Silver Economy!

Luis Castillo, presidente de la Comisión Silver Economy del Clúster Madrid Capital FinTech (MAD FinTech)

, , ,

Pin It on Pinterest

Share This