Cuatro millones de héroes anónimos de más 65 años

Acaba de publicarse el último barómetro de MayoresUDP, la asociación que con 44 años de trayectoria, es la referente en la representación de las personas mayores en España.

El título del informe publicado, con datos a Junio de este año, es Solidaridad Intrafamiliar y pone de relieve que el 42% de las personas mayores de 65 años ayudan económicamente a algún hijo/a, familiar o amigo (porcentaje siempre por encima del 40% desde el año 2012).

Asimismo este informe revela que en más del 80% de los casos, la ayuda económica de las personas mayores de 65 años tuvo como destinatarios sus propios hijos/as.

De todos es conocido el importante rol familiar de los abuelos, además de en términos de apoyo afectivo, también en el cuidado de los nietos en el caso de sus hijos que trabajan fuera de casa. Existen estudios que cuantifican económicamente este apoyo en forma de cuidados de los nietos y la cifra estimada, a valoración del coste hora del SMI, superaría los 52 Mil Millones de euros al año, lo que representa más del 4% del PIB del 2019.

Sin embargo quiero poner el énfasis en la ayuda económica directa que las personas mayores de 65 años prestan a sus hijos/as y en lo que se significa en términos concretos de soporte vital para ellos.

No estoy hablando sólo de cifras sino de “traducir” esas cifras en impacto social, por cuanto ese apoyo económico se traduce en que sus hijos/as no se desmoronen psicológicamente y puedan continuar haciendo frente a sus dificultades vitales, manteniendo sus opciones de superarlas y de continuar contribuyendo personal y socialmente con su aportación, como personas activas, y no postradas por la desesperación de carecer de los mínimos recursos necesarios para continuar teniendo opciones de recuperación económica.

Evitar que las competencias profesionales, y por ende, de generación de valor económico y social de sus hijos/as, se pierdan y no actúen en beneficio de toda la sociedad, está dependiendo en última instancia de sus padres mayores de sesenta y cinco años.

Por todo ello tenemos que otorgar a estos seniors de más de 65 años el máximo reconocimiento como héroes anónimos, máxime en estos tiempos de pandemia en los que miles de ellos han perdido la vida y en la más absoluta soledad y en los que estamos premiando, con acreditada justicia, a los colectivos sanitarios, las fuerzas de seguridad y de protección civil o los colectivos laborales y profesionales que tantos méritos han reunido y continúan reuniendo.

Por todo ello, propongo que impulsemos la candidatura de estas personas mayores a los Premios Princesa de Asturias 2021 en su categoría de Premio a la Concordia.

Si alguien se merece tan alta distinción son ellos: los cuatro millones de personas mayores de 65 años, los auténticos protagonistas de la solidaridad intrafamiliar.

Luis Castillo, Founder & CEO SeniorsLeading (SilverMoney)

, , ,

Pin It on Pinterest

Share This