¿En qué te puedo ayudar?

Esta frase ha sido repetida a diario en cada una de las llamadas  que hemos realizado y realizamos con nuestros clientes. Escuchar, Escuchar y Escuchar  y a continuación: ¿En qué te puedo ayudar? Poniendo a la persona en el centro de la conversación y de nuestro trabajo del día a día.

Nuestro sector es uno de los imprescindibles  y antes de que se declarara el estado de alarma y antes de que se anunciara el cierre de todos los comercios, ya nos estábamos preparando, preocupados por lo que estaba pasando en otros países como Italia.

El Corredor de Seguros ha estado desde el primer minuto centrado como siempre en resolver los problemas de los clientes. Para nosotros   las personas  son lo  más importante y de nuevo lo estamos demostrando. Estoy emocionada de la actitud  de servicio y compromiso  de nuestros empleados con las dificultades que conlleva esta situación.

Nuestro  conocimiento unido a la profesionalidad ha conseguido dar un servicio excelente  que se ha multiplicado por la actitud.

Cristina Llorens, directora del Área Madrid de Addares Instituto de Desarrollo Asegurador.

Se ha demostrado que en la era de la transformación digital necesitamos una nueva ideología profesional que ponga en primera línea la importancia de la gestión de las emociones buscando entender  las necesidades reales del cliente.

Se habla mucho de reinventar los negocios y curiosamente el principal reto de los Corredores de Seguros no sólo es ser un buen profesional y adaptado al siglo XXI, sino que  nuestra gran asignatura pendiente sigue siendo que los consumidores conozcan y perciban el valor de nuestro trabajo.

La gente necesita sentirse querida y valorada y en nuestro caso estamos teniendo una labor imprescindible  de cercanía, de atención, de servicio; de ayuda ante los problemas. Lo importante son los  intereses de las personas no de las empresas. Tendrá éxito aquella que lo entienda.

A mí me gusta, más que hablar de futuro, ayudar a crearlo, así deberemos de redefinir en el sector qué queremos ser,  pensar  y actuar en consecuencia.  El mundo del seguro tiene mucho que ver con las emociones humanas y el Corredor de Seguros conoce a su cliente y las compañías sólo tienen datos, nada más. Y en estos momentos  estamos comprobando la importancia de  la diferencia y de nuestra labor.

Los Corredores de Seguros están demostrando con su trabajo en el día a día que valorar el servicio no tiene precio. Nosotros nos ponemos en los zapatos de nuestros clientes y eso se percibe de forma positiva. Así que hay que seguir despiertos con las antenas bien puestas para escuchar no solo oír, lo que pasa a nuestro alrededor y prepararnos para aprender de lo ocurrido.

Por ultimo me gustaría recordar que además de ser “imprescindibles” deberíamos dejar de ser invisibles.

Cristina Llorens, directora del Área Madrid de Addares Instituto de Desarrollo Asegurador

, ,

Pin It on Pinterest

Share This