Goiri tira de la manta: Blesa y Rato al banquillo

José Ignacio Goirigolzarri (Goiri) ha sido ético y valiente. El escándalo del ‘clan de la visa’ en Caja Madrid y Bankia ha salido a la luz porque Goiri ha querido. Tuvo ante sí el dilema: tragar o reaccionar, ser parte de la corrupción o revelarse ante ella. Y el nuevo presidente de Bankia fue valiente: ¡caíga quien caíga!

El resultado es que hoy el juez de la Audiencia Nacional Fernando Andreu ha imputado a los expresidentes de Caja Madrid Miguel Blesa y Rodrigo Rato y al ex director general de Caja Madrid Ildefonso Sánchez Barcoj por el caso de las tarjetas fraudulentas entregadas a los directivos y consejeros de la entidad. Esas cuyos gastos supuestamente no fueron declarados a Hacienda y no se correspondían con funciones de representación. Esas tarjetas diseñadas para ganar voluntades (votos) a través de un sistema de dádiva en dinero negro que les permitía que cualquier ideología (sindical o política) se aviniera a la voluntad del capo del clan. Primero fue Miguel Blesa, después le imitó Rodrigo Rato. Sólo Goiri, dijo no.

Ante esta tesitura, los 46 de Blesa han tirado de calculadora y se han hecho la misma pregunta: ¿Devolver o dimitir? La respuesta debería ser cesarlos, como así lo ha hecho una agencia norteamericana de publicidad con su directivo. Pero en la mayoría de los casos han preferido dimitir a devolver (era muy caro pagar, porque era pagar por seguir trabajando gratis). Esa ha sido la lección de la calculadora, aunque varios han jugado a decir que devolvían, pero resulta que devolvieron 17.000 euros de un montante veinte veces superior.

Ante esta tesitura, el Santander también medita prescindir de Rodrigo Rato. Ana Patricia Botín tiene su primera prueba de fuego para mostrarse al mundo como una presidenta ética y legal. El ex presidente de Bankia, Rodrigo Rato, no sólo no denunció la práctica ilegal de Blesa, sino que se apuntó a ella y a tirar de visa. Rato como miembro del consejo asesor internacional del Santander sólo puede manchar la reputación del banco rojo, la entidad financiera más internacional y con más peso en la imagen de la Marca España.

Y no fue sólo la compra de los consejeros a través de la ‘visa free’, sino que el núcleo duro del clan consiguió préstamos a buen interés por valor de 50.193.000 euros. A la cabeza estuvo el ya judicializado Gerardo Díaz Ferrán, que gastó 94.000 euros en la tarjeta negra y logró préstamos personales o a sus empresas por importe de 32.412.000 euros. Destacan los 24 millones de euros que Caja Madrid le prestó en plena crisis, en el año 2008; los 432.000 del 2009, cuando ya Air Comet estaba próxima a expirar en los albores de la quiebra del Grupo Marsans. El ex presidente de la CEOE marca el camino a seguir a Blesa y Rato: la cárcel por gestión fraudulenta, apropiación indebida y fraude patrimonial.

Ante esta coyuntura de corruptelas políticas y en la alta dirección, se exige una regeneración de todas las instituciones. Porque hasta la Casa del Real llegaron las salpicaduras. Rafael Spottorno, el último jefe de la Casa del Rey con don Juan Carlos, renunció esta mañana a ser consejero privado de Felipe VI por el escándalo de las tarjetas fantasmas de Caja Madrid, según han confirmado fuentes de La Zarzuela, de las que también se lucro como alto cargo en la Fundación Cajamadrid.

Con los datos de la auditoría interna encargada por Goiri y los datos presentados por Caja Madrid a Banco de España, el diario Públioco ha confeccionado una tabla muy gráfica de lo ocurrido:

cuadro-tarjetas-creditos

Shares

, , , , , , , ,

Los comentarios están deshabilitados.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This