El aterrizaje de las plataformas de préstamos a empresas en el mercado español está revolucionando el sector financiero permitiendo, por un lado; a las empresas tener más opciones a la hora de buscar financiación para hacer crecer sus negocios, y por otro; a los ahorradores acceder a un nuevo tipo de activo para sacar rentabilidad a su dinero. A lo largo de estos años, desde que se aprobara la Ley de Fomento de la Financiación Empresarial en 2015, que abrió las puertas a la financiación participativa de manera regulada en España, el sector ha ido evolucionando ofreciendo una mayor agilidad, rapidez y cercanía al cliente. Y para 2019, desde October estamos seguros de que habrá tres tendencias fundamentales que marcarán nuestro camino para seguir desarrollando este negocio:
  1. Continuarán las alianzas entre los grandes bancos y las Fintech de crowdlending y el fomento del Open Banking: En 2018, October y Liberbank han protagonizado el primer acuerdo de colaboración entre una entidad bancaria y una fintech crowdlending para empresas en España. Este acuerdo tiene como objetivo fomentar, entre otras cosas, el Open Banking, que da acceso a servicios de múltiples proveedores a los clientes de una entidad. En 2019, se espera que se sigan produciendo este tipo de alianzas. De esta manera, se potenciará la financiación de las pymes a través de soluciones ágiles y digitales, y las fintech contribuirán a la innovación de la banca tradicional, que busca dar una mejor experiencia a sus clientes.
Esta nueva relación permitirá poner en práctica la complementariedad entre banca y Fintech que beneficia sobre todo a las pymes que buscan financiación. Por un lado, por la agilidad, dado que, gracias al desarrollo tecnológico de las plataformas de préstamos, éstas pueden dar una calificación rápida y otorgar el préstamo en breve tiempo. Por otra parte, por la finalidad del préstamo, ya que estas Fintech están especializadas en financiar proyectos para cualquier finalidad de crecimiento de las empresas, ya sea para activos tangibles o intangibles y sin pedir garantías reales (internacionalizar el negocio, invertir en marketing, adquirir una empresa, ampliar el equipo, digitalizar la empresa, etc.). Y, por último, por el volumen del préstamo, ya que la plataforma podrá completar lo ofrecido por el banco.
  1. Nueva regulación europea para el crowdfunding: la aprobación de un nuevo marco común europeo unificado por parte de la Comisión Europea en 2019 facilitará las operaciones transfronterizas en el territorio europeo al mismo tiempo que se garantizará un marco de gestión y protección para los inversores. Con esta iniciativa, las plataformas de financiación participativa podrán superar las barreras actuales que suponen las normativas específicas y propias de cada Estado miembro. Así, se creará un pasaporte europeo de crowdfunding que impulsará la Europa del Ahorro facilitando la participación de inversores europeos en la financiación de empresas sin fronteras, haciendo posible que proyectos empresariales de diferentes países europeos reciban préstamos sin restricciones por nacionalidad.
En October, como empresa paneuropea, ya estamos promoviendo una Europa del Ahorro. Sin embargo, esta normativa nos permitirá ir más allá, dado que facilitará la escalabilidad de nuestro modelo de negocio en Europa y dará más visibilidad a la financiación complementaria, para que las pymes sepan que existe y puedan usar esta herramienta para su crecimiento.
  1. Las instituciones públicas seguirán siendo aliados estratégicos en la consolidación de la financiación participativa. A lo largo del proceso de desbancarización impulsado por la Unión Europea, que ha dado pie a la creación de las plataformas de financiación participativa, algunas instituciones públicas han dado muestras de su apoyo a estas nuevas formas de financiación. Tenemos el ejemplo del Fondo Europeo de Inversiones (FEI) que forma parte del Grupo Banco Europeo de Inversiones (BEI), o del Grupo KfW de Alemania, que es el banco alemán gubernamental de desarrollo, o del Banco Público de Inversión (Bpifrance), homólogo francés del Instituto de Crédito Oficial (ICO), que han dado fondos a las plataformas para contribuir a la financiación de empresas europeas. Desde October, se espera que este tipo de iniciativas se sigan produciendo a lo largo del 2019, como ha pasado en 2018 con el FEI apoyando a October, para hacer que el crowdlending tenga más fuerza en el mercado.
Tanto las alianzas de las fintech con los grandes bancos, como la nueva regulación europea para el crowdfunding y el apoyo de las instituciones públicas contribuirán a la evolución de la financiación colectiva en España en el próximo año, con el fin de ofrecer a las empresas la diversificación de sus fuentes de financiación y a los inversores más opciones para sacar rentabilidad a sus ahorros. Por Grégoire de Lestapis, CEO de October España