Siete lecciones del corredor de fondo para un buen Líder

Los grandes corredores de fondo siempre tienen en mente dos objetivos: cómo van a planificar su carrera de hoy, y la preocupación permanente de cómo no agotarse innecesariamente en los entrenamientos previos. Los atletas de fondo que han destacado a lo largo de la historia saben que el descanso y la recuperación son cruciales.

De sus rutinas de entrenamiento surgen algunos consejos sobre cómo llevar un estilo de vida intenso y saludable, perfectamente adaptables para el ritmo estresante de los ejecutivos y los hombres de negocios. La cuestión es establecer ciertas reglas, que puedan trasladarse de los entrenamientos de alta competición en el atletismo de fondo, hacia el mundo de las organizaciones.

Corredores foto zunni

La primera regla de los corredores de fondo es sentirse sanos; es decir, estar preparado para actuar en el momento adecuado y tener la sensación de que se está preparado física y mentalmente para la competición. Ahora bien, cuando se produce un sobre-entrenamiento se pueden boicotear ambos estados.

Empresario, corredor de fondo

El buen líder sabe que la exigencia excesiva sobre su equipo tiene consecuencias directas en el nivel de rendimiento. Hay que evitar la tentación de trabajar demasiado duro y pretender contagiarlo a los demás.

El esfuerzo en su justa medida requiere un equilibrio mental y físico para la vida empresarial, al igual que en el deporte de alta competición. Las grandes competiciones de maratón, por ejemplo, nos confirman esta relación vital entre el descanso y el éxito.

En el ámbito empresarial, cuando se termina un proyecto o se ha finalizado con éxito una campaña, ni el departamento comercial ni el de marketing se relajarán, porque el nivel de competición de fondo del mercado no lo permite. Pero tendrán que regular sus esfuerzos para seguir compitiendo en condiciones. Analizarán cuáles han sido las cuestiones a las que se han enfrentado y que no habían estado lo suficientemente planificadas para actuar en consecuencia.

El pensamiento de un maratoniano, máximo exponente del corredor de fondo, se centra en cómo ejecutar la carrera que tiene por delante. La mentalización para esta carrera es vital, independientemente de cómo se haya mentalizado para las anteriores. Siempre tiene que pasar por este proceso. De la misma manera en los equipos de alto rendimiento de las organizaciones, el líder propiciará la preparación adecuada para que sepan a qué se enfrentan y que no se confíen demasiado en las experiencias del pasado, por más exitosas que hayan sido.

Los maratonianos saben que el 90% de su trabajo consiste en prepararse para competir. Los preparativos son casi más importantes que la competición en sí, porque todos los sentidos y la conexión de cuerpo y mente le proporcionarán la confianza para salir a ganar.

Este rol del maratoniano lo asume el líder, que sabe que los miembros de los equipos que lidera están trabajando duro y que no puede exigirles más para no agotarlos.

Igual que el atleta necesita estiramientos, masaje, una nutrición adecuada, etc.; el líder tiene que hacer que su equipo haga esfuerzos pero sin llegar al agotamiento. Ante el menor síntoma de agotamiento le dará su debido descanso. A veces, asistir a un seminario de formación de dos días. Es suficiente para que esa recuperación mental se produzca.

El trabajador es igual que el gran corredor, que días previos a la competición tiene que estar más relajado que nunca porque su nivel de preparación es óptimo, así que no debe forzarlo, sino sólo mantenerlo. En una empresa ocurre lo mismo, debemos estar relajados y concentrados antes del inicio de una campaña.

Si este campeón hubiese estado expuesto a un exceso de entrenamiento con demasiada antelación, puede ocurrir que pocos días antes de la alta competición a la que se enfrente, decaiga de manera abrupta su rendimiento y sea incapaz de levantarlo. El peso del exceso de estrés, entrenamiento y concentración en objetivos que estaban aún lejos de cumplirse, le pasará factura. El manejo de los tiempos previos a la competición son tan importantes o más que la competición en sí.

De igual forma para los líderes que pretenden que sus equipos tengan la máxima capacidad competitiva en determinados momentos del año, pero sin dar el debido descanso ni provocar una distensión que facilite la recuperación cuando se está exhausto por exceso de horas de trabajo y estrés.

Es importante que se comprenda que estar relajado no implica estar dormido frente a las tareas y responsabilidades que se tienen delante. Es una filosofía de vida que el líder debe transmitir a su equipo, porque cuando se comprende que el medio fondo es el que medirá los resultados de la organización, hay que trabajar con esta metodología. Y las mejores metas se van a establecer mejor que nunca, cuando este nivel de relajación controlada haga que el ambiente libre de tensiones se convierta en un grupo con el cual es agradable convivir muchas horas al día, compartir los objetivos y saber que se está preparado para “coronar la meta”.

Cuando los grandes campeones del atletismo de fondo están planificando cómo llevar a cabo una nueva carrera, saben que tienen diversos objetivos, siendo el primero ganar, por supuesto; pero también el de terminar entre los tres primeros, o establecer su mejor marca personal, y así sucesivamente.

Este modo de pensar asegura que siempre se tenga la motivación para empujar hacia la meta. Una de las cosas más difíciles de hacer para los atletas de élite, es tomarse un día libre. Justamente esto se debe al exceso de motivación que lleva a un exceso de ritmo que puede consumir las energías físicas y mentales antes de la cita deportiva. Comprender cuándo dar a las piernas un día de descanso ha sido un pilar fundamental para que los grandes campeones comprendan que deben darse ese respiro.

En las carreras de fondo, como en los negocios, nadie llega a la cima sin soportar sufrimiento. Decirnos a nosotros mismos que podemos llegar sin sacrificio ni esfuerzo, no funciona. Sólo sera una motivación efímera.

Si el líder efectivo se compara con los atletas de alta competición, es mentalmente más saludable aceptar la disciplina y el esfuerzo como algo natural en la vida, no como algo que le provoque sufrimiento y desencanto. En el mundo empresarial este esfuerzo no hay que verlo como un sacrificio, sino como una opción.

Consejos para descomprimir el presente en el ámbito empresarial:

1º) Incluso el mejor de los líderes no aguanta una presión que se mantenga durante mucho tiempo.

2º) Establecer un plan y sentirse psicológicamente bien con lo que significa su implementación.

3º) Concentrarse en el medio y largo plazo, porque los cambios y ajustes diarios, pueden hacernos perder de vista nuestra meta.

4º) Nunca se consigue demasiado si se trabaja exclusivamente con lo inmediato.

5º) Tener fuertes sistemas de apoyo, tanto dentro como fuera de la organización, es la forma más efectiva para aliviar el estrés y nos facilita la planificación y la consulta.

6º) No caer en el excesivo perfeccionismo, sólo nos provocará estrés.

7º) Aprender a disfrutar del tiempo de descanso.

Artículo realizado por Salvador Molina,  presidente de ECOFIN, José Luis Zunni ,director de ecofin.es y Eduardo Rebollada Casado, miembro del blog de Management & Leadership de ECOFIN.

Shares

, , ,

Los comentarios están deshabilitados.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This