El Consejo de Economistas estima un crecimiento del PIB del 2,5% en 2017

El Consejo General de Economistas (CGE) prevé un crecimiento del PIB del 3% y del 2,5% en 2016 y 2017 respectivamente y advierte del entorno financiero de España, afectado por los tipos de interés negativos o el Brexit.

Durante la presentación del Observatorio Financiero, tanto su presidente, Valentín Pich, como el presidente de la Comisión Financiera del CGE, Antonio Pedraza, y la copresidenta del Observatorio, Monsterrat Casanovas, destacaron el escenario “muy volátil”, con la posible convocatoria de terceras elecciones, el desarrollo de las negociaciones para la salida del Reino Unido de la Unión Europea o la nueva situación de “políticas laxas y expansivas” del Banco Central Europeo (BCE).

Pedraza señaló que esta política de tipos bajos “perjudica más a los bancos españoles” debido al reducido margen financiero y de explotación de las entidades. Además, la escasa retribución de los depósitos, con un 0,19% de media, ha convertido a estos productos en un instrumento “poco atractivo”, tanto para los ahorradores como para los bancos, cambiando la propensión del sector a los mismos.

foto_1_cge_observatorio-financiero

Antonio Pedraza, Valentín Pich y Montserrat Casanovas.

En este sentido, y con el objetivo de ganar mayor rentabilidad, el CGE advierte de la posibilidad de que se comience a cobrar por los depósitos, medida que ya se ha tomado en algunos bancos extranjeros.

A esta situación, se une la subida de la inflación, que puede suponer que los intereses reales que están percibiendo los ahorradores empiecen a ser negativos. Por ello, los economistas aconsejaron a los inversionistas “que corran riesgo, aunque no sea seguro obtener rentabilidad”.

Asimismo, no prevén una subida de tipos en Europa a corto o medio plazo, a pesar de que Estados Unidos podría subirlos antes de que termine el año. Montserrat Casanova afirmó que, al contrario que el país americano, en la Unión Europea “los objetivos de inflación y crecimiento están siendo raquíticos” y la expectativa es que se mantenga un escenario de tipos reducidos o súper bajos.

Además, la situación política en España “está generando una gran duda aunque aún no estaría afectando a la evolución de la economía. “”Es un escenario curioso, que hay que seguir de cerca porque las expectativas son muy confusas””, subrayó Pedraza, quien señaló que puede producirse una inflexión a la baja conforme termine y empiece el año que viene, por lo que solicitó que se despeje el horizonte político “para aportar mayor estabilidad”.

BREXIT

El Consejo se mostró cauto a la hora de evaluar las consecuencias de la decisión de los británicos de salir de la UE, señala en su observatorio que la incertidumbre generada hace que las previsiones de crecimiento de las principales instituciones económicas mundiales hayan de ser corregidas.

Por su parte, la cotización de la libra se ha estabilizado en el último mes, después de su depreciación tras el referéndum, aunque los economistas estiman que el euro continuará apreciándose en relación a la divisa británica. Sin embargo, la moneda europea podría depreciarse frente al dólar.

Además, el Brexit tuvo un “fuerte impacto” en el Ibex-35 como consecuencia del gran peso en el índice bursátil que tiene el sector bancario, con elevada exposición al Reino Unido, y dos grandes empresas, como son IAG y Teléfonica.

El CGE prevé que el Ibex esté en el en torno a los 9.000 puntos a final de año, con un movimiento lateral dada la incertidumbre originada por el marco institucional actual y con amenazas, sobre todo en el sector bancario, por el estrechamiento de los márgenes.

Shares

, , , ,

Los comentarios están deshabilitados.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This