El Brexit siembra desconcierto

La salida de Reino Unido de la Unión Europea (Brexit) provocará un terremoto en los organismos y empresas internacionales con intereses en la City, que deberán decidir entre mantenerse en Londres o trasladarse a un país comunitario. Y en este tira y afloja, las capitales europeas pugnan por atraer inversiones.

Transcurrido más de un año desde la elección de la primera ministra británica Theresa May, la incertidumbre sobre la salida de Reino Unido de la Unión Europea (UE), el Brexit, sigue inquietando a políticos y empresarios.

El 29 de marzo de 2019, dos años después de que May firmara la carta de desconexión, finalizará el plazo para negociar las condiciones del Brexit. La UE ha fijado ya su posición a través de nueve documentos, pero la postura de los negociadores británicos no parece clara. Y, mientras tanto, la economía británica sufre los embates de la incertidumbre. La libra se ha devaluado, la inflación está aumentando y los salarios reales británicos se están reduciendo. Éste último, un factor preocupante en una economía cuyo PIB depende en un 70% del consumo interno.

Pedro Baños, analista y experto en geoestrategia, analizó las consecuencias del Brexit en el X Congreso ECOFIN, entre otras cuestiones. A falta de poco más de un año para la salida efectiva del Reino Unido de la Unión Europea, los expertos analizan las consecuencias.

Pedro Baños, analista y experto en geoestrategia, analizó las consecuencias del Brexit en el X Congreso ECOFIN, entre otras cuestiones. A falta de poco más de un año para la salida efectiva del Reino Unido de la Unión Europea, los expertos analizan las consecuencias.

¿Quién gana?

“Es imposible, de momento, predecir cómo será la relación entre Reino Unido y la UE tras el Brexit. Se trata de una situación nueva, de gran complejidad jurídica y política, que espero se resuelva de forma que se pueda garantizar el futuro encaje económico y financiero de los dos actores implicados”, afirma Marta Plana, General Counsel de Digital Origin y presidenta de Foro FinTech.

En su opinión, si Londres opta por un ‘Brexit duro’, “tendría un fuerte efecto en el sector financiero de la City de Londres. Ya se habla de pérdidas de 75.000 empleos y descensos de ingresos superiores a los 40.000 millones de euros para banca, aseguradoras y fondos que operan en Reino Unido”.

Uno de los sectores amenazados es el FinTech, que trabaja desde Londres gracias a las licencias británicas que permiten operar en el resto de países. “Perderían el derecho a funcionar desde Reino Unido”, concluye.

“Estas negociaciones están todavía en un estado muy prematuro, pero parece razonable pensar que parte del negocio financiero y bancario, que ahora mismo reside en Londres, se traslade a suelo europeo. Y el FinTech no deja de ser un sector financiero más”, añade Unai Asenjo, CEO y fundador de Indexa Capital.

Opinión que no comparte Pedro Baños, analista en geoestrategia. “No tengo ninguna duda de que la City seguirá siendo la City, entre otras razones porque es donde se cuecen todos los grandes negocios del mundo y desde allí es donde se controlan todos los paraísos fiscales del mundo”.

Sin embargo, Unai Asenjo opina que las financieras con fuertes intereses en Europa se trasladarán a otras capitales en el continente. “Sería muy positivo ver que parte de esas empresas se localizaran en España”, dice.

Welcome Euro-City

De hecho, en Europa se ha abierto la veda para intentar atraer los organismos y empresas financieras de la City. Entre los que juegan un papel más activo figuran la Comunidad de Madrid y la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV). “El Brexit es una oportunidad para el sector financiero español, debido a que se puede considerar a España como un lugar para proveer servicios financieros y de inversión a toda la Unión Europea”, afirma Antonio Mas, director del Asuntos Internacionales de la CNMV.

“La CNMV lanzó en diciembre de 2016 el Welcome Program para atraer y localizar en España empresas que quieran prestar servicios de inversión en la UE, tanto a las que perderán el pasaporte comunitario, por estar radicadas en Londres, como a otras sociedades que estén considerando ofrecer servicios de inversión a la UE desde España. Algunas empresas FinTech radicadas en Londres están usando el programa y esperamos que otras puedan seguirles”.

La CNMV intenta no sólo atraer inversiones, sino consolidar los proyectos internos: “Iniciativas como los portales FinTech y Welcome Program han contribuido a que las empresas FinTech españolas sean ahora más propensas a localizarse en España”.

Nuevos Retos

“La mejor forma de captar a estos operadores es proporcionar un entorno regulatorio estable, predecible y ágil. Y la buena noticias es que desde los organismos regulatorios se está trabajando en esa dirección”, apunta Unai Asenjo, de Indexa Capital. Por su parte, Carlos Albo, fundador y CEO de Wenalyze, opina que el Brexit puede suponer un reto para el sector, “en el sentido de que puede generar cambios en el modo de operar con las aseguradoras establecidas en el Reino Unido”.

También gana quien no pierde

¿Cómo afectará a las empresas? “Es posible que en un futuro, el movimiento de capitales se dificulte entre la UE e Inglaterra y sus inversores busquen oportunidades en otras zonas geográficas, como Estados Unidos o Asia, donde el talento tampoco falta. Veremos lo que los políticos nos preparan para este nuevo escenario”, alerta José Ángel Escribano, de la empresa de biotecnología Algenex. No afectará a todos por igual. “Para nosotros no son de gran calado, ya que las prioridades a corto plazo de Wenalyze no pasan por el Reino Unido, sino por Latinoamérica, España y EEUU; donde ya estamos trabajando activamente en diferentes programas con aseguradoras de aquellos países”, clarifica Carlos Albo.

Para Carles Escolano, cofundador y consejero delegado de Arboribus, “una de las ventajas de la inversión en préstamos directos a pymes es su fuerte descorrelación con el resto de activos financieros y los vaivenes de los mercados. No consideramos que impacte en nuestra actividad y menos de manera negativa. En cualquier caso, si la economía británica se viera afectada, es posible que inversores británicos optaran por financiar a pymes españolas en lugar de británicas”.

“Reino Unido tiene un compromiso incuestionable con la investigación y ha sabido crear, a diferencia de nosotros, un tejido de inversores que hace desarrollar y crecer este tipo de empresas. Muchos inversores buscan oportunidades en otros países. Nosotros estamos hablando con varios de ellos para cerrar una nueva ronda de inversión”, concluye Escribano.

Shares

, , , , , ,

Los comentarios están deshabilitados.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This