Cambios sí, pero no

Se solicitan ideas, pero se invoca la historia de la organización, para asegurar que ha salido adelante haciendo siempre lo mismo, y que por tanto no tiene ningún sentido cambiar y menos por la opinión de alguien. Se alegan descalificaciones: que es un jovenzuelo, que es un vejete, que se acaba de incorporar a la empresa, que lleva años trabajando allí, o cualquier otra que suene lo suficientemente mal como para no volver a calibrar la validez de la propuesta.

 

Shares

, , ,

Los comentarios están deshabilitados.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This