Ilusión ante las adversidades

El directivo ha de transmitir ilusión también -y quizá, principalmente- en los momentos en los que se incrementen las dificultades. Si quien gobierna se deja abatir por las circunstancias o los resultados adversos, la tropa quedará rápidamente desmoralizada, y lo que parecía una remota amenaza se convierte en un peligrosísimo y cercano riesgo de hundimiento.

Shares
Los comentarios están deshabilitados.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This