Decidir el futuro

Con prisas, urgencias, acelerones, cambios de ritmo irracionales, más que gobernar, se desgobierna. Orden, contraorden, desorden… Y esto sucede porque en ocasiones, no se ha tomado la precaución de definir hacia adónde debe dirigirse la organización en el futuro próximo, y en el medio plazo. En esa situación, se pegan bandazos, que cuestan dinero a la organización y que desmotivan.

Shares
Los comentarios están deshabilitados.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This