De Dinners Club a Lending Club

La era de las tarjetas de crédito empezó hace ya bastante tiempo. Uno de los pioneros fue Dinners Club, creado hace más de 50 años y que se convirtió en una de las primeras entidades independientes en el sistema financiero, además de ser una entidad que lideró la creación de programas exclusivos para miembros y poseedores de sus tarjetas.

Tarjetas-de-credito

Más de medio siglo después, con un sistema de tarjetas establecido masivamente en la totalidad de países desarrollados (en España, por ejemplo, con una población de 40 millones hay más de 65 millones de tarjetas), aparece en escena un nuevo club. Este nuevo club posee características similares a Dinners, en el sentido de que es una entidad independiente y un nuevo jugador dentro del sistema financiero. Asimismo, el enfoque es similar en cierta forma: intentar ser los líderes en un nuevo modelo bancario que emerge e intentar conseguir que sea masivo poco a poco. En este caso no se trata de un producto, como las tarjetas como medio de pago en el caso de Dinners, si no una mezcla entre nuevo canal y nuevo producto: los préstamos P2P (en los cuales los prestamistas y los prestatarios se conectan directamente).

Conocido por algunos como el Uber de los préstamos, Lending Club ha levantado 900 millones de dólares recientemente, una cifra récord para una entidad independiente dentro del sistema financiero, y originó 4,400 millones de dólares en préstamos en Estados Unidos el 2014. Si bien todavía son cifras con una cuota de mercado reducida dentro del mercado americano, empiezan a tener cierta relevancia.

Los planes de la empresa asimismo pasan por expandir la tipología de crédito e incluso introducirse en la financiación hipotecaria.

Disponer de un marketplace para la concesión de préstamos ofrece innumerables ventajas, tanto a los prestamistas, ya que obtienen una mayor tasa de retorno, como a los prestatarios, ya que reciben mejores condiciones. Para ello hay que disponer de los adecuados sistemas de rating y de análisis crediticio y llevar a cabo una correcta gestión de balance. No es una tarea ni mucho menos sencilla, pero hasta la fecha Lending Club lo ha conseguido a través de alianzas con poderosos y competentes socios.

La propuesta de valor es tan atractiva a priori, que recientemente está empezando a ocurrir un fenómeno relevante. Los prestamistas iniciales eran privados (financiación de particulares, empresas de préstamos privados, etc). Sin embargo, dados los altos crecimientos y la atractiva propuesta de valor, las entidades financieras han empezado a acudir a este marketplace como prestamistas y actualmente son el grupo más relevante.

Es decir, estamos en un escenario en el que las entidades financieras, en determinados tipos de créditos, deciden en cierta forma canibalizar su producto ofrecido en la red, acudiendo al marketplace, dada la relevancia que empieza a tener en el reparto de la tarta de este negocio.

Un escenario muy atractivo e interesante. Nadie duda que la gran mayoría de la originación crediticia se va a seguir produciendo por medios más tradicionales en los próximos tiempos, pero tampoco hemos de olvidar que los marketplace, si se organizan y gestionan correctamente, pueden ofrecer una propuesta de valor superior a la que ofrecen las entidades a través de sus canales de distribución tradicionales y, por tanto, crecerán a futuro.

Artículo realizado por Jaime Velasco, bloguero de ECOFIN y consultor independiente.

Shares

, , , , ,

Los comentarios están deshabilitados.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This