El periodista autónomo no está en crisis

El periodista autónomo, freelance e independiente no está en crisis. La crisis es para los grandes medios y los profesionales que no tienen nada que contar. Estas ideas son parte de las conclusiones de medio centenar de expertos reunidos entorno al II Congreso Nacional de Periodismo Autónomo y Freelance organizado por la Asociación de Profesionales de la Comunicación (ProCom), que tuvo lugar a finales de abril en la Complutense.
“La crisis no ha llegado para los periodistas autónomos”, llegó a proclamar Lorenzo Amor, presidente de la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA), en sus palabras introductorias al congreso. Y los datos aguantan esta hipótesis de trabajo: a lo largo de esta crisis, el periodismo autónomo ha sumado otros 2.094 periodistas autónomos más a las listas de la Seguridad Social, lo que deja una cifra total de 48.460 freelance y autónomos del periodismo en España.
¿Esto es normal? No, en absoluto. De hecho, es el único sector que ha crecido entre los autónomos a lo largo de esta dura crisis económica. Lo ratificó el presidente de ATA, Lorenzo Amor, que se ensañó en subrayar que el único sector que en alza entre los autónomos en los últimos cuatro años es el del periodismo y la comunicación.
¿Por qué? Es sencillo. El profesional de la construcción que se quedó sin trabajo hace ahora chapuzas o montó un bar. El abogado o el arquitecto busca empleo. Pero el Periodismo siempre fue y será una profesión liberal donde lo que prima es tener algo que contar. Y gracias a la revolución tecnológica de internet, siempre hay un medio de comunicación abierto para contar las cosas: una colaboración en un medio impreso, una tertulia en radio… o un blog, o una red social, o un portal de internet. Es decir, que el periodista tradicional está sabiendo mutarse en periodista 2.0. Esa es la gran clave de su éxito laboral.
El periodista, como dice un amigo mío, es un ‘buscavidas’ (quizá quede más elegante llamarlo ‘emprendedor’) que igual se sabe sacar las castañas del fuego en un frente de combate como corresponsal de guerra, que entre las secretarias y funcionarios de un ministerio consigue abrir un resquicio para contrastar una información. Ese perfil -con o sin corbata, con o sin fusil- es el que da una profesión con más de cuatro siglos y una gran capacidad de maniobra hoy en día gracias a la socialización de la información y gracias al acceso ‘económico’ a la capacidad de edición y difusión de los medios de comunicación electrónicos y medios sociales (redes sociales). Hoy y ahora hay que ser un híbrido entre el ‘plumillas’ clásico y el ‘periodista 2.0’. A ello hay que unir las oportunidades de la crisis para el periodista freelance; sin llamarse a engaños, porque muchos de ellos son experiodistas en nómina de los medios en los que ahora colaboran. Pero el perfil laboral ha cambiado. Ahora, el periodista asume su romántica imagen de independencia y de emprendedor, ya que renuncia a formar parte de una redacción para elaborar sus trabajos de forma aislada e independiente, para vendérselos luego a distintas empresas editoriales o publicarlo en sus propios soportes on line. Es decir, se potencia la idea de la especialización en los contenidos y la venta multimedia de ese conocimiento singular. A ello ayuda que la dirección de las empresas en crisis potencian ahora la gestión externalizada de los contenidos, los suplementos, los especiales, las secciones muy profesionalizadas, los programas y los espacios radiofónicos.
Ante esta tendencia creciente de profesionales freelance del Periodismo, nació una asociación de periodistas autónomos y profesionales de la comunicación como ProCom, cuyo objetivo es vertebrar una red de trabajo, colaboración y defensa profesional de los profesionales autónomos, que son sus propios jefes, pero que necesitan más que nunca una protección jurídica, social y económica; además de acceso a colaboraciones, trabajos y oportunidades. Esa es la misión y la visión de ProCom desde su fundación. Ese es el abrazo abierto que ofrece ProCom.
span style=”color: #000000;”>El periodismo tradicional está mutando en periodismo autónomo y freelance. Una tendencia que subrayaron en el II Congreso de Periodismo Autónomo y Freelance organizado por ProCom en la Universidad Complutense tanto los pioneros de los blogs, los portales y los confidenciales on line, como periodistas consagrados en el papel que ahora escriben sus crónicas en ipad, los envían por email y responden a sus seguidores por twiter. Porque ese es el periodismo no del futuro, sino del presente; donde el periodismo autónomo y freelance no está en crisis.

Shares

, , , , , , , , ,

Los comentarios están deshabilitados.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This