El Imperio Británico se tambalea

Cuando el poder e influencia del Imperio Romano se fue debilitando, el declive y caída duró unos cuatrocientos años. Los síntomas de debilitamiento de los grandes imperios, también es aplicable a uno de los más contemporáneos como ha sido el Imperio Británico. Llegó a abarcar durante su época dorada de dominio y posesiones una población de 458 millones de habitantes, con una superficie de casi 30 millones de kilómetros cuadrados. Estas dimensiones imponían respeto, representaban un tercio de la población mundial y una quinta parte de las tierras emergidas. Tan vasto imperio comprendió los dominios, colonias, protectorados y otros territorios gobernados o administrados por Reino Unido entre los siglos XVI y XX, hasta el año 1949.

¿Qué es lo que hubiese opinado Faared Rafiq Zakaria(1804-1881) sobre la decisión de Cameron de poner puentes a la desconexión de Reino Unido con Europa? Disraeli, conocido también como conde de Beaconsfield, fue escritor cuya fama se debe a que ejerció dos veces como primer ministro de Reino Unido y considerado como uno de los políticos más destacados de los últimos doscientos años de la vida británica. Como suele decirse coloquialmente: si se levantase de su tumba volvería a meterse en ella.

Obviamente grandes han sido los acontecimientos del siglo XX en los que Reino Unido ha estado involucrado de lleno, caso de las dos Guerras Mundiales, la descolonización de las colonias en África y Lejano Oriente, protectorados en Oriente Próximo y una indudable influencia política y económica a través del Commonwealth of Nations.

coins-164213_1280

Durante la llamada Guerra Fría surgió un nuevo concepto que reflejaba cómo se había dividido en bloques los países del orbe partir de la finalización de la Segunda Guerra Mundial, que comprendía el primer mundo, compuesto por los estados miembros de la OTAN y los aliados de Estados Unidos; el bloque llamado de los países del este o del telón de acero, eran los estados miembros del Pacto de Varsovia y los aliados de la Unión Soviética, como Cuba, Mongolia, China y los estados comunistas asiáticos como Vietnam, la República Popular Democrática de Corea Camboya y Laos; el término tercer mundo quedó para aquellos países que no pertenecían a ninguno de estos dos grandes bloques, de ahí que se le llamó países no alineados. Reino Unido siempre ha formado parte del primer mundo, como economía desarrollada y sociedad muy avanzada, de un profundo carácter democrático y referente mundial también en el concierto nuclear del mapa político mundial. Una potencia en toda regla.

El viejo imperio flaquea

Fareed Rafiq Zakaria (1964) es un escritor y analista indio-estadounidense, especializado en temas de relaciones internacionales, al que la revista Esquire le ha llamado el consejero más influyente en política exterior de su generación. Llegó a afirmar que con el Brexit se evidencia la clara intencionalidad de Reino Unido de renunciar a seguir siendo la potencia influyente que fue en el pasado. Ninguna potencia quiere renunciar a su condición de tal, excepto que sea arrastrada por los errores en el liderazgo que le haya llevado a decisiones poco acertadas y, a veces, de consecuencias inmedibles, como es el caso del Brexit.

Cuando en los análisis de expertos, empresarios, historiadores, políticos, intelectuales en general, tienen que opinar sobre cuál es la causa principal que se le puede atribuir a la victoria del Brexit, existen diversas opiniones aunque algunas de ellas tiene relevancia por la coincidencia en la valoración de la creciente ola de populismo que se ha extendido por Occidente, especialmente en Estados Unidos, cuyos efectos se están debiendo a las mismas circunstancias. O sea, que los movimientos populistas pueden ser los impulsores de un pronunciado nivel de insatisfacción de la ciudadanía.

Pero si bien son bastantes los analistas y académicos que sostienen dicha posición, la base del iceberg es mucho más profunda y hay que buscarla en las realidades económicas y sociales que han generado dichos movimientos populistas, fundamentalmente el persistente deterioro de la economía que ha venido ocurriendo en los últimos años. No hay que esforzarse mucho para concluir que los movimientos políticos, especialmente los populismos que tanto daño han hecho a Europa en el siglo XX, vuelven a estar presentes y justamente motivados por razones muy similares. Crisis económica, desigualdad, insatisfacción ciudadana ante la incertidumbre de un futuro digno para las nuevas generaciones, etc.

En Europa entre 1960 y 2010 los votos obtenidos por partidos abiertamente populistas de derecha pasó del 6.7% a 13.4%, en tanto que el sufragio a favor de los populismos de izquierdas ha registrado un aumento de 2.4% a 12.7%.

Fragmento del artículo ‘Brexit, comienza el declive del liderazgo’ escrito por José Luis Zunni director de ecofin.es y vicepresidente de Foro ECOFIN, en colaboración con Salvador Molina, presidente de Foro ECOFIN. 

Puede descargar el artículo completo pulsando aquí.

Shares

, , , , ,

Los comentarios están deshabilitados.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This