El Brexit une a Donald Trump y Theresa May frente a Europa

“El Brexit será una maravilla para tu país (…). Tendréis vuestra propia identidad y tendréis las personas que queráis en vuestro país, y podréis hacer tratados comerciales sin que nadie os esté controlando”. Es palabra del presidente Trump a Theresa May. Es la única valoración positiva en el mundo occidental de la decisión tomada de forma emocional por los votantes del Reino Unido y que divide al país, al Parlamento y a la prensa. Pero para Donald Trump es una oportunidad para encontrar en la otra orilla del Atlántico a un alma gemela que apueste por un modelo proteccionista en lo económico y patriótico con fronteras impermeables en lo político.

Donald Trump ha acastillado su territorio con aranceles económicos y expulsiones de emigrantes, pero necesita su nueva playa de Normandia y, por ello, además de recuperar el inspirador busto de Churchill para el despacho oval, ha elegido a Theresa May, la primer ministro británica, para celebrar la primera cumbre con un jefe de Estado en la Casa Blanca. El aliado natural de Trump es el Reino Unido del Brexit, sin cadenas con el continente y necesitado de un aliado poderoso que habla su mismo idioma.

Medio año de dudas en inglés

El pasado 23 de junio se abrió con el Brexit una nueva etapa en la larga marcha de construcción europea, en la cual el liderazgo de Bruselas (muy criticado en los últimos años) iba a tener que emplearse a fondo para demostrar que la Unión Europea, a diferencia de Roma, es un proceso imparable que no puede derrumbarse por culpa de la decisión de un estado miembro.

Algunas críticas se referían a esta histórica decisión de Reino Unido como una deconstrucción europea, los tan habituales avances y retrocesos que desde el Tratado de Roma de 1957 han caracterizado el crecimiento y desarrollo del Viejo Continente. Aunque la victoria del Brexit fuera de un 52% contra un 48%, ha sido suficientemente fuerte el impacto en Europa y en Reino Unido.

brexit

Inglaterra votó a favor del Brexit con un 53,4% frente al 46,6% que votó en contra. Lo mismo sucedió en Gales donde el sí al Brexit alcanzó el 52,5%, frente a un 47,5% que eligió remain (permancer). Escocia e Irlanda del Norte respaldaron su estancia en la UE. Escocia con un 62% a 38%, e Irlanda del Norte con un 55,8% de votos negativos frente a un 44,2% que optaron por el sí.

Fragmento del artículo ‘Brexit, comienza el declive del liderazgo británico’ escrito por José Luis Zunni director de ecofin.es y vicepresidente de Foro ECOFIN, en colaboración con Salvador Molina, presidente de Foro ECOFIN. 

Puede descargar el artículo completo pulsando aquí.

Shares

, , , , , , , , ,

Los comentarios están deshabilitados.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This