Cómo afectará el Brexit al proceso de integración europeo

Jean-Claude Juncker, presidente de la Unión Europea, presentó el pasado miércoles 1 de marzo en la Eurocámara un ‘Libro blanco sobre el futuro de Europa’ con cinco escenarios alternativos para la UE después del Brexit.

El documento plantea por primera vez la posibilidad de dar marcha atrás en el proceso de integración europea y que la Unión retroceda a un simple mercado común sin competencias en áreas como la inmigración, la seguridad o la defensa. Pero, además, propone otros cuatro escenarios:

– Mantener el ritmo actual y concentrarse en poner en marcha reformas minimalistas.

– Formar un núcleo duro de países que quieren avanzar más rápido y dejar a los países más rezagados en un segundo plano, con la opción de volver al grupo de cabeza si lo desean.

– Dedicar los recursos a sectores prioritarios para el desarrollo de la UE (innovación, el comercio, la seguridad, la inmigración, las fronteras y la defensa) y devolver el resto de políticas a los Gobiernos nacionales.

– Crear una especie de estado federal donde los países ceden más soberanía, recursos y poder de decisión a Bruselas.

Con este documento, Juncker quiere obligar a los gobiernos de los países miembros a posicionarse sobre el  futuro de la Unión Europea. ¿Cuál será el siguiente capítulo en el proceso de integración europeo?

Jean-Claude-Junker

Tenemos la costumbre de mirar siempre desde la óptica de las macro-cifras para decir qué beneficios o qué pérdidas se derivarán para cualquiera de las partes. Pero no miramos un aspecto sustancial que corresponde a la confianza en el gran proceso histórico-integrador que es la UE.

Pocas dudas pueden presentársenos ante el surgimiento de cualquier movimiento euroescéptico en otro estado miembro, que será escuchado y atendido precisamente porque un socio de pleno derecho (nada menos que una de las grandes potencias mundiales) decidió desconectar. Y estas presiones basadas en populismos que puedan ejercer su influencia en cualquiera de los países europeos, no van a ser fáciles de neutralizar si no hay una posición clara de Bruselas. Especialmente en el cumplimiento de las exigencias que se le hagan a Reino Unido para que se vea a nivel internacional, que más allá de un bloque económico y de libre circulación, es un espacio político e integrado que tiene una soberanía clara y muy sólida en defensa de todos los estados que la componen.

Los británicos seguirán siendo miembros durante el período en que se haga efectiva la separación, y este tiempo deberá servir para pensar en términos de medio y largo plazo, tanto para ciudadanos británicos como del resto de europeos.

Las pérdidas derivadas del menor comercio son, con mucho, las mayores. En breve, el Centro para la Reforma Europea, un grupo de reflexión, publicará una versión revisada de su estudio de 2014 sobre el Brexit, basado en el trabajo de economistas de la Universidad de Groningen en los Países Bajos. Ya se sabe por lo que ha trascendido, que una de las conclusiones es que el comercio de Gran Bretaña con la UE ha sido un 55% mayor de lo que habría sido si no hubiese formado parte como estado miembro y que no ha habido pérdidas detectables derivadas del comercio desviado de terceros países hacia la UE.

En el informe ‘Brexit: the impact on the UK and the EU‘ (‘Brexit: el impacto en Reino Unido y la UE’) de junio de 2015, realizado por Global Counsel, consultora británica que analiza las interrelaciones en áreas críticas como negocios y actividad empresarial, ámbito político y el diseño de medidas políticas e implementación de las mismas, ha dividido los países de la UE según el grado de exposición que se considera tengan ante el Brexit, y los ha clasificado en:

High exposure (Alta exposición).

Significant exposure (Exposición significativa).

Niche exposure (Exposición por sectores o áreas de actividad).

Low exposure (Baja exposición).

Se sostiene que el Brexit impactará en los estados miembros a través de algunos canales, tales como la influencia internacional, que es en gran medida un factor uniforme. Para otros, el impacto variará dependiendo de la conexión con el Reino Unido, de la alineación con los objetivos de política del Reino Unido o de la vulnerabilidad subyacente a los shocks (como crisis financieras o de bolsas y mercados). El grado de exposición revela no sólo los riesgos para los estados miembros, sino también cuánto han invertido en mantener al Reino Unido en la UE.

– Altamente expuestos. Son tres los país que destacan en esta categoría por tener la máxima exposición: Países Bajos, Irlanda y Chipre. Irlanda no es ninguna sorpresa, dada su proximidad al Reino Unido. Los Países Bajos y Chipre, al igual que Irlanda, comparten fuertes relaciones comerciales, de inversión y financieras con el Reino Unido. También son países que están estrechamente alineados con el Reino Unido en términos de objetivos de política regulatoria y comercial.

– Exposición significativa. Varios países tienen una exposición significativa, incluyendo Alemania, Bélgica, Suecia y España. Alemania siempre ha estado en las estimaciones sobre algún tipo de exposición, de ahí el interés de Berlín de que Reino Unido no saliera de la UE; Suecia es particularmente vulnerable debido a una estrecha armonización política con el Reino Unido; los estrechos vínculos comerciales con Bélgica también le hacen vulnerables de manera significativa.

– Expuestos por sectores. Francia y Polonia forman parte de un grupo de países que están más expuestos al Brexit en áreas específicas. En el caso de Francia, el comercio de nivel medio, la inversión y los vínculos financieros se equilibran con objetivos de política a menudo contradictorios con el Reino Unido. Polonia está más expuesta a través de la migración y el presupuesto de la UE.

– Baja exposición. Italia se encuentra entre un pequeño grupo de estados en el sureste de la UE con poca exposición directa al Brexit. Esto refleja su distancia y sus diferentes culturas políticas, lo que significa que hay menos alineación de los intereses políticos, aunque Italia en particular, puede ser indirectamente afectada por el impacto del Brexit en la dinámica política de la UE.

Fragmento del artículo ‘Brexit, comienza el declive del liderazgo británico’ escrito por José Luis Zunni director de ecofin.es y vicepresidente de Foro ECOFIN, en colaboración con Salvador Molina, presidente de Foro ECOFIN. 

Puede descargar el artículo completo pulsando aquí.

Shares

, , , ,

Los comentarios están deshabilitados.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This