Innovación sin fronteras

La innovación es la característica central del crecimiento y desarrollo de organizaciones y países. Pero son muchas las empresas que aún están buscando respuesta a dos preguntas: ¿qué innovar? y ¿cómo hacerlo? A su vez, existen una gran cantidad de organizaciones que han quedado paralizadas en cuanto a la identificación de ideas, su evaluación e implementación de las mismas. Las empresas que mejor han sabido simplificar sus métodos y procedimientos, ganando en coste, rendimiento y cuota de mercado, son las que están en mejores condiciones no sólo para innovar, sino seguir haciéndolo.

Ecofin_innovacion recobro

Las grandes organizaciones multinacionales que persiguen en algunos sectores de la economía en los que actúan, por ejemplo, un crecimiento medio anual de entre 3 y 5%, saben de la dificultad de mantener estos ratios a pesar de que están operando en casi todos los mercados mundiales. La cuestión siempre es la misma: cómo mantener un crecimiento medio a lo largo del tiempo.

Ante esta problemática que obliga a diseñar estrategias novedosas para seguir con un alto nivel de productividad y competitividad, siempre se tiene que hacer un esfuerzo adicional (en recursos humanos y materiales) a fin de que se puedan explorar nuevos mercados y segmentos de consumidores. Esto requiere contar también con nuevos productos y/o servicios, así como maneras diferentes de comercialización, en general, un cambio en la forma de hacer negocios.

No es cuestión de invertir sumas ingentes de dinero en innovación, sino qué innovación, cuándo y cómo se llevará a cabo. La restricción financiera a partir de la crisis financiera internacional iniciada en 2007 provocó que muchas compañías que estaban bien posicionadas en los mercados con sus productos, no pudieran mantener ese nivel de posicionamiento como consecuencia de que se convertía en una carga imposible mantener el mismo ritmo de innovación al que estaban acostumbradas. Había que ser muy escrupulosos en la elección de la innovación, desde ya en el uso de los recursos, para poder seguir accediendo al mercado y reducir la brecha financiera que se había abierto como consecuencia de la parálisis en el consumo. No cabía duda alguna, que la investigación de nuevos productos y formas de negociación, pasaban por una innovación muy calculada y a medida de las circunstancias.

La innovación en sí mismo a la vieja usanza, no les garantizaba seguir en el mercado. Tenían que trabajar en profundidad en innovaciones listas para poder ser comercializadas con velocidad. Para ello era necesaria la participación de socios internos y externos, de manera tal de reducir los costes de innovación gracias a la complementariedad de los conocimientos de ambas categorías de socios: los viejos, por el dominio del producto y mercado; los nuevos, de tipo estratégico que se sumaban para hacer viable la tasa de rendimiento que requerían dichas corporaciones, así como el mantenimiento de una renovación constante del proceso innovador. Es éste último, la garantía de que se acceda con éxito a todas las nuevas pautas de consumo que la propia tecnología va creando. Y es a este proceso de complementar los conocimientos internos con capacidades e ideas procedentes de socios externos, lo que se denomina innovación abierta (OI), de sus siglas en inglés open innovation.

La innovación es un proceso por el cual, una idea a la que se le incorpora toda la información y el conocimiento al que tiene acceso la organización, sumado a la creatividad que en sí misma aquella representa, puede mediante la justa asignación de los recursos disponibles, obtenerse tanto un mayor valor como uno diferente, ya que se ha obtenido un nuevo producto/servicio y que es de utilidad  para nuestro mercado.

Al hablar de negocios, es lógico que la innovación se convierta en un instrumento (quizás el mejor), para que determinadas ideas que se han generado por la propia experiencia de la organización en el mercado, sirvan finalmente para satisfacer mejor las demandas de los clientes. Hay que tener en cuenta que las expectativas y necesidades de los consumidores son cambiantes como cambios se producen por la tecnología en el mercado. Esto lo estamos viendo a diario en el amplísimo espectro que las telecomunicaciones abarcan y el efecto que tienen no sólo en los productos, sino en las consecuencias directas en las modificaciones de pautas culturales, que a su vez llevan a cambios en métodos y procedimientos organizacionales.

En este nuevo contexto social que se construye a diario, la innovación ayuda a crear nuevos métodos para la creación de alianzas, joint ventures, políticas de trabajo de horarios flexibles, etc. También es cierto que los modelos de comercialización de hace cinco años no más, pueden haber quedado obsoletos, porque de lo que se trata con la innovación desde el punto de vista del consumidor, es cuidar y aún más mejorar su poder de compra.

La innovación es sinónimo asumir riesgos y las organizaciones que crean productos novedosos por sus componentes absolutamente innovadores, o porque la tecnología es de última generación y facilita nuevas prestaciones, independientemente de la mejora que signifique para el cliente, condiciona un mayor riesgo para la empresa porque está ampliando cuota de mercado o peor aún, entrando en un mercado nuevo.

Según Lubomira Rochet, máxima responsable de la dirección digital de  L’Oréal CDO (chief digital officer), son seis los factores recurrentes que hay que tener en cuenta:

1º) Innovación.

2º) Reinvención de la marca con la fotografía digital.

3º) Inversión en el comercio electrónico.

4º) Ofertas personalizadas.

5º) Aprovechamiento de los datos digitales.

6º) Obtener ventaja de los datos digitales y widespreading (ampliación) de la cultura digital.

En un líder mundial como L’Oréal creada en 1907, no se construye ni la marca ni la solvencia, si no es por una filosofía que esté embebida de una poderosa convicción de que la investigación es la clave del éxito en su mercado. De ahí que tenga tal fuerza en sus productos. Su modelo de investigación e innovación, único en la industria de los cosméticos, se organiza en torno a tres entidades principales:

– Investigación Avanzada: mejora continua en el conocimiento científico de la piel y el pelo, mediante el descubrimiento de nuevos principios activos.

– Investigación Aplicada: sistemas de formulación que afectan las diferentes familias de productos.

– Desarrollo: marcas con fórmulas innovadoras adaptadas a la identidad y expectativas de los consumidores de todo el mundo.

En el amplio campo de conocimiento del liderazgo, el liderazgo de innovación es el que abarca la temática que hoy estamos tratando. A su vez, un buen punto de referencia es el Innovation Leadership Forum (Forum del liderazgo de innovación), que en sus postulados de creación, hace referencia a:

1º) La innovación no sólo sucede. No es cuestión de pedir más innovación, esto por sí solo no es suficiente. Porque más allá de que se apoye en la creatividad y determinadas habilidades para la implementación y desarrollo de una idea, la innovación requiere ante todo de un espacio para desafiar y cuestionar, así como para experimentar y explorar.

2º) La innovación debe ser entendida en el contexto.

Las condiciones para la innovación mejorarán siempre que se mejore en el conocimiento del entorno y cuál es el contexto en el que la organización tiene que competir. La mejora en métodos y procedimientos es condición necesaria pero no suficiente. Debe profundizarse en cómo implementar las nuevas acciones en las que la innovación es pieza clave.

3º) La innovación pasa por la conexión de los diferentes cuerpos de conocimiento.

La ciencia y la tecnología se nutren mutuamente. Cuando hablamos de un equipo científico multidisciplinar que por ejemplo, en una investigación biomédica intervienen profesionales de diversos campos del conocimiento, nos está indicando que todo paso que la innovación da se debe a haber incorporado la diversidad de opinión, diferentes perspectivas y especialmente nuevos descubrimientos y aplicaciones, que siempre hay una persona que ya cuenta con experiencia en dicho campo.

4º) La innovación es un viaje que nunca termina.

Venimos diciendo desde esta tribuna desde hace tiempo, que el cambio es un proceso silencioso, que no se escucha demasiado, pero que en realidad ocurre. Justamente, en este Forum que referimos, también insisten en la aceleración del cambio y que provoca que el contexto cambie a su vez más rápido que nunca. Por tanto, lo que es una solución posible para un problema al que nos enfrentamos hoy, puede que mañana quede obsoleta.

La innovación nos exige tener en cuenta que el desafío al que nos enfrentamos, nos obliga a cuestionar muchas cosas si se quieren seguir haciendo de la manera apropiada, en cuanto a que garanticemos la continuidad de la organización porque podemos garantizar también que seguimos innovando.

Artículo coordinado por José Luis Zunni, director de ecofin.es, en colaboración con Salvador Molina, presidente de Foro ECOFIN, Javier Espina Hellín, miembro de ECOFIN Business Schools Group, y Eduardo Rebollada Casado miembro del ECOFIN Management & Leadership de ECOFIN

 

Shares

, , , , , ,

Los comentarios están deshabilitados.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This