Entrevista a Francisco Abad Jiménez Fundador y Director de la Fundación Empresa y Sociedad

 

Francisco Abad Jiménez lleva más de quince años trabajando en la promoción de la Acción Social en las empresas. Es unos de los pioneros del exitoso movimiento de la responsabilidad social, que tanto éxito ha manifestado hasta hace poco entre las grandes empresas, del que la acción social es sólo un capítulo.· “Para mí, el más importante e incluso al margen de su “industria” porque tiene componentes humanos que exceden lo puramente técnico y es un claro campo de innovación, dada la evolución de la sociedad”. Ha dirigido la Fundación Empresa y Sociedad hasta 2009, después de fundarla junto con dos amigos en 1995. Ahora apoya al Patronato en una nueva etapa, en la que la prioridad es otro tipo de empresas, de tamaño mediano e incluso pequeño, que están llamadas a consolidar el cambio iniciado por sus hermanas mayores.

Ecofín: Después de tantos años en que la Acción Social se pusiera en marcha en España, ¿cree Ud. que estamos a la altura de nuestros socios europeos más adelantados en este tema?

Paco Abad: Sin ninguna duda en cuanto a grandes empresas. Pero tenemos que conseguir que la práctica se acerque al resto, que tienen un papel muy importante que jugar.

E: Cree Ud. que la situación económica actual por la que atraviesa nuestro país pone a la Acción Social contra las cuerdas, o en otros términos: nadie quiere saber de ella?

P.A: Es una oportunidad, ya que se han puesto de manifiesto situaciones de riesgo inmediato, originadas principalmente por el desempleo, y enseguida lo harán las relacionadas con el envejecimiento de nuestra población. En unos años seremos el país más envejecido del mundo, y sus consecuencias no serán menores.

E: Tiene la Acción Social un marco legal específico para su desarrollo e implementación?

P.A: Por suerte no hay un marco legal. Tampoco sistemas ni modelos de gestión estandarizados. Es un campo abierto a la innovación, porque se trata de trabajar inteligentemente para mejorar la cambiante realidad social del entorno de cada empresa con los recursos de cada una. Algo que requiere simultanear sensibilidad humana y pragmatismo empresarial. Por eso creo que es apasionante.

E: Cree Ud. que las PYMES españolas tienen en este momento espacio de maniobra para abrir una ventana a la Acción Social?

P.A: Dicen los expertos que su prioridad exclusiva es sobrevivir. Pero por eso parece un buen momento para no perder ni la cercanía a la sociedad ni las oportunidades que representan los cambios que se están produciendo. Quizá una parte del reto es que las que mejor están sobreviviendo a esta coyuntura se lo planteen con claridad y generen un cierto efecto demostración con las demás.

E: Existe alguna fórmula de coparticipación entre la acción que pueda realizar una empresa y la Banca, a fin de impulsar la Acción Social, habida cuenta que por ejemplo, la política de microcréditos tanto en el tercer mundo como en los créditos a microempresas en los países desarrollados, ha tenido efectos muy positivos??

P.A: Los proyectos más innovadores se plantean mediante alianzas. Como acción social es innovación, la clave es aliarse con otras empresas y entidades, públicas y privadas, lucrativas o no. Es la mejor forma de participar en proyectos ambiciosos optimizando el uso de recursos de los participantes.

E: ¿Podría relatar alguna experiencia empresarial en este campo que le haya impresionado en su largo recorrido profesional por los resultados obtenidos, o sea por su impacto social?????

P.A: Hay una cierta proliferación de premios, como los que hemos concedido en la propia Fundación hasta 2009. Destacaban a grandes empresas por proyectos relevantes desde el doble ángulo económico y social, en donde lo más llamativo suele ser su naturalidad. Cuando se analizan parecen obvios e incluso sencillos, pero se han conseguido en muchos años tras décadas de de trabajo.

E: ¿Cree Ud. que el liderazgo creciente de la mujer en las organizaciones, pueda ayudar a impulsar la Acción Social?

P.A: Claro que sí, aunque no descubro nada. La diversidad enriquece. Esta se está consolidando, pero también llegarán otras como la diversidad por país o por edad, que son nuevas asignaturas para que la sociedad siga aprobando asignaturas en la nueva era que ha empezado hace apenas dos años.

E: ¿Ud. ha sido el primer directivo del sector en plantear “Acción Social con Inteligencia Emocional” ¿Cuál ha sido el motivo que le ha llevado a plantearlo en estos términos?

P.A: El objetivo es condensar que la acción social no es sólo la histórica filantropía ni la reciente prioridad por la pura técnica fría creadora de valor. Se trata de simultanear el ángulo empresarial y social, el técnico y el humano, la motivación personal y la profesional, el coeficiente intelectual y las habilidades sociales. Un buen reto desde cualquier punto de vista.

Descargar informe (pdf) :

Expectativas de ingresos de las ong

Shares
Los comentarios están deshabilitados.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This