El liderazgo dentro de una organización


La necesidad de un líder es evidente y real. Aumenta conforme los objetivos del grupo son más complejos y amplios. Por ello, para organizarse y actuar como una unidad, los miembros de un grupo eligen a un líder. ¿Está usted preparado?

Luis Fallas
www.centrodesuperacionpersonal.com

Luis Fallas es un especialista en el campo de la motivación y el desarrollo personal; y el conferenciante de habla hispana de mayor impacto en los Estados Unidos. Es el fundador y presidente del Centro de Superación Personal. Es un experto en Comunicación Emocional, tan innovador en el actual Márketing y Comunicación de organizaciones. Por ello, es consultor y formador de compañías como West Fargo, Anway o Coca Cola.

SUMARIOS:

“Conociendo las diferencias entre líderes y gerentes podrás darte cuenta en cuál de ellos te sitúas para así aprovechar al máximo tus potenciales”

“La figura de un líder se reconoce por ser una persona emprendedora y con la iniciativa y la habilidad de saber transmitir sus pensamientos y la capacidad de conjuntar equipos”

“Cuando se habla de líder y gerente las personas suelen confundir dichos términos, la diferencia se encuentra en las diversas percepciones que ambos mantienen acerca del caos y el orden”

Conforme se afianza la teoría de la administración y de las organizaciones es muy importante el liderazgo como una función dentro de la misma. Esta perspectiva resalta las circunstancias sobre las cuales grupos de personas incorporan y planean sus actividades hacia sus objetivos.

El líder es un instrumento del grupo que guiara y trabajara conjuntamente con el equipo para lograr los objetivos en común y, sus habilidades personales son valoradas en la medida que le
son útiles al grupo. El líder no lo es por su capacidad o habilidad en sí mismas, sino porque estas características son percibidas por el grupo como las necesarias para lograr el objetivo.

El líder se diferencia de los demás miembros de un grupo o de la sociedad por ejercer mayor influencia en las actividades y en la organización de éstas. El líder adquiere status al lograr que el grupo o la comunidad logren sus metas. El líder tiene que distribuir el poder y la responsabilidad entre los miembros de su grupo.

Esta distribución juega un papel importante en la toma de decisiones y, por lo tanto, también en el apoyo que el grupo le otorga. Un individuo que se destaca como un líder en una organización constitucional no necesariamente destaca en una situación menos estructurada. Los liderazgos pueden caer en personas diferentes.

En conclusión, el líder es un producto de sus relaciones funcionales no de sus características, con individuos específicos en una situación específica.

¿Cuántas clases de líderes hay?

El liderazgo es un tema crucial hoy en día, las empresas que han logrado el éxito no lo han hecho sin antes contar excelentes con grupos de trabajo pero primordialmente detrás de esos grupos se encuentra un líder, esa persona apta para la toma de decisiones trascendentales, ese tipo de individuo que con solo unas palabras logra motivar a todo un personal, que logra enfocar los trabajos en la manera correcta.

Existen varias formas de clasificar a los líderes ya sea desde el origen de la posición por los resultados que obtiene, por el tipo de relaciones que genera, o bien por la influencia que ejerce en los seguidores. Los siguientes son solo algunos de los más comunes:

Líder emprendedor: Este tipo de líder posee ambición, es persistente, monitorea a sus subordinados, tiene una gran confianza en sí mismo, no le teme a los nuevos retos y mucho menos al fracaso.

Líder absoluto: Este tipo de líderes son muy responsables, les gusta hacerse cargo de todo tipo de responsabilidad, les gusta tomar todas las decisiones, dirección, motivación y control, por tal motivo no abre las puertas a la posibilidad de compartir el liderazgo ni delegar tareas a los demás, difícilmente solicita algún consejo u opinión, suele adoptar una postura de fuerza y control por encima de sus subordinados, exigiendo obediencia y lealtad a los mismos.

Líder visionario: Ve oportunidades donde otros no las ven, este tipo de personas cuentan con una facilidad para expresar sus ideas, recordemos que hasta la mejor visión puede ser inefectiva si el líder no es un excelente comunicador. Rellena los espacios entre lo que actualmente sucede y lo que podría o debería suceder, distingue diferencias, aísla elementos clave y toma decisiones reflexivas.

Líder participativo: Se forma creciendo psicológicamente con la habilidad de escuchar a los demás, tiene confianza absoluta en sus subalternos, deja que el grupo tome decisiones dentro de los límites prescritos, reconoce logros y ofrece estímulos, es una persona siempre abierta a las opiniones de los demás y acepta humildemente cuando se equivoca.

Líder liberal: Este tipo de líderes, dejan que los subordinados tomen las decisiones correspondientes; por ejemplo el líder puede decir a sus colaboradores: “Aquí hay un trabajo por hacer, no me interesa como lo realicen, lo que me interesa es que se haga bien”. Este tipo de líder espera que las personas que se encuentran a su cargo realicen las tareas que se deben hacer bajo su propia iniciativa y motivación y que no esperen recibir órdenes.

Conociendo los diferentes tipos de líderes que existen podemos darnos cuenta en cuál o cuáles de ellos nos encontramos; y así entender mejor a nuestros subordinados para un buen desenvolvimiento de todos por el bien común.

Cómo diferenciar un líder de un gerente

Cuando se habla de líder y gerente las personas suelen confundir dichos términos, la diferencia se encuentra en las diversas percepciones que ambos mantienen acerca del caos y el orden.
Los gerentes buscan progreso, estabilidad y control, e instintivamente tratan de resolver problemas de la manera más rápida posible. Por el contrario, los líderes toleran el caos y la falta de estructura y son capaces de retrasar los procesos hasta lograr un conocimiento profundo de los problemas.

El gerente efectivo comparte con sus colaboradores los objetivos y prioridades de la empresa, considera los errores propios y ajenos como una oportunidad para mejorar, da mérito a quien se lo merece, se preocupa constantemente por mejorar la comunicación, es capaz de usar
habilidades técnicas, humanas y conceptuales para lograr sus metas.

El líder es una persona capaz de saber lo que quiere tanto a nivel personal como profesional, suelen trabajar en equipo, en cuanto a su personalidad son leales, sinceros y perseverantes.
A continuación mostramos otras características que definen a cada uno.

LOS GERENTES: Administran-Conservan-Controlan-Organizan a sus colaboradores para lograr la misiónActúan con pensamientos a corto plazo. Formulan preguntas de ¿cómo? y ¿cuándo? Se mantienen en una posición de conformidad. Difícilmente hacen las cosas de la forma errónea. Viven de urgencias.

LOS LíDERES: Constantemente Innovan-Desarrollan proyectos-Brindan confianza y evitan tener control total. Inspiran en la gente el compromiso a la misión. Actúan pensando en largo plazo. Formulan preguntas ¿qué? y ¿por qué? Asumen cualquier reto que se les presente. No toleran
el conformismo. Hacen lo que se debe en el momento que se requiere. Piensan de manera global.

Conociendo las diferencias entre líderes y gerentes podrás darte cuenta en cuál de ellos te sitúas para así aprovechar al máximo tus potenciales para el logro de tus objetivos.

Liderazgo afectivo

La gestión de las expectativas requiere ofrecer certezas, determinar los límites de la tolerancia a la ambigüedad, definir las incertidumbres y transmitir confianza a las personas con las que se
interactúa. A continuación los dejo con 5 principios a tomar en cuenta para un liderazgo efectivo.

1. Las personas y los grupos sienten emociones que les acompañan a su lugar de trabajo y por lo tanto, necesitan sentirse estimados profesionalmente.
2. Las relaciones profesionales son relaciones entre personas.
3. Las personas y los grupos precisan de la existencia de confianza para reforzar y consolidar su nivel de autoestima, la confianza en sí mismos y la obtención de la estima y el reconocimiento de los demás.
4. Las organizaciones con elevado capital emocional son confiables, es decir, inspiran confianza para ser estimadas por sus miembros y por las personas que se relacionan con ellas.
5. Las organizaciones confiables son previsibles, ya que tienen bien definidos los límites de tolerancia a la ambigüedad.

Hay que tomar en cuenta que si se pretende motivar a los participantes de una organización, para lograr no sólo que entre todos se satisfagan los objetivos de ella, sino también que quienes participan encuentren en la acción beneficios para la consecución de sus objetivos
individuales, se debe conseguir una cabal integración entre las metas del grupo humano y la meta de la organización.

Para esto es necesario que quienes posean autoridad formal tengan la suficiente habilidad, capacidad y sensibilidad como para ser los líderes del grupo humano en general.

¿Se considera usted líder?

¿Por qué algunas personas se visualizan líderes y otras no? Ciertas personas son visualizadas en muchas ocasiones desde su infancia como líderes, mientras que la gran mayoría parece estar destinada a la sumisión. Es por ello que surge la pregunta, ¿Un líder nace o se hace?

Esta parece ser la pregunta del millón, como se debería de manera certera descubrir lo que es el verdadero liderazgo, distinguir entre lo que es dominación social y lo que es ser realmente un líder efectivo y mejor aún como poder desenvolverlo y plasmarlo en usted y sus hijos.
La vida se nos plantea de una forma complicada, dificultosa y ante ello debemos desarrollar habilidades complejas para salir adelante; una de estas habilidades es el liderazgo.

Siempre se ha tenido la creencia impregnada en muchas personas, que desde su nacimiento poseen capacidades sobresalientes para liderar,  pero en realidad el ejercer el liderazgo es la necesidad que posee cualquier individuo de desarrollar el elemento de persuasión a otras,
en hacerlos creer que la dirección que se plantea es la correcta.

Es sumamente significativo el comprender que este concepto de percepción que cada persona tiene de sí mismo, como seguidor o líder, es realmente instruido por estructuras sociales y no por genética.

Desde la niñez algunos tienden a liderar; por ejemplo, los hermanos mayores hacia los menores o bien un niño destacado en algún aspecto, se tienen esos distintos patrones de conducta. Este niño sobresaliente se va a equiparar mas con su rol de liderazgo y se transformará ya sea en el presidente del aula, el capitán del equipo, etc.

De igual manera los padres también empezarán a distinguir a estos como guías mientras que otros pequeños van a tomar el papel de sumisos automáticamente y muy probablemente sean seguidores gran parte de su vida escolar.

Es por la misma razón que algunas de estas personas terminan su colegio como sumisas y otras como grandes líderes, por esto la mayoría de nosotros vivimos con estos patrones de dominancia social y tendemos a conceptuar esa creencia de que unos lo son y otros no.

Desgraciadamente los niños, raras veces, poseen la oportunidad de comprender la dinámica social que poseen en su entorno y simplemente asumen un rol que más se les adapta en esos instantes. Por ello es muy importante que nosotros como padres les demos a entender a nuestros niños su valor como personas, que tienen capacidades y fortalezas con las cuales podrá aportar muchísimo a las comunidades de una manera positiva. Así el comprenderá que no debe asumir un rol pasivo en el cual debe de seguir a otros.

Es entendible que no todos podemos ser líderes en todos los aspectos o áreas de la vida, pero si podemos serlo en una área específica, por eso debemos saber asumir ese rol si queremos tener una vida exitosa.

Hay que entender que en nuestra vida se juegan distintos roles, como por ejemplo, una mujer puede jugar el rol de madre, esposa, hija y profesional, en algunos roles se ejerce más liderazgo que en otros, pero sigue siendo la misma persona.

Para ejercer un liderazgo más efectivo hay que entender la dinámica de estos roles que se juegan en una comunidad, esto ayudará a comprender como se resuelven los problemas en cada rol que se posee en la vida.

La habilidad de ser líder

La figura de un líder se reconoce por ser una persona emprendedora y con la iniciativa y la habilidad de saber transmitir sus pensamientos y la capacidad de conjuntar equipos de trabajo eficientes.

Ante esta perspectiva, puede parecer que este nivel de personalidad está reservado para unos cuantos; sin embargo un liderazgo efectivo no se expresa por un nombramiento o designación, es una característica innata pero que también se puede desarrollar.

En todos los equipos de trabajo, desde los escolares hasta los de alta dirección de empresas, se encuentra al menos una persona que sin tener la responsabilidad, sobresale por su propia iniciativa, amplia visión de las circunstancias, gran capacidad de trabajo, firmes decisiones, facilidad de diálogo y la habilidad para relacionarse con todos dentro y fuera del trabajo.

En el ámbito personal, estas personas poseen un cúmulo de buenos hábitos y valores como alegría, amabilidad, orden y perseverancia entre muchos otros, despertando la admiración y respeto.

Pero ¿Los líderes nacen o se hacen? Nadie lo sabe con certeza, sin embargo los expertos han notado acciones específicas que realizan los líderes exitosos, sin importar la organización o la causa que dirijan.

Hacen que otros se sientan importantes.
• Promueven una visión. Los seguidores necesitan una idea clara de hacia dónde están siendo guiados.
• Siguen la regla de oro: Trate a sus seguidores como le gustaría ser tratado.
• Aceptan los errores. Si las personas sospechan que está encubriendo sus propios errores, ellos también ocultarán sus errores.
• Sólo critican a otros en privado. El elogio público anima a otros a distinguirse, pero la crítica pública sólo avergüenza y aleja.
• Se mantienen cerca de la acción. El líder necesita ser visible para los miembros de su organización.
• Hacen de la competencia un juego. El espíritu de competencia es una herramienta valiosa usándose correctamente. Los grandes líderes guerreros de la antigüedad eran respetados y apreciados por ser los primeros en lanzarse a la batalla. De igual manera, cada uno de nosotros debemos ir adelante, como cabeza de familia, empresa, equipo de trabajo o agrupación. Es decir, todos podemos ejercer un liderazgo desde nuestras circunstancias particulares. Los padres de familia guían y ejercen autoridad, en sus manos está el sustento y la educación de toda la familia, deben ser un verdadero modelo de valores y buenos hábitos y ejemplo de dedicación, esfuerzo, compañerismo y responsabilidad.

Nadie es capaz de dar lo que no tiene, por eso el liderazgo implica un reto constante de superación, en todos los aspectos que se relacionan con el desarrollo armónico de la persona: personal (valores y hábitos), profesional, social y espiritual.

Ser líder no es una postura o un galardón para lucir, es un compromiso, una responsabilidad y una obligación. Hoy en día se necesitan hombres y mujeres decididos a cambiar la forma de vida de la sociedad. Es un gran reto, sí, pero la esperanza de un mundo mejor debe alentarnos a ser líderes.

Todavía no hay comentarios.

Deja un comentario