Inteligencia colectiva al servicio del líder

“Si caminas solo, llegarás más rápido; si caminas acompañado, llegarás más lejos”. Este viejo aforismo oriental está más vigente que nunca en la nueva Era Digital. Frente a los líderes que se acastillan en su torre de marfil, los nuevos modelos de liderazgo proponen fórmulas colaborativas que estimulen un ecosistema de compañeros de viaje que aporten un camino más sostenible en el tiempo. Es el territorio del talento.

El emprendedor es una caminante veloz. Viaja solo por el hiperespacio de sus ideas disruptivas. Camina solo para llegar antes que nadie a su paraíso idealizado. Con esta metodología, ninguna empresa tradicional puede competir contra la efervescencia juvenil de las ideas y sus idealistas. Es la gran ventaja del emprendimiento startup.

Mind Map Team - Illustration

El directivo de empresa, en cambio, sabe que los esfuerzos hay que medirlos en carreras de medio fondo. Más que señalarse metas que batir, se trata de construir territorios que abanderar. En ese papel de general de ejércitos en movimiento es donde la organización, los equipos, la delegación y la inteligencia colectiva entran en escena. El cuartel general tiene un líder, pero todos los altos mandos tienen una voz autorizada que aportar en los frentes de batalla que lideran cada uno: tecnología, personas, innovación, batalla comercial, comunicación…

Sin embargo, no hay que confundir liderar con gestionar. Las estructuras directivas verticales sirven para gestionar. Las estructuras de inteligencia colectiva son horizontales y aportan valor grupal al liderazgo. El líder no es un ave solitaria que habita riscos inexpugnables, el nuevo líder es aquel que dedica tiempo a estimular a un grupo reducido y selecto de los que beber el talento. De este néctar se nutre un líder. La inteligencia colectiva es más potente que la inteligencia del más afamado premio Nobel; pero hay que dedicarle tiempo en su construcción y mantenimiento.

Las redes neuronales de la empresa están en aquellos equipos alfa que el líder sea capaz de construir en derredor suyo. Algunos estarán dentro de la compañía, mientras que otros estarán fuera complementando al líder, su visión, su estrategia y su capacidad de innovación. Todo suma. Pero si quieres llegar lejos, no seas un llanero solitario.

Salvador Molina, presidente de Foro ECOFIN y consejero de Telemadrid.

Artículo publicado en el diario La Razón.

 

Shares

, , , , , , ,

Los comentarios están deshabilitados.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This