El Factor Fred

En ECOFIN Business School hemos elegido desde nuestro inicio el mecanismo de la réplica a autores destacados del management y el liderazgo, porque es una manera abierta y flexible de contribuir al enriquecimiento de la doctrina.

Es el caso de la réplica que damos a Mark Sanborn, que como presidente de Sanborn & Associates, es un líder reconocido en el desarrollo de aptitudes de liderazgo, así como en el asesoramiento y ayuda tanto a personas como organizaciones, en convertir lo ordinario en extraordinario. Pero más que eso, la misión de Sanborn & Associates es la aplicación del conocimiento para crear una generación de líderes que claramente marquen una diferencia positiva, independientemente del cargo o título que posean.

Nos parece que señalar, como hace Sanborn, que el mayor impacto como líderes se produce al trascender la organización llevando el liderazgo a las comunidades y hasta los propios hogares es muy atinado, cuando justamente estamos viviendo un momento internacional en el que a los líderes mundiales se les está criticando por la falta de un liderazgo efectivo en las urgentes medidas políticas que deberían tomarse (por ejemplo, en la UE con el problema de los refugiados).

El título del libro ‘The Fred Factor’ va acompañado de un subtítulo que lo aclara todo: ‘How passion in your work and life can turn the ordinary into the extrarordinary’ (‘Cómo la pasión en su trabajo y en su vida puede convertir lo ordinario en extraordinario‘). ¿A qué se debe el impacto que produjo cuando se editó en 2004 y que aún hoy sigue teniendo gran influencia en el mundo del liderazgo? Aquí el autor va al fondo de la cuestión que a cualquier persona le preocupa: destacar en su trabajo y en su vida.

Mark.Sanborn (2)

Mark Sanborn, autor del libro ‘El Factor Fred‘.

Digamos que la pregunta obligada que casi todo el mundo se hace es cuál es la mayor diferencia que marca su vida. Cuáles han sido las palabras y acciones que motivan a una persona para sobresalir. El ‘Factor Fred’ se resume en cuatro principios que liberarán nuevas energías, entusiasmo y creatividad en su carrera y su vida:

– Marcar la diferencia.

– Construir relaciones.

– Crear valor.

– Reinventarse.

Como ocurre con tantas obras importantes, sean autores pertenecientes al ámbito profesional del management y liderazgo, o escritores de novelas, la llama que encendió la idea es a lo mejor la más inverosímil, pero en los hechos ocurre y por supuesto, inspira.

Mark Sanborn lleva a sus páginas un mensaje motivacional basado en la energía inspiradora del cartero Fred, quien estaba encargado de llevar la correspondencia a su barrio. Y fue justamente tan noble oficio encarnado en este señor Fred, el que le enseñó que para alcanzar el éxito en las labores que se realizan, tanto profesionales como emocionales, hay que cumplirlas con una inmensa creatividad, compromiso, entusiasmo, calidad, excelencia y espíritu de servicio. ¿Cumplimos a rajatabla con estos preceptos en el día a día? Creemos que más bien nos olvidamos a menudo, especialmente de términos como compromiso, excelencia y espíritu de servicio.

Cuando lo que se hace se hace bien, se marca una diferencia con el resto y sirve de fuente de inspiración para que otras personas también pongan esa pasión que es la que mueve montañas y convierte lo ordinario en extraordinario. Hay cuatro principios que son enseñados por Fred el cartero, mediante los cuales uno puede destacarse en el trabajo y en la vida:

1.- Todos, sin excepción alguna, marcamos la diferencia.

Todas las personas quieren sentirse útiles, que valen. Si no están seguras de ello, buscarán afanosamente ese sentimiento de que efectivamente son valiosas. En el ámbito laboral buscan hacer más fácil y agradable la vida de los clientes, pero también tratan de destacar en la relación interpersonal con compañeros.

En la medida en que las personas se creen que tienen un poco más de importancia y que los demás así opinan de ellas, podrán también ayudar y motivar a sus compañeros, y de esta manera hacer crecer a la compañía en la cual trabajen. Un contagio motivacional basado en la simple consideración de la utilidad (no sólo en sentido económico motivador que representa para todo el equipo).

Sanborn nos enseña que no hay ningún trabajo insignificante u ordinario, lo que si hay son personas que se sienten insignificantes realizando su trabajo y, por tal motivo, no lo hacen con amor para lograr el tan ansiado éxito. Esto nos lleva a otra cuestión que el autor plantea en su obra en cuanto a que la posición laboral no determina el desempeño, sino es el desempeño el que definitivamente determina la posición en el trabajo y en la vida.

Esto es debido a que la posición se basa en el resultado más que en la intención. Se trata de actuar más que de hablar. Quizás lo que falta decir aquí es lo que referimos siempre al analizar las competencias emocionales: actitud más que aptitud.

Sobresalir en la vida conlleva dificultades frente a quienes se contentan con formar parte de esa mayoría silenciosa, pero no la que tiene voto, sino aquella que no opina. Cuando se reciben críticas negativas de personas que se sienten amenazadas por nuestros logros, esto no depende del título que tengamos o el cargo que ostentemos, sino de la actitud que tengamos frente a cada situación.

Cuanto más valiosos seamos para las personas, es decir, cuanto más valor generemos en nuestro trabajo o en las interacciones que efectuemos, tanto más exitosos seremos. Tampoco hay que olvidar que un factor esencial para la satisfacción profesional es hacer las cosas de la mejor manera posible, pero sin estar pendientes de cuál va a ser la recompensa o el reconocimiento.

2.- El éxito se basa en las relaciones.

La llave del éxito en los ambientes laborales y en la vida personal es tener la capacidad de relacionarnos bien con la gente, de poder construir buenas relaciones, tanto dentro de la organización como en las relaciones externas, ya sea con clientes o con otros terceros u otras organizaciones e instituciones.

En la relación personal de la organización con su clientela, se determina la calidad del servicio o el producto. El servicio se vuelve personalizado cuando existe una relación entre el proveedor y el cliente.

El mensaje de Fred es la humanización de las relaciones y la mejora que ello significa cuando los líderes reconocen que sus empleados son humanos. Pero va a más: la tecnología tiene éxito cuando a pesar de la aplicación de ésta y la utilidad que significa, se reconoce que los usuarios son humanos. Todo el personal tiene éxito cuando reconoce que su trabajo es interactuar como seres humanos.

Postman (2)

3.- Crear valor continuamente para los demás.

Ostentar un puesto, y más cuando se tienen responsabilidades sobre personal, implica contar con un conjunto de habilidades técnicas y emocionales. Saber utilizar, por ejemplo, la creatividad, sin duda generará valor para el equipo y se logrará también esa mayor consideración que las personas tengan sobre otra, lo que marca la diferencia de la que venimos hablando.

Sanborn cree que es recomendable (lo compartimos al 100%) competir continuamente con nuestro propio potencial, ya que así nos estaremos superando día a día logrando mayor experiencia y habilidades, evitando caer en la mediocridad, la cual genera la tendencia a realizar apenas lo necesario, afectando así la calidad del desempeño y la satisfacción que se deriva de él.

4.- Todos tenemos la capacidad de reinventarnos con regularidad.

En los últimos años, y como consecuencia de una crisis que no tuvo piedad ni con personas ni organizaciones, una frase hecha pero no por ello menos cierta ha sido aquella que decía “los que quieren mantenerse en el mercado y triunfar, tendrán que tener la capacidad de reinventarse a sí mismos”.

En la vida siempre llega una oportunidad única que puede ser aprovechada para cumplir con la misión con la que hemos soñado siempre, o incluso, aquella de la cual sabemos, responde a nuestras capacidades innatas. Si bien esto produce una gran satisfacción, las personas que quieren destacar y marcar una diferencia, tienen que focalizarse más en dar que en recibir. También en buscar la manera más rápida y sencilla para resolver lo que tenemos delante, ya que una solución sencilla y fácil puede marcar la diferencia.

Independiente del trabajo que tengamos, de la posición que ocupemos dentro de la empresa y del sitio en donde vivamos, cada día representa un nuevo comienzo. Con estos cuatro principios, Sanborn muestra cómo se puede alcanzar la generosidad de espíritu, la cual se refleja en todo lo que una persona hace tanto para con su entorno más próximo (incluso el personal), como terceras personas externas a la organización y a su propia vida.

La filosofía de Mark Sanborn de que personas como Fred se interesan tanto por los demás y hacen todo lo que está a su alcance para lograr que sus vidas sean más gratas, es lo que en definitiva les otorga el calificativo de ser seres realmente extraordinarios.

Artículo coordinado por José Luis Zunni director de ecofin.es y vicepresidente de Foro ECOFIN en colaboración con Salvador Molina presidente de ECOFIN, Javier Espina Hellín miembro de ECOFIN Business Schools Group, y Ximo Salas, miembro del ECOFIN Management & Leadership de ECOFIN. 

Shares

, , , , , , , , ,

Los comentarios están deshabilitados.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This