Cómo ser un coach con éxito

Las cámaras de televisión durante un partido de Champions League enfocan a los entrenadores en sus banquillos indicando al pie la palabra inglesa coach. Pero el coach en el deporte no es muy diferente del coach en las organizaciones que, en definitiva, tiene que entrenar, capacitar y formar a su personal.

La International Coach Federation (ICF) define con claridad cuáles son los beneficios de la utilización del coaching, entre los cuales señala:

– Nuevas perspectivas sobre los retos personales.

– Mejores habilidades de toma de decisiones

– Mayor efectividad interpersonal y mayor confianza.

Pero el alcance del coaching es aún mucho mayor, porque de su correcta aplicación se espera una considerable mejora en la productividad global de la compañía.

Respecto a lo que llama incresead productivity (incremento de la productividad), tiene un efecto a medio y largo plazo importantísimo en cuanto a que va liberando todas aquellas fuentes de productividad que estaban ocultas o que no se habían liberado con frecuencia por simples problemas en los métodos de trabajo.

Hand holding a Coaching 3d Sphere on white background.

O sea, que el coaching actúa en el corazón de las organizaciones mejorando el rendimiento laboral, especialmente en cuanto a la gestión del tiempo y la mejora en la eficacia en los equipos de trabajo.

Nos parece atinado lo que el grupo ‘Ken Blanchard Companies’ afirma al respecto: “El coaching es un proceso deliberado que utiliza conversaciones enfocadas para crear un ambiente para el crecimiento individual, la acción intencionada y la mejora sostenida. Está diseñado para ayudar a las personas a concentrarse en lo que necesitan hacer mejor para alcanzar sus metas”.

Cada vez que a la dirección de una organización se le pregunta qué efectos ha tenido el programa de coaching que han implementado, una amplia mayoría de respuestas afirma que los beneficios se notan principalmente por las siguientes razones:

– Se produce un beneficio directamente personal que influye en la carrera de las personas que han estado involucrados en un proceso de coaching.

– Muchos son las advertencias de que el coaching no sólo impactó positivamente en sus carreras, sino también en sus vidas, ayudándoles sustancialmente.

– Se ha constatado en todas las organizaciones, una mejora esencial en los procesos de establecimiento de objetivos y la manera de alcanzarlos.

– En todas las situaciones, ha convertido la capacidad del personal en más autosuficiente.

– Ha facilitado en todas las empresas, asumir una mayor responsabilidad por las acciones y los compromisos.

Los que venimos trabajando durante años como consultores y formadores, sabemos que muchos directivos han mantenido respecto al coaching una resistencia como consecuencia de que su propio ego o exceso de confianza que les impide aceptar, y más aún solicitar, el apoyo externo en esta materia. Pero las evidencias están ahí y pueden ser comprobadas en todo tipo de organización y en cualquier sector en el que actúe.

El coaching y el alcance del líder

Entre lo que se entiende por liderazgo efectivo y la aplicación real que éste produce en las organizaciones, la brecha es en algunos casos muy grande. Hemos aprendido en la última década que a medida que tal abismo se reduce, mejoran los resultados de la empresa.

Es por ello que desde esta tribuna hemos defendido en muchas ocasiones, la capacidad transformadora que el liderazgo efectivo tiene en una organización. O sea que, transforma sin duda alguna la cultura corporativa. Pero esto no implica crear oportunidades para el cambio debido sólo a la calidad de su liderazgo, sino a la concurrencia de varios elementos, entre los cuales la efectividad del líder es un factor más.

En la práctica, los seguidores del líder tienen con frecuencia problemas a la hora de comprender por qué se han tomado determinadas decisiones que implican acciones inmediatas que no necesariamente tenían el voto favorable de mandos intermedios, directores de departamento, etc. Y cuando se constatan diferencias entre lo que se comprende en la base y lo que se recibe de apoyo desde la dirección, puede afectar seriamente el progreso personal de muchos miembros de equipos o departamentos, pudiendo frustrarse no sólo parte de sus ambiciones personales, sino también afectar el rendimiento de esas personas.

Esto también se convierte en una mala noticia para los propios líderes, ya que la forma de trabajar hoy día no acepta de ninguna manera ese liderazgo aislado desde un atalaya en el cual se imparten órdenes.

La gestión actual influida cada vez más por las nuevas tecnologías evita que una sola persona cargue toda la responsabilidad en sus actos. Más bien existe un componente sistémico que incluye que muchos directivos y mandos intermedios terminen aceptando o solicitando la ayuda vía coaching para mejorar de manera significativa en el espacio que su función ocupa dentro de todo ese sistema organizativo.

Ray Williams, presidente de Ray Williams Associates, Vancouver, Canadá, un reconocido experto en coaching, afirma que “los líderes empresariales de hoy están bajo extraordinaria presión debido al cambio tecnológico, la competencia global, etc.”. Pero un punto débil en los comportamientos del líder es su exceso de confianza, lo que hace que sean más reacios a recibir consejo externo o cualquier fórmula de colaboración vía coaching. Esa presión a la que hace referencia Williams, les inhibe en cantidad de ocasiones a disponer de al menos un tiempo para lograr esa ayuda externa tan necesaria.

Digamos que el escenario adquiere una característica muy especial:

  1. Por un lado, todos los directivos están perfectamente persuadidos de la relevancia que el coaching tiene en la gestión actual.
  2. Por contrario, son muchos los líderes, especialmente en mandos intermedios que limitan o también impiden la contratación de un coach.

El factor coste es a menudo un elemento disuasorio para la contratación, pero no menos importante es el papel que juega esa confianza en exceso referida, para que muchos responsables organizacionales carguen con más peso sobre sus espaldas del que realmente pueden o sean capaces de soportar.

Características más destacadas del coaching

1.- El coaching ayuda con el compromiso y la felicidad de los empleados. Facilita el compromiso del personal con la organización y sus respectivos jefes directos, así como la dirección.

2.- Ayuda a una mejor filosofía colaborativa en la empresa, lo que se traduce en una participación activa de los empleados en todos los niveles.

3.- Mejora las habilidades de gestión y comunicación.

4.- Facilita el feed-back de la organización.

5.- Ayuda a retener el talento.

Aceptar el entrenamiento y capacitación

Las personas prefieren el esfuerzo del entrenamiento y la capacitación, a que sean manejadas como piezas de una máquina. Si se conoce los por qué de cada paso y se participa en objetivos se derriban las barreras que hace que las personas tengan desconfianza en cuanto al compromiso que van a asumir con la organización.

La escucha activa que la dirección y los líderes hagan de sus empleados, siempre será un elemento importantísimo para la generación y potenciación de la confianza, del mismo modo que la credibilidad en el liderazgo.

Coaching como cultura corporativa no como moda

Por sí solo el coaching tiene un papel fundamental en la construcción de la cultura corporativa. ¿Por qué?  Porque en el ADN de la cultura corporativa está la esencia de un comportamiento que sea consistente con objetivos, metas y visión que se tienen como postulados básicos en la organización.

El coaching es una excelente metodología para activar y mejorar los comportamientos en las organizaciones. Mediante la creación de una cultura de coaching en las empresas, se puede apoyar activamente a los empleados para aprender nuevas habilidades y convertirse en el tipo de líderes que desea toda organización a medio y largo plazo.

Beneficios del coaching para los empleados

– Mejor performance (desempeño) y claridad respecto a metas y objetivos personales.

– Mayor apertura al aprendizaje y desarrollo personal.

– Mayor capacidad para identificar soluciones a problemas específicos relacionados con el trabajo.

– Mayor sentido de propiedad y responsabilidad, lo que a su vez incrementa el grado de compromiso.

– Desarrollo de la conciencia de uno mismo.

Es muy importante que el coach detecte y ayude a mejorar ciertas habilidades específicas que demuestran tener algunas personas. Esto redundará en beneficio directo de sus funciones y responsabilidades, consecuentemente mejor rendimiento de grupo, departamento, etc., así como mejora en la eficiencia operativa global de la empresa.

También es sustancial el efecto que tiene la corrección de determinadas conductas, en el rendimiento de personas y equipos.

Beneficios del coaching para una organización

– Permite un uso más racional del talento del personal, sacando a la luz todo el potencial de las personas.

– Demuestra compromiso con las personas y su desarrollo.

– Incremento de la productividad.

– Incorporación a la cultura corporativa de la creatividad, aprendizaje y conocimiento.

– Incrementa el nivel de motivación de los empleados.

– Mejora las relaciones interpersonales de un equipo o de este con el resto de departamentos.

¿Cuál es el fenómeno inmediato que se produce cuando el líder actúa también como coach?

La asociación y la colaboración son más gratificantes que dirigir y controlar, ya que la responsabilidad compartida significa menos acciones que el líder tiene que llevar a cabo en solitario, porque estará formando parte de un grupo de tareas con participación de objetivos y perfecta comprensión de las decisiones que se toman.

Coach (2)

Cuando la experiencia del líder la manifiesta en una actividad perfectamente planificada de coaching, está potenciando la creatividad de las personas y el talento, tanto para el desarrollo de las respectivas carreras profesionales, como para mejorar sustancialmente los resultados de la gestión global de la empresa.

Las personas son menos dependientes del líder y la dirección, al mismo tiempo que se está liberando tiempo y espacio del líder que favorece la ampliación de las redes externas, facilitando el análisis de las tendencias del mercado, e incluso, evaluar las factibilidades técnicas y económicas de algún tipo de alianza estratégica sobre algunos de sus productos o servicios, o a nivel global, poniendo a disposición los recursos necesarios para prepararse para una fusión en toda regla.

Cuando el líder tiene esa capacidad de maniobra porque los empleados tienen más autonomía de movimiento, cuestión que perfectamente se da gracias a las políticas de empowerment, el líder incrementa de manera rápida su eficacia personal porque no estará atado a cuestiones que antes le agobiaban y que ahora están delegadas. Pero si alguien o algo lo ha descubierto, fue con un proceso de coaching que fue poco a poco mejorando las prácticas de la organización, desde arriba hacia abajo y viceversa.

Entonces se produce un efecto importantísimo, que es la esfera de influencia del líder que se ve notoriamente aumentada gracias a que se ha venido liberando de ataduras. No tiene que estar tanto tiempo dedicado a controlar y monitorear a los demás, sino a potenciar el sistema global organizativo, que finalmente gracias a un proceso de coaching, empieza a funcionar con niveles de rendimiento que no se habían conocido en la historia de la empresa.

El líder tiene más tiempo para desarrollar nuevas áreas de experiencia que pueden agregar valor a la organización y promover su propia carrera

El rendimiento incrementado termina incorporando mejoras que conducen a una ventaja competitiva nueva y sostenida.

Artículo coordinado por José Luis Zunni, director de ecofin.es y vicepresidente de Foro ECOFIN, en colaboración con Salvador Molina, presidente de ECOFIN, Javier Espina Hellín, miembro de ECOFIN Business Schools Group, y Ximo Salas, miembro del ECOFIN Management & Leadership de ECOFIN. 

Shares

, , , , , , , , ,

Los comentarios están deshabilitados.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This