A la mujer si se la quiere… sea constante… o ¡prepárese para perderla para siempre!! (Mario Benedetti)

Mario Benedetti (1920-2009) escritor, poeta y dramaturgo uruguayo, también se destaca por pensamientos tan dirigidos a la mujer como “mi estrategia es que un día cualquiera, no sé cómo ni sé con qué pretexto, por fin me necesites”. Sólo puede pensarse así cuando existe tanto de un hombre hacia una mujer como en sentido inverso, un profundo amor y reconocimiento por lo que la otra persona significa en su vida. Cuando ello ocurre, cuando se tiene esa devoción por la persona amada, se le está dando sentido a nuestra existencia. Porque una vida sin amor -como suele decirse- no es vida.

Todas y todos necesitamos recibir y dar… especialmente cuando damos, la otra persona colma sobradamente nuestras ilusiones y esperanzas. Nos hace más felices. Nos proporciona la alegría de vivir. No podemos dar un paso sin su apoyo, sin su palabra… sin su aliento.

A veces tardamos demasiado tiempo en comprenderlo… a veces no lo llegamos a dimensionar en toda una vida el real alcance de ese amor y entrega que han hecho hacia nosotros y que hemos desconsiderado o en el peor de los casos, despreciado. No llegamos a comprender si no compartimos. No llegamos a ser nada ni no nos necesitamos. Por ello, Benedetti dice que “ni sé con qué pretexto por fin me necesites”.

La mujer en el centro de la vida, como debe ser, porque es madre, porque es tolerante y ha demostrado en las posiciones de liderazgo que ha ido asumiendo, su capacidad para enarbolar la bandera de procesos colaborativos, que ayudan a dividir el trabajo o también a enfrentar los desafíos. En todo caso, cuánto más cohesionadas están las voluntades en la empresa que tengamos por delante, más garantías de éxito se tendrán. Y en estas lides la mujer es muy superior al hombre, porque es más comprensiva, sensible y hace un uso muy acertado de lo que debe ser la flexibilidad, sea en un puesto de base, en la dirección de una organización o en la importantísima tarea y responsabilidad de su hogar.

Betty Eadie (1942) es una escritora estadounidense que impresiona con la contundencia en la que valora la reflexión y que justamente es un terreno más propio de la mujer, cuando dice que “si entendiésemos el poder de nuestros pensamientos, los guardaríamos más celosamente. Si comprendiésemos el increíble poder de nuestras palabras, preferiríamos silencio a casi cualquier cosa negativa. En nuestros pensamientos y en nuestras palabras creamos nuestras propias fortalezas o debilidades”.

¿Qué cuál es la importancia de la mujer? Todas y todos tenemos una madre. La importancia de la mujer subyace en que sin ella, nuestra civilización y especie como la conocemos ya no existiría. ¿Por qué razón? Porque los hombres nos hubiésemos encargado de aniquilarnos y porque solos no somos nada y el mundo se extinguiría muy rápidamente.

Cuándo tenemos una pareja comprensiva, que nos entiende y nos apoya, puede que al hombre le cueste más trabajo darse cuenta y reconocerlo. La mujer lo sabe desde el inicio de la relación. Pero la comprensión de una mujer se traduce en algo maravilloso. Deberíamos recompensarlo viviendo tres vidas.

A la mujer no le hemos facilitado que deje su estereotipo de dependencia, para ser ella misma, por en realidad es un valor que le corresponde (le ha pertenecido) desde siempre y también siempre se le ha negado (los hombres nos hemos ocupado muy bien de ello… lamentablemente).

Que tome el poder que le corresponde la mujer, es sencillamente el camino más corto para cambiar este mundo de injusticias, guerra y destrucción. ¿Quiénes son los líderes en la historia que han desatado guerras y miseria? La respuesta en este caso sí tiene que ver con el género… porque han sido y siguen siendo hombres.

Anne Marie Sweeney (1957) es una directiva estadounidense ex presidenta de Disney-ABC Television Group y actualmente directora de televisión, afirma que “hay que definir qué es el éxito según nuestros valores, lográndolo con nuestras propias reglas y construir una vida de la que podamos sentirnos orgullosos de vivir”. Una vez más la sensibilidad de la mujer que más allá del sabor del éxito que con frecuencia obnubila a los hombres, dice que a pesar de que apliquemos nuestras reglas y respondamos según sean nuestros valores, más allá del éxito que obtengamos, hay que sentirse orgulloso de la vida que estamos viviendo. Dicho coloquialmente: a una mujer le preocupa mucho más cómo ha llegado al éxito y que haya sido justo y equilibrado, sin perjuicio hacia otras personas, que lo que realmente le preocupa al hombre, que en realidad, la experiencia demuestra que ha sido siempre más indiferente a este tipo de sentimientos.

No ha sido en vano que la reciente candidata a la presidencia de los Estados Unidos, Hillary Clinton, haya dicho que “mujer es la reserva aún más desconocida de talento en el mundo”, casi en un paralelismo a los yacimientos minerales que hay que descubrir aún en el plantea. No es una exageración, sino una realidad que lamentablemente ha estado postergada por imperativo masculino, que como sabemos, demasiada agresividad y una visión diferente de la vida, nos ha traído hasta aquí.

Es en los últimos años en los que a Dios gracias y buenas decisiones políticas, como es el caso de la Unión Europea que ha exigido cupos de la participación de la mujer en puestos de alta dirección, aflora ese talento natural escondido y empieza a dar sus frutos en toda posición de liderazgo que ejerza. ¿Por qué? Por la sencilla razón de que en la mujer encontramos esa dosis de humanidad que las organizaciones y la sociedad en su conjunto sin ella pierden o mejor dicho: ¡Cuántos décadas –por no decir siglos- perdidos porque no tenía acceso a puestos de dirección!

Yulia Timoshenko (1960) política ucraniana y que fue ministra en dos ocasiones, afirma que “cada vez que usted vea una mujer exitosa mire si hay tres hombres que han salido de su camino para tratar de bloquearla”. Es un pensamiento lapidario, excesivamente negativo hacia el hombre, pero estamos cansados de verlos en organizaciones y en la vida en general.

José Luis Zunni, director de ecofin.es

(Artículo publicado en Media-tics)

Shares

, , ,

Los comentarios están deshabilitados.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This