La importancia de la Salud en la mujer

Carmela de Pablo - Adjunta a la Dirección de Madrid Woman’s Week

Conciliar empieza por estar sanas. La salud y sus amenazas no son cuestiones baladíes. La nutrición en las distintas etapas de la mujer, el alto ritmo laboral al que nos somete la sociedad, las amenazas psicológicas del estrés o el mobbing, los problemas de violencia de género, la diversidad, etc. Todo son cuestiones a analizar con calma y debatirlas, como nos propone la autora de este artículo.

SUMARIO: “La salud es belleza y la más perfecta salud es la más perfecta belleza” (Wiliam Shenstone)

“La salud es belleza y la más perfecta salud es la más perfecta belleza”, decía con razón Wiliam Shenstone. Nacer, crecer, dar los primeros pasos, las primeras palabras, la primera menstruación, la primera relación de pareja, el primer embarazo, los primeros “sofocos”, la madurez…. La vida es una sola, hay que vivirla  y no dejar nada por hacer. Vivimos en un mundo de prisas, premuras… de “tengo mucho que hacer”.  Las mujeres somos madre, esposa, hija, hermana, amiga, ama de casa, profesional  y directora de empresa… Ya no hay más horas en el día para hacer más cosas….Pero ¿hemos dejado tiempo para nuestra salud?

Es muy seguro que a lo largo de todas las horas del día hayamos tenido tiempo para cuidar a nuestros seres queridos, de hacer las labores de la casa, recoger los niños del colegio, cuidar de nuestros familiares mayores que necesitan nuestra atención, preparar los informes para la reunión del día siguiente, hacer la compra,… pero no nos hemos parado, muchas veces, ni siquiera  a comer, mal mordisqueamos un bocado de cualquier cosa que hemos sacado del frigorífico o simplemente tomar un café, con la disculpa que ….”cuando llegue a casa ceno bien”.

Debemos en primer lugar, dedicar tiempo a nuestra salud, vigilar nuestro cuerpo, observarlo y comunicar cualquier alteración  o cambio que podamos encontrar. Debemos prevenir. La prevención conlleva una mejor calidad de vida y una mayor expectativa de vida.

No podemos cuidar a nuestros seres queridos, sí nosotras no estamos sanas, sí no nos hemos cuidado. Debemos prestar especial atención, incluso diría que con prioridad a nuestro bienestar físico y mental. La mujer debería primeramente por bien de ella, y también por el bien de su familia,  conocer  su cuerpo, su fisiología, las distintas etapas de la vida, los cambios que se producen en cada uno de ellos… lo que ayudará a tomar decisiones con las que mejorar la salud y con ello la calidad de vida, esta sería una forma de aplicar la prevención primaria: evitar o retrasar la aparición de las enfermedades.

Las mujeres cometemos un grave error: cuidar a los demás desatendiendo nuestra primera obligación: cuidar nuestro cuerpo, ya que  nuestro cuerpo es “único” no podremos reemplazarlo, ni sustituirlo, nos acompañará hasta el final de nuestros días, por ello, lo primero que deberemos hacer es cuidarle, procurando “prevenir” cualquier tipo de alteración, y en el caso de producirse algún cambio, tener algún malestar,… consultarlo con las personas especializadas que nos puedan informar/solucionar/aclarar el tema: los médicos.

No debemos posponer la visita al ginecólogo y con ello los estudios pertinentes, todas sabemos que tenemos una vista anual obligatoria. Debemos hacer los autocontroles mamarios; No debemos subestimar las enfermedades coronarias, ya que los problemas cardiovasculares son verdaderamente importantes y muy frecuentes en la mujer y en especial, en la mujer menopáusica. No debemos olvidar  de “controlar la ingesta de calcio en nuestra dieta” para evitar la tan frecuente enfermedad en la mujer “la osteoporosis”.

No debemos descuidar el cuidado de nuestra piel, ya que se trata de la frontera permeable que delimita el mundo exterior del interior además de ser el órgano más grande del cuerpo humano con dos metros cuadrados de superficie y cuatro kilos de peso, al margen de considerarse como el tercer pulmón- por su función de eliminación de toxinas y de respiración cutánea-; para lo cual utilizaremos protectores solares con el factor adecuado y cremas hidratantes que protejan nuestra piel de las inclemencias externas y la mantengan hidratada.

No debemos olvidarnos de realizar algún tipo de ejercicio físico aeróbico, con lo que además de tener nuestro cuerpo fuerte, sin contracturas ni sobrepeso, reduciremos los niveles de estrés. No debemos olvidar que a una determinada edad llega “la menopausia” y nuestros niveles de estrógenos bajarán y con ello la posibilidad de sufrir algún tipo de enfermedad cardiaca, osteoporosis….

Para tener buena calidad de vida, debemos prevenir el desarrollo de enfermedades, algunos problemas pueden causar enfermedades con mayor frecuencia en ciertas etapas de la vida,  por lo que deberemos  procurar llevar una vida sana, con una dieta equilibrada, evitar el consumo de tabaco y alcohol, llevar una vida sexual plena y satisfactoria y  realizar ejercicio moderado un par de veces por semana.

Cuando nos sentimos bien por dentro se nos refleja por fuera,  en nuestra piel, en los ojos,  en nuestra mirada, en el pelo… Incluso en la forma de vestirnos, de arreglarnos, de utilizar los complementos… Vamos a tener la oportunidad de poder consultar todas nuestras inquietudes, dudas, interrogantes  que tengamos  tanto en  temas de salud, como de belleza a profesionales expertos en la materia durante los cuatro días en los que se celebrará ‘Madrid Woman´s Week’ (del 7 al 10 de Marzo de 2010).

Shares
Todavía no hay comentarios.

Deja un comentario

Pin It on Pinterest

Shares
Share This