Rosario Rey: “España va a vivir una eclosión de las FinTech”

Rosario Rey, directora general de Economía y Política Financiera de la Comunidad de Madrid, aseguró en el IX Congreso ECOFIN que la transformación digital genera un cambio de paradigma, en el que “la gestión de la cadena de valor es lo que garantiza la sostenibilidad y el éxito”. Según Rosario Rey, “en España tiene que haber una eclosión de estas start up” del sector FinTech.

Hablar de sistema financiero tradicional es ya hablar del pasado. Desde el punto de vista económico y social, la revolución más importante que se ha vivido desde la industrial es la que estamos viviendo en estos momentos. Hablar de transformación digital es hablar de interconexión global entre todas las áreas de la economía y la sociedad. Creo que estamos ante un cambio de paradigma desde el punto de vista económico porque esta transformación digital afecta a todos los sectores de actividad, a todas las áreas de la empresa y a gran parte de la vida diaria y la forma de relacionarse conocida hasta ahora.

No cabe duda que el éxito de un país o de una empresa está estrechamente vinculado a como se gestione la cadena de valor que representa el capital humano, la tecnología y el necesario tratamiento de la información. Esa cadena de valor y la interrelación de los tres elementos que la componen garantiza el desarrollo y la sostenibilidad. Desde la Comunidad de Madrid estamos trabajando activamente en ello.

IMG_4802

Madrid concentra la inversión FinTech, pero la asignatura pendiente es la regulación.

Es evidente que la disrupción digital empieza a formar parte de los planes estratégicos de la industria bancaria porque la convergencia entre la industria tradicional y la banca digital es un camino sin retorno. Numerosas start up han revolucionado los sistemas tradicionales y han desarrollado numerosos servicios y plataformas que ofrecen una forma más ágil, directa, sencilla y eficiente que el mercado tradicional.

Eclosión de las FinTech en España

Es verdad que España va retrasada en el ámbito de las FinTech respecto a otros países como pueden ser Reino Unido, Irlanda, Holanda o Países Nórdicos. No hay que olvidar que en Europa se facturaron el año pasado 1.100 millones de euros a través de estas nuevas formas de negocio y en España algo más de 40 millones. Tampoco hay que olvidar que mientras en España el 90% de la financiación concedida es bancaria, en Alemania este tipo de financiación es el 50% y en Reino Unido está muy por debajo de esa cifra.

Por lo tanto, todo parece presagiar que tiene que haber una eclosión en nuestro país a corto plazo de estas nuevas fórmulas de financiación, de estas start up. Hay 125 empresas de estas características en nuestro país, el 56% de ellas se encuentran ubicadas en Madrid. Es verdad que el año pasado esta tipología de empresas estaba siendo un reclamo para los inversores, más del 10% del capital invertido en start up se hizo en empresas de tecnología financiera, y esa inversión creció un 57% con respecto al año anterior. Por eso, 2016 puede ser el momento de esa eclosión que en el corto plazo será aún más fuerte.

Sin duda estos cambios en los que estamos inmersos representan un reto, pero también una oportunidad. Según Goldman Sachs, el 7% de las ganancias de la banca en los próximos años estaría en riesgo por las nuevas firmas FinTech, pero este mercado también supone una gran oportunidad. El World Economic Forum asegura que las empresas de tecnología financiera cuentan con un potencial de negocio cercano a los 2 millones de dólares.

La regulación, un reto imperioso

¿Cuáles son los pasos que se tienen que abordar desde el mercado financiero tradicional y desde la Administración?

El reto más imperioso e improrrogable para el sector y para la Administración es la regulación. Es importante crear un marco que ofrezca transparencia, seguridad jurídica y garantías para el inversor y el usuario final.

La Unión Europea empieza a avanzar en este sentido. La nueva directiva sobre Servicios de Pago en el Interior que se aprobó en noviembre de 2015 promueve justo esa necesidad así como la apertura de los bases de datos de la banca a otros operadores para dar acceso a un mayor número de jugadores. En España también se han hecho las primeras aproximaciones a la regulación con la ley 5/2005 de Fomento de la Inversión Empresarial donde se regularon las plataformas de crowfunding. Pero hay que seguir trabajando en un libro blanco que nos sitúe a la vanguardia en cuanto a regulación. Es cada vez más urgente abordarlo porque el mercado va muy por delante de lo que va la regulación.

El segundo reto que debe ir en paralelo es la propia transformación digital de la banca tradicional. Se abren nuevas oportunidades de negocio, pero sobre todo se está avanzando en la multicanalidad y en una mejor atención al cliente porque ahí es donde va a estar la competitividad de estas entidades.

Sin duda, otro avance que vamos a ver a corto plazo es que la banca tradicional llegará a acuerdos, se fusionará o absorberá las empresas FinTech que ya están en nuestro mercado para complementar esa parte de negocio.

La sociedad de garantía recíproca Avalmadrid, de la que soy presidenta, ya está avanzando en acuerdos con FinTech en el ámbito financiero porque entendemos que el futuro va por ahí y no nos queremos quedar descolgados. Pero, además, las entidades tradicionales están también incluyendo fuera de su estructura pero muy ligados a la organización todo lo que se refiera al open innovation. Es decir, lo que están haciendo es incorporar esa innovación disruptiva que aportan las start up a través de fondos capital riesgo que invierten en estas start up para que los productos o servicios que se generan puedan capitalizarse a través de esa inversión, de esa mentorizacion y de ese seguimiento que desarrollan.

Atraer inversión extranjera

No olvidemos que estamos en un mercado abierto y global y las FinTech internacionales van a entrar en el mercado español. Sobre todo porque son conscientes del recorrido que existe en nuestro país en torno a este sector. Ahí la comunidad de Madrid genera confianza para la inversión extranjera. En estos momentos, estamos absorbiendo cerca del 70% del capital extranjero que llega a nuestro país. Y esa confianza se traduce en el crecimiento que estamos manteniendo. El crecimiento del primer trimestre del año en la Comunidad de Madrid fue del 3,8%, un porcentaje superior a la media europea y también al crecimiento de España.

Tampoco hay que olvidar que la Comunidad de Madrid a nivel financiero es la primera plaza a nivel nacional y una de las más importantes a nivel europeo. Además, estamos muy bien posicionados en cuanto a capital humano y talento. Anualmente salen de nuestras universidades 48.000 estudiantes, cerca de un 40% en el ámbito de arquitectura e ingeniería, y esto posiciona muy bien en cuanto a capital humano en estas nuevas empresas.

Si nos centramos en el sector TIC estamos absorbiendo el 60% de la inversión que generan estas empresas y el 70% del negocio se genera en esta comunidad. Por lo tanto, también ahí podemos aportar valor añadido.

Pero sin duda esta transformación digital y financiera va a afectar al sector de los seguros. Es importante tener en cuenta que a escala internacional se están facturando 1.400 millones de euros en este sector que también está intrínsecamente ligado con el financiero. En España hemos avanzado sobre todo en comparador de seguros y en contratación a través de internet pero aquí también hay un potencial impresionante.

En este contexto, la Administración tiene que digitalizarse. Facilitar la vida de sus administrados pero también trabajar en ese marco regulatorio que de seguridad y garantía, pero también avanzar en el desarrollo de las capacidades digitales básicas a nuestros ciudadanos. Esto es fundamental.

También desarrollar herramientas para la digitalización de la economía y la vida diaria. En la comunidad estamos trabajando en fomentar un ecosistema de innovación donde la administración debe aglutinar los recursos de los que ya dispone, cubrir los gap que el mercado no cubre y acelerar ese marco que permita el desarrollo.

Para terminar, el reto global está en crear valor añadido, diseñar nuevas maneras de relacionarse para el cliente. No tenemos que olvidar que el cliente en estos momentos ostenta todo el poder y el futuro de nuestras entidades financieras pasa por que tengan la suficiente versatilidad para comprender esta nueva realidad y sean capaces de adaptarse, en el corto plazo, a la transformación digital como base de su competencia, su sostenibilidad y su éxito.

Shares

, , , , ,

Los comentarios están deshabilitados.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This