La recuperación va a buen ritmo, según Juan y Seva

Rafael Juan y Seva, director general de Aureo Wealth Advice, saca su lupa de analista y nos explica el pasado, presente y futuro de la recuperación económica española. Los mercados son muy protagonisas de esta recuperación, pero hay otros actores estrella de esta historia.

Durante el primer trimestre de 2015 la atención de los inversores se ha centrado en la política monetaria de la Reserva Federal de los Estados Unidos (FED) y el Banco Central Europeo (BCE), la fortaleza del dólar, el desarrollo de las negociaciones con Grecia y la evolución del precio del petróleo.

En marzo, Janet Yellen retiró la palabra “paciencia” de su discurso, una indicación de que la Fed podría aplicar la primera subida de tipos en breve. El programa QE del BCE ha tenido la lógica consecuencia de más caídas de los rendimientos de la renta fija europea. No podemos olvidar que su volumen, representa alrededor de tres veces la oferta neta de bonos de la zona euro. La combinación de los dos puntos anteriores aceleró la apreciación del dólar, que llegó a cotizar a niveles de 1,05 con respecto al euro.

Las negociaciones entre Grecia y la Comunidad Europea se han intensificado. Pensamos que la probabilidad de un “grexit” es relativamente baja, pero existe. El precio del petróleo Brent parece estar consolidando entre $50 y $60. Aun no se ha producido el ajuste de oferta necesario para recuperar los precios y la demanda, sobre, todo de los mercados emergentes. Se está moderando lastrada por el debilitamiento de sus tipos de cambio.

Macro
La zona euro ha experimentado sólidas mejoras: la confianza de los consumidores ha alcanzado su nivel más alto desde septiembre de 2007, la actividad industrial está recuperándose paulatinamente gracias al aumento de las exportaciones. El crecimiento del crédito también ha repuntado con fuerza, lo que también contribuirá al crecimiento económico.

grafico tribuna 1
Por su parte, en Estados Unidos los últimos datos muestran una moderación en la tasa de crecimiento. El ritmo de producción industrial se ralentizó en enero y febrero y los indicadores adelantados descendieron en marzo. Las ventas al por menor han caído, la recuperación del sector inmobiliario es endeble y, a pesar de que el mercado laboral se encamina al pleno empleo, los salarios siguen controlados. En cualquier caso, el aumento del gasto privado y los bajos costes energéticos compensarán la debilidad de la inversión empresarial, lo que asegura el crecimiento de la economía, aunque con un ritmo más moderado.

Respecto a Japón, la debilidad del Yen ha contribuido a acelerar las exportaciones al ritmo más rápido en más de un año. La economía muestra signos de recuperación tras haber estado contrayéndose durante dos trimestres consecutivos.

En China los datos indican un ritmo de crecimiento decepcionante: débil demanda interna, aumento de ventas minoristas por debajo de las previsiones… Incluso la inversión en activos fijos, motor tradicional de esa economía, aumentó a su ritmo más lento desde 2002. Esto eleva las probabilidades de más relajación monetaria y medidas de estímulo por parte de las autoridades.

El año de la Renta Variable

La depreciación del euro y las rentabilidades prácticamente nulas en renta fija han impulsado flujos significativos hacia la renta variable y el primer trimestre de 2015 ha visto importantes subidas en las bolsas en general y de las europeas en particular. Cabe esperar ahora un periodo de consolidación e incluso de tomas de beneficios, pero no creemos que el sentimiento de fondo haya cambiado.

grafico 2
Las valoraciones de las empresas norteamericanas empiezan a ser exigentes y somos más positivos con la renta variable europea, respaldada por los“tail winds” del QE y los benéficos efectos del bajo precio del petróleo y un euro débil.

En Japón el mercado ha respondido positivamente a las medidas de estímulo. Aunque sigan existiendo dudas sobre el resultado final, creemos que en el corto plazo, seguirá esta tendencia.

Renta Fija y divisas
Uno de cada cuatro bonos de Estado en la eurozona tiene rendimiento negativo y los bonos Investment Grade están ofreciendo poco más del 1%. Con este escenario una de las únicas opciones nos sigue pareciendo optar por bonos high yield. Los acontecimientos económicos deberían respaldar la fortaleza crediticia de los emisores de estos bonos en Europa, limitando el riesgo de impago y haciendo atractivos los diferenciales que ofrecen.

Por último, consideramos que el dólar ha agotado la mayor parte de su recorrido y, aunque con la subida de tipos en EEUU pueda recuperar fuerza, recomendamos ir deshaciendo posiciones. Si quieren acceder al informe completo pueden hacerlo a través del siguiente enlace: http://aureoadvice.es/index.php/blog

Shares

, , , , ,

Los comentarios están deshabilitados.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This