Wilhelm Lappe: “La llave mágica del éxito no la conocemos, hay que encontrarla”

Emprendedor en el sector de Internet, nuevas tecnologías y ‘emprendizaje’. Wilhelm Lappe es fundador de Emprelab, una consultora en emprendizaje y de Virtualyou, agencia en mundos virtuales. Además, es miembro de del equipo organizador de Agile Entrepreneurship Spain y colabora con el LITI-DMAMI-UPM, asesorando en temas de web 2.0 y relaciones universidad-empresa. Lappe ha participado en numerosos eventos del sector y es organizador y ponente habitual en eventos relacionados con emprendedores, web 2.0 y mundos virtuales.

 

¿Qué es Emprelab?

Emprelab, mi empresa, se dedica básicamente a dar servicios y consultoría y formación a emprendedores. Por un lado, directamente a quienes buscan iniciar un negocio, con algún programa de formación y asesoría directa y, por otro lado -la parte más importante-, a organizaciones que trabajan con emprendedores, tipo escuelas de negocios, fundaciones, organizaciones, administración pública, etc.

Actualmente, hay mucha gente ahora interesada en hablar de emprendimiento, pero muchas de estas personas y organizaciones no tienen contacto real con ellos. Yo, primero, por ser emprendedor y porque llevo unos seis años dando vueltas por el entorno Internet, eventos empresa-emprendedores, etc.; conozco bastante lo que hace falta y bueno es cuadrar un poco eso, ese interés que hay de hacer cosas con emprendedores, con un conocimiento más real y ahí es donde tiene el hueco Emprelab.

 

Emprelab está enfocada especialmente a las nuevas tecnologías, ¿cierto?

Fundamentalmente, sí. Soy experto en el sector de Internet, en las Tecnologías de la Información, las TIC.

 

¿Cree que en este sector hay más posibilidades para el emprendedor?

En principio, sí. Hay más posibilidades, primero, porque es un sector que, más o menos, está creciendo y, aunque no lo hace como debería, engloba muchas cosas que pueden están en pleno desarrollo, como el comercio electrónico o las redes sociales.

Una de las razones es que, inicialmente, tiene unas barreras de entrada muy bajas. Es decir, para montar un bar necesitas doscientos mil euros. Empezar un proyecto en Internet, requiere una inversión menor. Es algo que pueden empezar tres amigos en su casa, probando si la idea que tienen es viable o no.

 

En los últimos años han surgido varias empresas de consultoría a emprendedores, ¿por qué?

Porque está de moda el tema de emprendedores, por un lado, y, por otro, es necesario; porque hay necesidad de creación de empresas, en parte por la crisis y en parte por la falta de trabajo estable. Personalmente creo que el mercado laboral ha cambiado para siempre, aunque la gente no lo tiene aún asumido. No es una cosa estacional si no que es diferente y este nuevo modelo incluye ‘freelances’, pequeñas empresas, agencias… Ya no hay un único cliente, sino muchos.

Muchas personas están emprendiendo por necesidad, por crear su propio trabajo, o sea, hablamos ya de un concepto distinto: el autoempleo, que en el tema emprendedores a veces se confunde. Es distinto hablar de autoempleo que hablar de proyectos.

 

Actualmente, además de Emprendelab y los emprendedores, ¿se encuentra inmerso en otras iniciativas?

En los últimos años, he sido ‘freelance’, con temas de blogs, web 2.0, y, luego con Virtualyou, una agencia para mundos virtuales, ‘second life’, que funcionó bien; pero que ahora mismo no está precisamente de moda. Ahora mi tiempo está mejor empleado en Emprelab.

 

Según tu experiencia profesional, ¿cómo se da ese salto para conseguir la rentabilidad del proyecto?

Conseguir la rentabilidad tiene que ver con que hayas echado bien tus cuentas, depende de dónde esté esa rentabilidad y depende del proyecto. Hay proyectos que necesitan un millón de euros en marketing para funcionar, porque va a un mercado enorme y, otros, que con poquito pueden funcionar.

 

¿Dónde está ese salto al éxito?

Está en proporcionar un servicio útil y también creo que en el componente suerte. Hay servicios que la gente empieza a usar y no entiendes muy bien por qué usan ése y no otro de los siete de su alrededor los cuales son, además, parecidos. Probablemente, porque lo han promocionado mejor o porque necesitan un número de masa crítica. Esto es, necesitas un número de gente con Whatsapp, por ejemplo, para que funcione o como en el caso del teléfono. El primer teléfono no valía nada hasta que no logró esa masa crítica. Si la consigues, crece rápidamente. Por eso, hay muchos proyectos que se quedan a las puertas, porque no han tenido suerte, porque no lo han movido bien, porque no han tenido suficiente dinero para hacer marketing. La llave mágica del éxito no la conocemos, hay que encontrarla.

 

¿Cómo definiría la figura del emprendedor?

Para mí, el emprendedor es el que gana dinero sin que una empresa le pague un sueldo. Es todo el que paga autónomos y que tiene que vender su proyecto, lo que hace, para ganar dinero.

 

¿Cuál es la principal característica esencial que define al emprendedor?

La iniciativa y las ganas de conseguir lo que defiende, ya que emprender un proyecto es todo un camino lleno de incertidumbres, una apuesta por algo que crees que puede funcionar.

 

Shares

, , , , , , , ,

Los comentarios están deshabilitados.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This