Guillermo Cabot: “Con la crisis, las empresas han mejorado en la gestión del riesgo”

 

Axesor inició su actividad en 1996 convirtiéndose en pocos años en uno de los principales referentes en el suministro de información comercial, financiera y de marketing para las empresas españolas. Guillermo Cabot, quien lidera la unidad de negocio Risk Information de esta empresa, nos aporta su visión sobre la situación actual en la gestión de riesgo de las empresas.

¿Ha mejorado la gestión de riesgo de crédito en las empresas españolas con la crisis?

En términos generales podemos decir que sí, en el sentido de que hay una mayor preocupación como consecuencia de la situación económica y por tanto muchas empresas han priorizado esta función (forzadas por las circunstancias) en relación a etapas anteriores a la crisis. Sin embargo, hay mucha disparidad en el enfoque que hacen de la gestión del riesgo las distintas empresas. Mientras que algunas han aprovechado para reestudiar la política de riesgos actual, adaptarla al entorno actual y mejorarla otras han realizado pocos o ningún cambio significativo. En cualquier caso, sigue habiendo en mi opinión un amplio margen de mejora para optimizar la función del riesgo.

¿En qué manera incide la cultura propia de cada empresa en la gestión del riesgo?

Como cualquier otra faceta de la gestión de una empresa, la cultura de empresa, entendida como la manera en la que se adoptan estrategias, se dirige a las actividades y se gestionan los recursos de la organización, es fundamental para explicar el desarrollo que la gestión de riesgo de cada empresa. En los muchos contactos mantenidos durante estos años con empresas de distintos perfiles, sectores y tamaños me he percatado de cuan dispares pueden ser los enfoques y grado de desarrollo de la gestión de créditos y cobros. Y una de las principales explicaciones de esas fuertes diferencias, de la presencia más o menos robusta de un departamento de riesgo, tiene mucho que ver con la visión que la alta dirección tiene al respecto y de los recursos que se asignan al mismo.Se menciona recurrentemente a la innovación como fórmula para salir de la crisis.

¿En qué medida está presente la I+D en los departamentos de riesgo de las empresas?

La innovación es fundamental para facilitar la mejora en cualquier área de la empresa. Es cierto que por lo general se asocia más a departamentos relacionados con el marketing, desarrollo de producto, tecnología, etc., pero considero que es igualmente necesaria en la gestión del riesgo. La innovación debe ser entendida en este sentido como un proceso de cuestionamiento permanente de los procesos actualmente implementados, de generación de ideas encaminadas a la optimización de los recursos actuales y medición constante de los resultados que van generando dichos cambios para ver si vamos o no por el buen camino. Este proceso es básico si queremos mejorar y adaptarnos a las circunstancias cambiantes y difíciles muchas veces de nuestro entorno. En los departamentos de riesgo, como comentaba antes, encontramos empresas muy proactivas en la búsqueda de nuevas soluciones y mejoras mientras que otras adoptan un papel mucho más conservador y reactivo.

¿Qué futuro cabe esperar para los departamentos de créditos y cobros en las empresas?

Desde Axesor observamos que la fuerte crisis económica ha puesto en evidencia la importancia trascendental de gestionar adecuadamente el riesgo en las operaciones comerciales, el control de la cartera de clientes y los procesos de recobro. Los problemas relacionados con retrasos y fallidos en la época de bonanza quedaban diluidos por un entorno económico favorable en el que el crecimiento era el eje fundamental y ‘atenuaba’ el impacto de este tipo de incidencias en la cuenta de resultados. En la coyuntura actual de incremento de la morosidad, restricción de la financiación y limitación de las posibilidades de crecimiento, la gestión del riesgo es un eje estratégico fundamental en la gestión de la empresa. Por eso, y siendo hoy día más evidente que nunca el impacto que tiene una correcta gestión del riesgo en el resultado final del año , cabe esperar una mayor presencia en la toma de decisiones de alto nivel de especialistas de riesgo cualificados con recursos suficientes para desarrollar correctamente su función.

¿Cuáles son los principales criterios a la hora de aceptar o denegar una operación a crédito? ¿Qué información es la más sensible hoy en día para la toma de decisiones?

Es muy difícil generalizar porque cada sector y tipo de empresa pondera más unos aspectos u otros en función de la actividad y la causística de su negocio pero, en general, sí que hay unos elementos que pueden considerarse como “clave” en la determinación de las condiciones de una operación a crédito y que aplican a casi todas las empresas. En primer lugar se examina el histórico de posibles relaciones con la empresa solicitante de crédito para conocer quiénes son, que utilización hacen de nuestro producto o servicio, qué referencias nos facilitan nuestros comerciales y cuál ha sido su calidad crediticia y de pagos histórica. Ahora bien, esta información interna suele ser insuficiente por lo que se requiere también de una fuente externa que provea información financiera lo más actualizada posible para tratar de saber en qué situación se encuentran y qué problemas de solvencia y liquidez pueden presentar.

Es también fundamental, por lo relevante de la información y por el alto grado de actualización, toda la información relativa a incidencias de pago. También es muy importante conocer las relaciones accionariales para conocer la configuración de la empresa, quién la soporta y qué personas la gestionan. A partir de aquí entran en juego una serie de elementos adicionales que son también relevantes en la determinación de una calificación crediticia como puedan ser la comparativa de ratios financieros con otras empresas del mismo sector, índice de actividad basado en los actos mercantiles registrados y otras informaciones publicadas, investigaciones cualitativas disponibles, etc. Por último, es fundamental disponer de un sistema de alertas preventivo adaptado al tipo de seguimiento que realice la empresa de sus clientes porque, no lo olvidemos, la prevención y capacidad de anticipación es siempre uno de los principales objetivos de la gestión de riesgo.

¿Cómo ayudan los sistemas de calificación externos a los gestores de crédito?

Los scoring crediticios sirven principalmente como referencia de la calidad crediticia del cliente y el nivel de riesgo de impago que suponen a partir de la información pública disponible. Esta calificación se concreta en una escala numérica que permite al usuario discernir de forma sencilla el perfil de riesgo de una sociedad generado a partir del análisis de decenas de variables financieras, sectoriales, mercantiles, judiciales, impagos, etc. (algunos de los modelos de Axesor estudian más de 400 variables para incorporar finalmente aquéllas que más correlación tienen con el riesgo de impago). En este sentido es fundamental la capacidad predictiva de los scoring, razón por la cual Axesor viene apostando desde hace muchos años por un departamento propio de riesgo y de validación así por el desarrollo de sólidos modelos internos que faciliten a los clientes la discriminación positiva o negativa automática en las decisiones de riesgo y/o la utilización del scoring como un importante elemento de referencia a la hora de ponderar el límite de crédito interno de los clientes o la clasificación de los mismos.

¿Qué supone la reciente homologación de Axesor como CRA (Agencia de Calificación de Crédito)?

Ser la primera empresa española que obtiene esta acreditación supone un reconocimiento del que nos sentimos muy orgullosos. Han sido años de duro trabajo definiendo y mejorando nuestros modelos de riesgo, implementando procesos de validación y sistemáticas de funcionamiento que finalmente nos han permitido alcanzar esta acreditación. Para Axesor, supone un importante hito en cuanto a credibilidad en el mercado y la constatación de las capacidades de generar un modelo de riesgo de alto valor añadido para nuestros clientes.

¿Qué debe tener en cuenta una empresa a la hora de seleccionar un proveedor de información?

Principalmente el nivel de servicio y la calidad de las soluciones que le ofrece. Cualquier elemento que permita mejorar la actual gestión del riesgo tendrá una incidencia importante en los resultados económico-financieros por lo que una de las principales responsabilidades del risk manager es estar permanentemente abierto a la introducción de mejoras. En este sentido hay que conocer qué herramientas existen en el mercado y cuáles se adaptan mejor a nuestras necesidades; qué capacidad de personalización y parametrización ofrecen para sacarles el máximo rendimiento; cuál es la evolución del servicio que viene prestando el proveedor actual, qué mejoras e innovaciones presentan sus producto, qué tratamiento hacen de las sugerencias y/o quejas manifestadas. En definitiva, y en un tema tan sensible como este, se trata más que disponer de un buen proveedor, de contar con un partner que nos acompañe en el proceso de mejora de la gestión del riesgo.

Shares

, , , ,

Los comentarios están deshabilitados.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This