«La mujer es empresaria por naturaleza porque dirige la familia»

Carla Royo-Villanova Urrestarazu (Valladolid, 1969) se convirtió en princesa al casarse con Kubrat de Bulgaria. Pero es una princesa sin corona, «bloguera» y trabajadora. Ahora, empresaria de cosmética.

SUSANA GOLF Empresaria y mujer, ¿doble dificultad?
No, yo creo que no. La mujer es empresaria por naturaleza porque dirige la empresa más importante, que es la familia. Se encarga del protocolo, de la justicia, del abastecimiento, de todo. Si es capaz de sacar adelante una empresa tan complicada con éxito ¿por qué no va a poder ser empresaria fuera de casa? Es capaz de sobra, pero sí es doble trabajo porque implica mucho sacrificio.
¿Y empresaria, mujer y princesa, en su caso?, ¿una ventaja o un «handicap»?
Es un título que llevo por mi matrimonio con Kubrat, pero mi vida siempre ha girado en torno a mi familia y mi trabajo.
¿Cómo se desenvuelve una empresa pequeña entre multinacionales?
Es complicado siempre. En el mundo de la cosmética juegan muchas marcas, la publicidad es importante y yo no puedo hacer, pero tengo otras armas, me gusta estar cerca de las clientas, aconsejarlas, a través del blog y recorriendo toda España.
Encima se lanza en plena crisis.
En 2008, pero llevaba cinco años luchando para que viera la luz y las cosas hay que afrontarlas como vienen y seguir para adelante. Yo creía a ciegas en este proyecto. Pero soy hija de la crisis. Por otro lado, en tiempos de crisis la gente lo piensa más antes de comprar y tienes más opciones a que te descubran.
¿Qué tienen las rosas de Bulgaria?
¿Qué no tienen? El agua de rosas tiene tantas propiedades y tan variadas que hace que sea un producto mágico. Son elementos muy naturales y muy eficaces. La gente no lo sabe, pero Bulgaria es uno de los primeros países productores de cosmética y farmacia del mundo. Lo que pasa es que siempre ha trabajado para países de la antigua Unión Soviética, China y Japón. El valle de las rosas está rodeado de fábricas y hay muchísimos laboratorios.
También es miembro de la Academia Española del Perfume.
Soy una enamorada del perfume desde pequeña. Por eso quería hacer uno como lo hacían antiguamente los antiguos alquimistas y los antiguos perfumistas, sin química. Por eso es un perfume que recuerda mucho a los de antaño. De la mano de la perfumista Ana Corsini recuperamos los olores de mi infancia, el jardín de flores de mi abuela, los caramelos de violeta, el musgo… pero sobre todo es un homenaje a mi bisabuela, cuyos perfumes tenían un fondo empolvado. Ella fue la primera que me habló del agua de rosas.
Es curioso cómo la historia cierra el círculo…
Tanto, que mi logo es a base de círculos. Cuando llegué a Bulgaria y me contaron lo del agua de rosas, recordé a mi bisabuela.
Es una habitual de las revistas, pero parece llevar bien el acoso.
Es que no lo considero un acoso, al revés. Doy gracias por tener la ocasión de poder contar lo que quiero.

Shares
Todavía no hay comentarios.

Deja un comentario

Pin It on Pinterest

Shares
Share This