David Cano: “En 2017 ningún país estará en recesión por primera vez en diez años”

“En 2017, el PIB de la economía mundial crecerá más que en los últimos diez años y, por primera vez en la última década, ningún país va a estar en recesión”, afirmó rotundo David Cano, socio y director general de Inversiones Financieras Globales (AFI), en el X Congreso ECOFIN. Y esto se debe a que “estamos en una fase de expansión, en la que todos los grandes bloques económicos están creciendo”.

Según las previsiones de AFI, el PIB mundial crecerá el 3,5% y el 3,7% en 2017 y 2018. En este escenario, el crecimiento de las economías emergentes será del 4,6% y 4,8%, mientras que los países desarrollados avanzarán un 2% en ambos ejercicios. Por su parte, el PIB español mejorará el 2,8% y 2,4%, un crecimiento que sólo superarán India y China.

David Cano durante su intervención en el X Congreso ECOFIN en el ICO.

David Cano durante su intervención en el X Congreso ECOFIN en el ICO.

La salida de la recesión beneficia claramente a la economía española por su mejora de la capacidad exportadora. “España es un país que exporta más que la media y ésta es una de las claves por la que crece más que nuestros socios comerciales”, explicó a una pregunta de los asistentes. El peso de las exportaciones sobre el PIB es actualmente del 35% en España, mientras que la media es del 28%. Por otra parte, a raíz de la crisis, las empresas han realizado reformas y ganado competitividad: “Es la primera vez que, creciendo al 3%, conseguimos que la demanda extranjera aporte y tengamos superávit en la balanza por cuenta corriente”, añadió.

Riesgos

David Cano enfatizó tres de los principales riesgos que afronta la economía. Uno de ellos, la globalización, ha mejorado el nivel de renta media, “pero el ciudadano no ha entendido los efectos positivos o, si se prefiere, se ha quedado con los negativos; Y esto está siendo utilizado por los partidos populistas para generar esta reacción”. Es una reacción similar a la que se produjo en la Gran Depresión, cuyo “efecto fue cerrar el libre comercio, poner barreras al comercio mundial y eso acentuó la crisis”.

El segundo es China. Este país crecerá el 6,5% y 6,2% en 2017 y 2018, y “ha multiplicado por varios puntos el tamaño del PIB”, afirmó. “Pero tiene un factor de vulnerabilidad, que se llama endeudamiento (…), no público, no de las familias; pero sí empresarial por su proceso de expansión”.

Asimismo, los inversores deben estar atentos al “endurecimiento de la política monetaria por parte de Estados Unidos”. Hasta la fecha, ha subido cuatro veces los tipos de interés “y es obvio que estamos en un punto de inflexión de las políticas monetarias, que han sido muy expansivas y han permitido ampliar la base monetaria, lo que ha favorecido la recuperación económica”. Pero, añadió, “es obvio que si la economía mundial está creciendo, es tiempo de ir retirando esos estímulos”.

Bye, bye, vientos de cola

 “Es el final de los vientos de cola”, explicó en un titular, y al mismo tiempo “asistimos a la transformación del sistema financiero: nuevos servicios, nuevos perfiles profesionales… y nuevas tecnologías”. Porque, “¿qué ha pasado en esta crisis?”, se preguntó. “El capital que tenían estas entidades para cubrir el riesgo de crédito era insuficiente”, y las autoridades han reaccionado exigiendo más capital. Pero esto ha provocado la restricción crediticia, dado el escenario de bajos tipos de interés, que dificulta retribuir a los accionistas, y ha perjudicado a las empresas. “En Europa, dos tercios de la financiación de la economía real es canal bancario, especialmente en España donde las pymes están mucho más acostumbradas a captar financiación vía canal bancario”.

Por otra parte, se está produciendo un cambio en las formas de financiación. “El mercado de capitales se está convirtiendo cada vez más en un transmisor del ahorro de las familias a la economía real”. Es un cambio de carácter estructural que, sin embargo, puede presentar algunos problemas, porque “aquellos riesgos que antes asumían los bancos, liquidez y crédito, ahora van directamente al inversor”.

FinTech, más que una apuesta

Una forma de minimizarlos es “a través de la inversión colectiva”, pero también con modelos como las plataformas de crowdlending y crowdfunding, entre otras, Housers. “Es verdad que ahora es una realidad pequeña, que acaba de empezar, pero estoy convencido de que dentro de diez años el crecimiento será exponencial”, vaticinó.

Al igual que en IX Congreso ECOFIN, David Cano incidió en la importancia de las Fintech. En 2016, afirmó que invertir en Fintech permite ganar competitividad. Este año, ha afirmado que “van a permitir una suerte de democratización, por la que cualquier persona pueda ser un agente más en el proceso de desintermediación”. Se tratará, por tanto, de un cambio en el modelo de financiación, en el que perderán los bancos, pero entrarán “nuevas figuras, nuevos mercados y nuevos agentes. Se abrirán oportunidades para compañías, que no necesariamente van a tener tamaños enormes”.

Shares

, , , ,

Los comentarios están deshabilitados.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This