A quien madruga, Dios le ayuda

 

Fernando Peinado Miguel, Profesor Titular de Universidad. Director del Departamento Periodismo IV (Empresa Informativa) en la UCM.

A menudo me pregunto si en el refranero español se encuentran las pautas para entender y respetar ciertos comportamientos que se encuentran, a todas luces, fuera de la escena de la vida. En un país en el que, con la que está cayendo, cuando acudimos a los comercios a las 10:00 a.m. y ¡oh sorpresa! todavía no están abiertos, tenemos que pensar si será cierto que “no por mucho madrugar, amanece más temprano”.

En este teatro de los momentos difíciles en el que se encuentra el mercado, el Departamento de Periodismo IV (Empresa Informativa) de la UCM y Procom se responsabilizaron, el pasado mes de abril y por segundo año consecutivo, de un encuentro entre Profesores, Periodistas, Dircoms, Expertos y Alumnos, para tratar e intercambiar ideas sobre el poder de los social media en este aforado 3.0 del futuro tecnológico. Un debate en el que se abordaron los medios del ahora y se compararon con los de toda la vida. Todos ellos medios para la comunicación, que utilizan herramientas tecnológicas aptas para crear nuevos espacios y servicios.

Debe ser una obligación para la Universidad motivar a quienes desean formarse adecuadamente para ejercer una actividad profesional y van a desempeñar responsabilidades futuras en nuestra sociedad. En nuestro caso, a unos futuros profesionales a los que hay que integrar en el mundo de la comunicación con nuestros mayores valores competitivos. Y desde la atomizada perspectiva de la empresa, valorar cual es el papel de esos nuevos prestadores de servicios, emprendedores que están abocados a participar de este nuevo mercado, con vocación empresarial, quizá autónoma, aunque no lo sean cien por cien, pero que actúen como tales: fundadores de empresas, proyectores de ideas, de movimientos, que sean capaces de participar en estrategias empresariales, editoriales.

Tenemos que ser capaces de conjugar tecnología y calidad para la educación, creando pedagogías para el aprendizaje en una sociedad digital. Debemos establecer desarrollos estructurales y formativos que generen verdaderas relaciones integrales entre la Universidad, las empresas y la sociedad. Porque, si no lo hacemos nosotros, lo harán otros. El congreso de Procom en la UCM nos ayudó a visualizar el liderazgo de ese cambio para los centros educativos, de manera permanente, y de cuantas tendencias se producen en el panorama de la comunicación, ahora que todavía estamos a tiempo. Estas iniciativas son, en estos momentos de crisis, más necesarias que nunca. No nos olvidemos que “a quien madruga, Dios le ayuda”.

Shares
Los comentarios están deshabilitados.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This