Una veintena de escuelas de negocios propone colaborar en soluciones a la encrucijada sectorial

El pasado miércoles día 6, Foro ECOFIN en colaboración con la Asociación Española de Escuelas de Negocios (AEEN) y el Grupo ECOFIN-CEDE de Directivos Internacionales convocó a más de una veintena de instituciones formativas muy representativas de todo el sector nacional en la sede de CEOE/CEIM para analizar el presente y el futuro de la formación de postgrado y de las escuelas de negocio españolas. 

Salvador Molina, presidente del Foro ECOFIN, presentó el encuentro como la osadía de intentar unir fuerzas y voces divididas en distintas adscripciones asociativas y muchas instituciones educativas ‘freelances’; pero que era el reto de conocer de primera mano y por vez primera lo que el sector reivindica y necesita para liderar el management en castellano en todo el mundo y generar los directivos españoles internacionales que la empresa multinacional demanda. 

El encuentro contó con la participación de un nutrido grupo de escuelas de negocios con la finalidad de analizar la coyuntura actual. Al finalizar el debate de casi tres horas, varios directivos de escuelas de negocio solicitaron encontrar caminos comunes de colaboración entre todos los miembros del colectivo, en aras a la mejora y el desarrollo de los mismos. 

Los asistentes a la reuinión que debatieron sobre la formación de postgrado

Los asistentes a la reuinión que debatieron sobre la formación de postgrado

 

 

Los asistentes a la reunión debatieron sobre la formación de postgrado 

Gracias por su presencia y participación a instituciones formativas como: Bureau Veritas Business School, CEREM, CESMA, CIIA-FEF, CTO Business Excellence, ESADE, Escuela Europea de Negocios, ESCP, ESIC, EOI, EUDE, Foro Economía Digital Escuela de Negocios, IDEM, IEAF, Instituto Hune, Liceus, Loyola Leadership School, TLS, UDIMA, Universidad Antonio de Nebrija, Universidad Francisco de Vitoria, UNIR, Wolters Kluwer Formación, etc. 

Las reflexiones y aportaciones fueron muchas, pero por citar algunas de las ideas aportadas, podríamos concluir que existe un pequeño margen de colaboración en ciertos temas comunes a todos: la regulación pública (Aneca, Bruselas…), la tecnología, la internacionalización, la autorregulación y auto-certificación internacional o iberoamericana… Varias instituciones presentes propusieron crear un ‘modelo de trabajo’ conjunto que permita construir ‘grupos de trabajo’ en los que se avance sólo y exclusivamente en lo que son frentes comunes saltando barreras asociativas, de naturaleza institucional, de origen de la propiedad y otras diferenciaciones existentes que lógicamente fuerzan a intereses contrapuestos en otros ámbitos. 

Además, la radiografía de la actual coyuntura llevó otras muchas conclusiones como: 

1º) El difícil entorno económico y tecnológico actual ha provocado que cada institución se encierre en la defensa únicamente de sus intereses empresariales, independientemente de los comunes a todo el sector. 

2º) Se pone de manifiesto la necesidad de hacer algo que defina y delimite el ámbito de actuación de las escuelas de negocios y no dejar que el precio sea casi siempre el único elemento diferenciador entre los diferentes programas ofrecidos. 

3º) La actuación conjunta como un verdadero colectivo, requiere de ciertas normas y principios que sean consensuados y que permitan defender los intereses del sector frente a la administración. 

4º) Debe de tenerse en cuenta un aspecto sustancial como es la introducción de la innovación y la creatividad en los programas, así como en la propia cultura de la gestión de las escuelas. 

5º) Las escuelas de negocio deben asumir un papel protagonista en la sociedad y en la empresa, como motores del management que luego se aplica en las organizaciones y que es generadora de valores, principios y otros comportamientos culturales y sociales necesarios. Son una fórmula para mejorar la competitividad empresarial y favorecer directamente el crecimiento del PIB y el desarrollo de nuestra sociedad.

 6º) Hay que estar atentos a lo que ocurre en nuestro entorno europeo. En el caso de Francia se ha iniciado un proceso de concentración empresarial y fusión entre escuelas que llegará a España, porque para competir internacionalmente se requiere una masa crítica mínima, que obviamente puede adquirirse con acuerdos estratégicos y fusiones, adquisiciones, etc. 

7º) En el plano internacional, si bien la crisis sufrida en España ha afectado al prestigio y facilidades para la captación de nuevos alumnos, una forma de mejorar la imagen de la marca ‘España’ es justamente que todos aquellos países, especialmente latinoamericanos, en los cuales se tengan actuaciones formativas, tengan la percepción que las escuelas de negocio españolas tienen un valor institucional relevante. 

8º) Las universidades corporativas están siendo una amenaza a la financiación, a programas de formación ‘in company’ y a la captación de alumnos de muchas escuelas de negocio. Hay que revertir esta amenaza en una oportunidad liderando las escuelas corporativas desde el paraguas de las escuelas de negocio ya establecidas y que les den soporte. 

En fin, el debate fue muy rico y la participación muy activa de todos los presentes, además de algunos que hubieran querido estar, pero las agendas no se lo permitieron. 

Agapito González Pujol, representante en el Global Comitee off Education para Iberia y Latam de Unit4, aportó algunas reflexiones y principios de gestión basados en tecnología de apoyo para reforzar la captación y fidelización de alumnos como eje vertebrador de cualquier solución a la crisis por la que atraviesan las empresas del sector. Además, puso ejemplos de lo que otras escuelas de negocio hacen a nivel mundial en dicho sentido: Harvard, Oxford, Cambridge, etc. “No hay que pensar que esto del CRM o el E-Learning es cosa de los informáticos, sino que son herramientas de gestión”. 

Antonio Alonso, presidente de la Asociación Española de Escuelas de Negocio (AEEN), insistió en la importancia de hacer grupo para ser fuertes como lobby y como conseguidores de éxitos compartidos luego para todos, y citó algunos logros obtenidos en dicho sentido desde la AEEN. Igualmente, ofreció la colaboración al Foro ECOFIN para seguir adelante con la constitución de estos posibles grupos de trabajo para hacer frente común a los retos actuales del sector de escuelas de negocio e instituciones de formación de post-grado. El siguiente paso será poner en marcha estos grupos y demostrar la voluntad de trabajo común de muchas de estas instituciones líderes en España y en el mundo dentro de la formación de postgrado. 

Miguel Valiente, director general de CESMA, recalcó su posición anti-sistema enfrentado a cualquier asociacionismo; pero reconoció la necesidad de trabajar juntos en cuestiones trascendentales para el sector en esta coyuntura: “No soy dado a estos foros y a estas asociaciones, pero en estos momentos hay que trabajar juntos para conseguir algunas cosas que son muy importantes para todos”. 

Jesús López Zaballos, presidente de la Federación Europea de Asociaciones de Analistas Financieros (EFFAS- European Federation of Financial Analysts Societies), se mostró muy beligerante respecto a la calidad de la enseñanza de postgrado: “No podemos engañar a la gente y dar la misma formación de grado en el postgrado y hasta con los mismos profesores”. E insistió en lo heterogéneo del sector en España, no sólo por las diferenciaciones entre las escuelas nacidas en la Universidad o las que nada tienen que ver con ella, como entre lo público y lo privado, que condiciona también el precio. Pero sobre todo, recalcó que “hay una gran divergencia entre los sistemas de evaluación de las business school a pesar de la convergencia en la oferta del contenido”. 

Javier Espina, ex director de Relaciones Internacionales de ESIC, remarcó la falta de existencia de una estrategia colectiva o individual frente al cambio, que como recordó Agapito Fernández (Unit4) es una de las raíces de la crisis actual: “globalización de la demanda y globalización de la oferta hacen necesaria más que nunca una estrategia tecnológica de las instituciones académicas”. 

Annie Medina, directora general en España de ESCP Europe, aportó su visión internacional desde la demanda de Francia hacia España insistiendo en que “España ha perdido su tractividad”; es decir, ya no es un país atractivo pensando en que la formación es el primer paso para el empleo; ya que la situación económica del país desincentiva a muchos estudiantes a cursar su postgrado en un mercado en recesión y con un alto nivel de desempleo. 

A lo que hay que añadir ese concepto de Miguel Valiente de ‘mercado hipersaturado’ en oferta, instituciones docentes y agentes de todo tipo ofreciendo formación de postgrado. ¿Se podría hablar de intrusismo?

Shares
Los comentarios están deshabilitados.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This