Todo tiene un precio

Nunca estuvimos más cerca de repetir unas elecciones generales. Pero si 36 millones de españoles son llamados de nuevo a las urnas, no será por fracaso en nuestro voto; sino por el fracaso de los líderes políticos que no supieron gestionar nuestro mandato de pacto entre iguales. Y esta frustración de los electores la pagarán los culpables de la ausencia de acuerdo para gobernar España. Todo tiene un precio. Aunque aún hay tiempo para reaccionar.

El Gobierno en funciones de España está contemplado en el Título IV de la Ley 50/1997 publicado en BOE el 28 de Noviembre de 1997 cuya última revisión de 15 de Octubre de 2003 tiene validez hasta 2 de Octubre de 2016. Los supuestos en los que puede darse son:

1º) Tras la celebración de elecciones generales.

2º) Pérdida de confianza parlamentaria previstos en la Constitución.

3º) Dimisión del presidente del Gobierno.

4º) Fallecimiento del presidente del Gobierno.

¿Qué funciones puede realizar un gobierno que esté inmerso en esta categoría? La respuesta ha generado controversia hasta en el mismo Tribunal Supremo. En septiembre de 2005, el Pleno de la Sala Tercera del Tribunal Supremo emitió una sentencia tan discutida entre sus autores que necesitó ocho votos particulares de los magistrados que la componían. Sorprendente fue la posición de alguno de sus miembros, como Eduardo Espín Templado, magistrado y catedrático de Derecho Constitucional, que propuso en su voto particular que el Tribunal planteara una cuestión de inconstitucionalidad contra la regulación de las competencias de un Gobierno en funciones, ya que en su opinión, la legislación limitaba las funciones del Ejecutivo durante el tiempo que transcurre entre las elecciones generales y la asunción del nuevo gobierno de manera que sobrepasaba los límites expuestos en la misma Constitución.

Sanchez y Rajoy

Sánchez y Rajoy podrían formar un Gobierno con ellos, o sin ellos. O pasar turno ante el Rey y generar un proceso de nuevas elecciones generales.

Pero lo cierto es que esta situación se viene dando desde el inicio de la Transición. Hasta aquí todo normal, pero el escenario que tenemos a 31 de enero de 2016 es el primero en el que no se puede constituir gobierno después de una ronda de consultas con el Rey.

O sea, que la situación puede prolongarse de manera indefinida, ya que los plazos para convocar nuevas elecciones no empiezan a contar hasta que haya una primera investidura, por lo que las consultas pueden seguir sine die, ya que el Título IV de la Constitución en su artículo 99 señala que “si efectuadas las citadas votaciones no se otorgase la confianza para la investidura, se tramitarán sucesivas propuestas en la forma prevista en los apartados anteriores”, agregando que “si transcurrido el plazo de dos meses, a partir de la primera votación de investidura, ningún candidato hubiere obtenido la confianza del Congreso, el Rey disolverá ambas Cámaras y convocará nuevas elecciones con el refrendo del Presidente del Congreso”. Pero la cuestión es que no contempla para nada el escenario que se tiene en la actualidad.

Desde FORO ECOFIN creemos que el escenario político, no sólo se está complicando por el marco constitucional y legal descrito anteriormente, sino porque está ineludiblemente vinculado a la parálisis que en materia económica ya se está notando. Como siempre sucede, la incertidumbre política asusta a los empresarios, a los inversores, a los empleadores y a los mercados, lo que impacta en los tipos de interés que España paga a sus prestamistas nacionales e internacionales.

¿Bloqueo institucional?

¿Por qué se produce el actual bloqueo? La sociedad ha dado un mandato para que las fuerzas políticas lleguen a acuerdos; pero la inexperiencia de la política española ante esta tesitura, más la endogamia de los partidos y algunos de sus líderes, están frenando posibilidades de acuerdo de gobernabilidad en circunstancias más o menos razonables. Siempre hemos defendido que la capacidad de renuncia de un líder político está supeditada al fin mayor que es el bien común de todos, o sea España.

Pero seguimos sin ver que esta capacidad de decir “doy un paso al costado” se vaya a producir, aunque sí se está debatiendo en las últimas horas en las altas esferas de los dos grandes partidos. ¿Qué es tarde para hacerlo? Es posible pero no inviable.

En este ajedrez de la política, el PSOE es el que más movimientos de tablero está realizando. El pasado fin de semana, Pedro Sánchez se enrocó en su posición buscando el apoyo de una consulta sobre el potencial pacto a las bases de su partido. Un jaque sin previo aviso y con nocturnidad que pilló por sorpresa a los líderes regionales y barones del partido. Un pronunciamiento al estilo decimonónico de las sargentadas.

Sánchez como problema

Pero, ¿por qué enfrenta a militantes versus dirigentes? Sánchez se protegió de las amenazas de los barones más díscolos al pacto con Podemos parapetándose en su propia militancia, aquella que le votó como secretario general. ¿Tan desesperadas están las cosas entre los socialistas que tienen que recurrir a estos trucos de prestidigitador?

Sánchez pronunció un discurso sonriente en el que dijo lo que se esperaba, que no le interesan los sillones sino el bienestar de los españoles, aunque sonó un poco forzado y como eco de las palabras que horas antes había pronunciado Susana Díaz a las puertas de la sede de Ferraz ante una nube de micrófonos de televisiones, radios y agencias de noticia. ¡Como para no asumir la cantinela!

Sanchez - Federal

Pedro Sánchez consultará a la militancia el posible pacto de Gobierno, sin previa consulta a sus barones.

Otra sorpresa fue la decisión salomónica que puso tablas al pulso entre aparato y barones del partido. Ambas partes cedieron respecto a la fecha de convocatoria del congreso del partido en la que se cuestione a Pedro Sánchez y se vote su reválida o sustitución al frente del ejecutivo de la calle Ferraz. Ni en marzo como querían los líderes que quieren un nuevo líder, ni en junio como quería el equipo de Pedro Sánchez. Finalmente, el congreso del PSOE será en Mayo, pero en la segunda quincena. Esto da mucho margen a negociar un nuevo Gobierno para Pedro Sánchez e, incluso, poder forzar el adelanto electoral y mantenerse como candidato socialista.

En resumen, una Federal socialista que frustró los deseos más optimistas de la calle Génova, que esperaban un cambio de rumbo en la política de pactos del PSOE, con o sin Pedro Sánchez. Un PP que anhelaba recibir al hijo pródigo socialista, junto a su hijo no pródigo de Ciudadanos, para así juntos los tres formar un pacto de estabilidad y gobernabilidad presidido por Mariano Rajoy. No, no hubo fumata blanca para la formación de la gaviota. El horizonte se torna rojizo.

Pánico a la coalición

Desde ECOFIN estamos queriendo hacer un aporte doctrinario desde la óptica del liderazgo político, que como es lógico tiene que estar necesariamente por encima de estas apetencias personales que lo único que llevan es a mantener el proceso democrático de conformación de nuevo gobierno en un punto muerto.

Si algo malo ha dejado en la memoria colectiva el bipartidismo, es que jamás se planteó una situación como la actual porque siempre había un ganador claro en las urnas, que por más que no tuviera la mayoría, las conseguía en una ronda de negociaciones porque había dos grandes partidos y el resto contaba para esa búsqueda de apoyos. Ahora la situación es otra. Hay cuatro partidos y sólo agrupaciones de tres dan solución de Gobierno. Y entre el segundo (PSOE) y el tercero (Podemos) les separan sólo 300.000 votos.

¡Programa, programa! Todos los líderes mantienen este mantra de que las negociaciones se hacen sobre programa, que se supone que es lo que les une, a pesar de que otras cosas sean las que les separen. Pero de momento, a nadie hemos oído hablar de programas, salvo a Albert Rivera que intenta conciliar a su derecha (PP) y su izquierda (PSOE). Sin embargo, en estos partidos sólo se oye hablar del liderazgo imprescindible de sus dos candidatos: Mariano Rajoy y Pedro Sánchez. Mientras que en Podemos, sólo hemos oído hablar de nombres, cargos, escaños, grupos parlamentarios y sillones, en definitiva.

Rajoy como problema

Sin duda alguna, la corrupción es el dique de contención de las voluntades de pactar de los segundos, terceros y cuartos con el primero, o sea el PP. Para más INRI, la última semana ha saltado al plano mediático la corrupción de miembros importantes del PP valenciano, entre ellos el ex presidente de la Diputación de Valencia, Alfonso Rus. Por lo que Sánchez sentenció un ‘no’ rotundo a pactar con Mariano Rajoy. Considera el PSOE que no está habilitado el PP para gobernar otros cuatro años más después de todo lo que está aflorando y con imputaciones muy graves.

Del mismo modo Rivera afirma por activa y pasiva, que no puede presidir un nuevo gobierno quién no ha sido capaz de limpiar su propia casa de corrupción, mensaje directo a Mariano Rajoy.

Albert Rivera, hasta el momento el único amigo de Rajoy en el hemiciclo, ha sentenciado el futuro del líder y del Partido Popular: “Rajoy no es la persona más indicada para abanderar la lucha contra la corrupción porque no ha sido diligente, ha sido negligente (…). En un partido muy jerarquizado y piramidal (como el PP), todo depende de quien lo preside (…). El PP tiene que quitarse la mochila de la corrupción, renovar el partido y asumir el pacto nacional contra la corrupción”.

Así las cosas, ¿la retirada de la candidatura de Mariano Rajoy podría allanar el camino? Se lo han preguntado por activa y por pasiva al líder popular; pero éste insiste en morir matando, en no estar dispuesto a ceder su lugar a otro candidato sin antes acudir a un nuevo plebiscito donde tener su última oportunidad.

La última oportunidad

Esta semana cerrará el Rey la segunda ronda de consultas a los líderes políticos del Congreso de los Diputados. Los días que se están viviendo son de gran intensidad, entrando a partir de este lunes 1 de febrero en una nueva semana de especulación, pero con un posicionamiento más claro para las fuerzas de la izquierda (PSOE, Podemos e Izquierda Unida) que en palabras de Sánchez en su Comité Federal dijo: “Voy a tender puentes a la derecha y a la izquierda”, por lo que claramente incluye nuevamente a Podemos y Ciudadanos.

Sin embargo, esta mezcla explosiva es inviable a ojos del partido naranja, tras reiteradas negativas de Rivera de apoyar un ejecutivo en el que esté un partido que pide un referéndum independentista para Cataluña, como es Podemos y su franquicia catalana.

Además, una de las pocas líneas rojas que han salido reforzadas del Comité Federal del PSOE es que no se puede pactar con los independentistas, especialmente con los catalanes de ERC, DiL y la CUP. Esto conlleva la necesidad de entendimiento con Ciudadanos (40 congresistas), ya que sólo los votos de Podemos (69) y PSOE (90) no suman el suficiente número de escaños (176) para la investidura y el Gobierno.

Lo cierto y verdad es que ninguna mezcla da mayoría de investidura en el Parlamento. Y también queda claro que se alejan las esperanzas para el presidente en funciones, Mariano Rajoy, de que pueda volver a repetir mandato sin un nuevo proceso electoral.

Demanda de empresarios y directivos

Foro ECOFIN, como vertebrador social de directivos y empresarios, recoge en sus reuniones un clamor unívoco que pide un gobierno estable. No entramos en izquierdas o derechas, pero sí en un gobierno que pueda dar seguridad jurídica y estabilidad en las políticas de gestión de empleo, seguridad social, inversión pública, fiscalidad, infraestructuras, relaciones internacionales, educación, etc.

Y en estos momentos, sólo hay tres grandes partidos que parecen seguir esa senda que Albert Rivera ha definido y que podría formularse así: unidad de España, economía de mercado, estabilidad económica y empleo dentro de la Unión Europea.

Un gobierno de coalición que pueda ser formado por miembros de los tres partidos (o no) y dirigido por un hombre bueno de consenso. Se han propuesto distintos personajes, desde tecnócratas populares como Luis de Guindos a herederos de su historia familiar como Adolfo Suárez Illana, pasando por ex ministros socialistas y populares de distintos gobiernos, incluida la actual vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría.

Esto pondría en marcha un gobierno interino que evitaría la parálisis económica y que allanaría el camino hacia una nueva cita en las urnas que quizá se adelantara a un plazo de 18 meses a dos años.

La coalición lejos de ser un ogro es una oportunidad. El liderazgo efectivo siempre se basa en la búsqueda de oportunidades. Es más, los grandes líderes siempre han aprovechado los problemas para convertirlos en oportunidades.

Sanchez - Federal 2

Pedro Sánchez retrasó su examen ante el Congreso del PSOE hasta mediados de mayo.

Frente a los inmovilistas

Todo está sujeto al cambio. Incluida la Constitución, que deberá actualizarse en este y otros puntos. Que no es una afrenta al Estado mejorar y actualizar. El inmovilismo es contrario al liderazgo efectivo.

Estamos en manos de dos líderes poderosos y que ahora mismo pueden presumir de que tienen la delegación para pactar por parte de los dos partidos hegemónicos en España en las últimas cuatro décadas. Esperamos que Mariano Rajoy y Pedro Sánchez estén a la altura del reto que les pide la Historia y allanen sus posiciones personales por el bien de España. Porque como han repetido varios líderes socialistas, como Alfonso Guerra, hay ocasiones “en los que hay que anteponer los intereses de España a los intereses del partido”, y a los legítimos personales.

Que la corrupción finalmente ha pasado factura, que no quepa duda alguna. Pero desbloquear significa que se asuma la responsabilidad política y que se facilite el acuerdo de gobernabilidad de España.

Es tiempo del Líder, es tiempo se ser generoso, desinteresado y honorable. Como dice una amiga de Foro ECOFIN, nunca hay que dar un paso atrás, salvo para tomar carrerilla y dar un salto mayor. Este es el reto actual de Pedro Sánchez y de Mariano Rajoy. Se lo piden sus electores, los empresarios y los directivos por el bien de España.

José Luis Zunni y Salvador Molina

Shares

, , , , , , ,

Los comentarios están deshabilitados.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This