Montoro sentencia el fin de la crisis

“No hay que llorar sobre la leche derramada”, dice el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, que anima a seguir con el desapalancamiento de la deuda pública y reducir la deuda para potenciar el crecimiento sobre la propia capacidad de ahorro del país. No se puede colapsar el sistema de crédito, como lo hizo España en 2007 y hasta el 2012. Esto es lo que tenemos que aprender: generar confianza y pagar la deuda.

Montoro 2

La deuda hay que pagarla. El ministro Cristóbal Montoro está contento porque dice que se ha hecho lo que había que hacer para devolver la deuda externa y poder crear empleo y crecimiento económico. Y que aprendan en Grecia esta lección.

image

Creamos empleo en los 90 como nunca lo habíamos hecho y cerca de cinco millones de personas vinieron a vivir y trabajar con nosotros. Pero cuando la crisis llega, se destruye el empleo; sin embargo, la ocupación siguió siendo un 50% superior a la de los años 70.

Las renta per cápita ha bajado respecto a 2007, pero es el doble de la que teníamos en el año 1996 y en niveles superiores al 2006, aunque con mucha desigualdad entre regiones de España.

La inversión directa empresarial fuera de España era de 5,1% del PIB en 1995 y ahora supera el 52%, lo que configura un tejido empresarial multinacional y más estable frente a las posiciones de crisis.

Los gobiernos socialistas se equivocaron al interpretar que estar en el euro suponía poder endeudarse hasta el infinito porque no hay límite de crédito. Sin embargo, ese apalancamiento del sector público y del privado llevó a acumular un riesgo muy grave como vimos. Así que el nuevo modelo económico de España es crecer con un apalancamiento positivo Y eso no lo habíamos hecho nunca. Ahora no podemos hacerlo porque es un país fuertemente endeudado y necesita salir de la crisis con una racionalidad económica, sin más déficit público.

La Hacienda Pública es una hacienda vertebrada y coordinada con las comunidades autónomas, por lo que tiene que coordinar la reducción de las finanzas públicas conjuntas.

“El gasto público no tiene que reducirse en términos absolutos, sino en términos relativos respecto al crecimiento de la deuda privada”, reconoce Montoro. Esta visión deja margen para crecer en inversión pública al aumentar el PIB español y sin olvidar el criterio de austeridad.

El año que viene prevé Montoro que podrá apoyarse en el crecimiento privado y en el desapalancamiento privado. Y el mercado lo reconoce y lo devuelve en forma de capitalización bursátil.

Shares

, , ,

Los comentarios están deshabilitados.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This