Garamendi, la cara del cambio en CEOE

“La mejor comprobación de que las cosas han cambiado, es que en la CEOE había una serie de gente que ya no está”, dice Antonio Garamendi, vicepresidente de CEOE, presidente de Cepyme y presidente de Confemetal. La suya es una revolución silenciosa, pero constante. Y muchas cosas han cambiado tejas abajo en personas, asesores, dimensión y hasta reformas para este verano (rejuvenecimiento) en la histórica sede de Diego de León, 50.

En su concentración de poder ha asumido un rol muy importante en la vida de los empresarios españoles que hace sombra al propio candidato que no consiguió derrotar en una dura pugna electoral el pasado mes de noviembre. “Estamos cambiando las cosas en colaboración con Juan Rosell”, dice Garamendi, pero los cambios son posibles y cree que podrá cambiar cosas tan seculares como la cultura de pago en la empresa española. El plan de pago a proveedores de los ayuntamientos en forma de ley sí que cambió muchas cosas. Pero, ¿podrá cambiarse el circuito de periodos medios de pago en la empresa privada? ¡Si hasta la ley admite la excepcionalidad pactada entre partes!

Reconoce el presidente de las pymes que dos tercios de las pymes españolas están en pérdidas todavía, pese al mensaje de que la crisis ya pasó. Y dice que no es verdad la obsesión por el tamaño que se canta en letanía como un mantra desde hace unos meses desde el Gobierno y la gran empresa.

No olvidemos que más de 300.000 pymes han desaparecido por el tsunami de la crisis. Empresas de entre 1 y 10 trabajadores cuyos empresarios han perdido hasta su vivienda, su patrimonio personal, la empresa y ni tienen derecho al desempleo. Quizá por ello, a Antonio Garamendi le gusta hablar de empresarios y no de emprendedores.

Critica la reforma de la formación ejecutada por el Gobierno después de tanto escándalo en organizaciones ligadas a la gran familia CEOE, además de estallar en los sindicatos y algunas administraciones públicas. Garamendi dice que la formación sigue siendo la mayor garantía para el trabajador mejor formado.

08

“Queremos el despido libre, no despido gratis”

Pero el gran reto para el empresario sigue siendo el problema de la financiación para proyectos nuevos. Y es verdad que en 2015 se recuperó algo la financiación bancaria. Pero contabiliza el desequilibrio mantenido, ya que 150.000 millones de euros prestados en la actualidad frente a 300.000 millones de antes de la crisis en créditos de pequeño importe exige un ejercicio de búsqueda de fórmulas alternativas, y propone financiación no bancaria con SGR, emisiones, plataformas colaborativas, etc.

El segundo gran problema es la morosidad con problemas añadidos de retrasos en pagos, “que es una lacra que queremos combatir en una estrategia junto a la Dirección General de Industria para llegar a desterrar estas prácticas”.

El tercer tema es el exceso de costes. Un tercio más en coste social que el de nuestro entorno, pero también hay sobre coste energético y en otros suministros que son más caros que en Europa.

Y por último, está el reto de la internacionalización. “Mirar hacia afuera es un proceso a consolidar, porque es garantía de subsistencia”. Y hay que mejorar los instrumentos necesarios. Y acompañar con asesoramiento a las pymes.

Esperemos que Garamendi se salga con la suya.

Salvador Molina

Shares

, , ,

Los comentarios están deshabilitados.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This