Fitch alerta a Mas y los empresarios catalanes

“La prolongación de esta tensión podría desencadenar una fuga de depósitos a corto plazo, que afectaría de forma particular a los bancos catalanes, incrementando los costes de financiación, que además conducirían a las empresas a reducir su gasto y tomar precauciones”. Esta llamada a navegantes, que seguramente será desoída por el president Artur Mas en la hoja de ruta que presentará esta mañana, es la conclusión del último el informe publicado por la agencia de calificación Fitch.

Los poderes económicos, empresariales y financieros de Cataluña deberían de reaccionar ante estos semáforos en ámbar que les ponen en riesgo como empresa y como ecosistema económico. La agencia Fitch analiza los posibles escenarios de Cataluña y España. Si las tensiones se mantienen, los bancos catalanes podrían sufrir a corto plazo fugas de depósitos ante la incertidumbre y el contexto tenso.  La agencia apuesta por “que el Gobierno central y el catalán se sienten a negociar una mayor descentralización. Cataluña obtendría más competencias fiscales, algo similar el régimen fiscal del País Vasco y Navarra, que mantienen la mayor parte de los ingresos que recaudan”.

En fin, el tercio de los votantes independentistas y los dos tercios de catalanes que no acudieron a las urnas de cartón tienen derecho a soluciones democráticas, legales, pactadas y sin tensionar los estados de ánimos y la convivencia pacífica. La sociedad y la economía lo exigen.

Artur Mas ha manifestado públicamente su interinidad en el puesto, pero la intensidad del momento y el disfrute personal que le produce. Es consciente de su legado ante la Historia de Cataluña. Y es bueno que se sienta trascendente, pero no debería buscar el victimismo del mártir de la causa a riesgo de que sea el Constitucional quien lo inabilite, en lugar de las urnas catalanas en unas elecciones democráticas autonómicas que pasen el testigo a Oriol Junqueras y otros líderes sociales, como parece previsible.

Artur Mas tiene en sus manos espantar a los mercados o calmarlos, aunque esto es una cuestión colateral y accesoria de su hoja de ruta. Confiemos en el sens catalán y en el gallego.

Salvador Molina

 

 

Shares

, , , , , , , , , ,

Los comentarios están deshabilitados.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This