Savia Sabia

Lo nuevo no es bueno por su novedad, sino por su bondad. En correspondencia, lo viejo no es malo por su antigüedad, sino por su maldad. Por tanto, la clave no está en el cronómetro, sino en la brújula; no se trata de saber muchos idiomas, sino tener algo que aportar o aprender.

Aunque la única manera de mejorar es cambiar, no todo cambio implica mejoría ni percibirlo es un proceso automático, sobre todo si la transformación es de calado. De hecho, el cambio para mejorar requiere pensar, actividad incompatible con la velocidad creciente y la dispersión mental.

Cabe trasplantar estas observaciones a la comunicación personal y corporativa, donde la premisa elemental es que comunicar empieza por escuchar para comprender, no para contestar. Un segundo fundamento: en sentido estricto, comunicar solo es posible a partir de la verdad. Es más, mentir prostituye la comunicación. Y un tercer pilar que tomo prestado de Pablo d’Ors: cuanta más conexión con el exterior, menos conexión con el interior.

Enrique Sueiro, doctor en Comunicación.

Enrique Sueiro, doctor en Comunicación.

En este punto, se vislumbra una cuádruple combinación aplicable a todas las organizaciones: la mejor comunicación no arregla una mala dirección, la peor comunicación desacredita la mejor dirección, la peor comunicación agrava la mala dirección y la mejor comunicación potencia la mejor dirección.

Siendo en sí positivo, ser breve no basta para ser bueno, de la misma manera que la vitalidad de una organización o una sociedad procede de su savia sabia más que de su savia nueva. Qué gran estímulo recordar la novedad de la sabiduría.

Artículo realizado por: Enrique Sueiro es doctor en Comunicación, director del Programa de Dirección en Comunicación Corporativa y Management el IE Business School y vocal de la Asociación de Directivos de Comunicación (Dircom).

 

Shares

, , , , ,

Los comentarios están deshabilitados.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This