De Guindos, eufórico: IPC a la baja vs. PIB al alza

Es el ministro del momento. Se llama Luis de Guindos. Hace unos días se merendaba en televisión a la troika opositora encarnada en Jordi Sevilla (PSOE), Luis Garicano (Ciudadanos) y Alberto Garzón (Unidos Podemos). Los tres supuestos ‘cerebros’ económicos de la oposición no daban la talla en el 3×1.

Y, de nuevo, en Santander se enfrentó a una nueva terna en la que repetía Garicano ante los influyentes periodistas económicos españoles (APIE). Pero la troika se reforzó para la ocasión, ya que entraron como refrescos desde el banquillo Pedro Saura (PSOE) e Ignacio Álvarez Peralta (Podemos).

imageDe nuevo, De Guindos marcó distancias, se puso en escena en las antesalas del FMI del 2012 y habló como maestro rodeado de discípulos: “Yo estaba allí, a diferencia de vosotros…”. Y así trascurrió el debate 3×1, donde los pújiles golpeaban con caricias y el peso pesado noqueaba a sus contrarios una y otra vez.

El ministro de Economía en funciones, Luis de Guindos, se siente importante ante los hagiógrafos de la historia económica de España y Europa. No tiene dudas sobre lo que hay que hacer y lo que hay que evitar. Con suficiencia, domina el territorio económico y no admite quien le tosa.

Quizá hay un poco de sobreactuación, pero sigue siendo el maestro rodeado de discípulos díscolos que con frecuencia mueven la cabeza asintiendo al maestro, hasta el propio profesor de economía de Podemos lo hizo junto a la chimenea del Palacio de la Magdalena, sede de la UIMP de Santander.

La pinza IPC- PIB

De Guindos está en un buen momento porque lleva, además, una tijera afilada en el bolsillo con la que cortar el discurso de cualquier opositor.

Una hoja de corte es la recuperación económica sustanciada en un PIB que crece a pesar de los propios políticos, con un esperado 3% para 2016 y 2017, según sus previsiones; mientras que el otro corte lo aporta un IPC recién anunciado que mantiene su tendencia negativa, permitiendo ganar poder adquisitivo en almenos un 1% a una población que no gana más, pero por lo menos no le cuesta más mantener sus gastos corrientes.

image

El dato hecho publico el martes 14 de junio prevé que el Índice de Precios de Consumo (IPC) termine 2016 en tasas negativas y ve positivo el descenso de la inflación interanual en mayo porque incrementa la capacidad adquisitiva de las familias y aumenta la competitividad.

De Guindos saca pecho: “Por tercer año consecutivo vamos a tener inflación negativa”. Y dicho esto en las antesalas del Palacio de la Magdalena, entró a la sala del debate electoral dispuesto a matar y a cortar las dos orejas y el rabo.

El ministro en funciones estima que la media de la inflación en 2016 a final de año estará en tasas negativas, lo que “valora positivamente” porque la baja inflación se combina con una situación de la economía española que crece al 3%.

Para De Guindos, el dinamismo y la recuperación de la demanda doméstica, unida a la buena evolución de las exportaciones, “es una señal más de los equilibrios de la economía española”.

Salvador Molina, presidente de Foro ECOFIN

Shares

, , , , , , ,

Los comentarios están deshabilitados.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This