¡Bisagrismo!

Las urnas piden baile en parejas. ¡Adiós a las mayorías absolutas! Así que comienza una nueva era de pactos y partidos bisagras. ¡Es la hora de las clases medias!, de las alianzas y de bajar la cabeza para llegar a acuerdos de gobiernos con los otros partidos: Podemos, Ciudadanos, Compromís… ¡viva el bisagrismo!

No es el final, sino el principio. La jornada electoral del 24 de mayo ha matado el bipartidismo y anunciado una nueva era de pactos en los que no se admiten bailes en solitario, sino que las parejas de baile son obligatorias en casi todas las comunidades autonómicas y ciudades grandes (más de 3oo.ooo habitantes).

Todos anuncian victorias pírricas: el PP dice que es el partido más votado, el PSOE afirma que es el partido de izquierdas más votado, Podemos que no se presentaba a las municipales ha ganado a través de franquicias las dos perlas: Barcelona y Madrid, Ciudadanos obtiene la mejor catapulta posible para las generales al haber matado a su alter ego (UPyD) y conseguido posiciones cómodas de partido bisagra sin necesidad de comprometer su futuro por un presente hipotecado que no asumirá en ningún rincón de España.

Ciudadanos gana y mata UPyD

Ciudadanos, el partido de Albert Rivera, se convertirá en el partido bisagra que dejará gobernar al PP en no pocos territorios autonómicos y ayuntamientos importantes. Su argumento será apoyar la gobernabilidad respaldando a la lista más votada. Por lo que no asumirá desgaste electoral para las generales y, encima, ha matado al partido de Rosa Díaz, que tras su dimisión facilita la transición y puesta a disposición de C’s de los 224.000 votos conseguidos en estas elecciones.

Albert Rivera tiene las llaves de la gobernabilidad del Partido Popular en varias autonomías como La Rioja, Murcia, Madrid, Castilla y León… Sólo en Ceuta, el PP no tendrá que pactar gracias a la mayoría absoluta. ¡Gran batacazo electoral para el PP! ¿Quién dijo que C’s era una marca blanca del PP?

La gran coalición de izquierdas

El Partido Socialista de Pedro Sánchez salió pronto a la palestra para erigir la bandera de la izquierda. Con el argumento de que son el partido más votado de la izquierda, lanzó el guante a Pablo Iglesias para que Podemos se sume a una gran coalición (no formal) que se reparta el poder en Andalucía (aún pendiente de formar gobierno) y en los nuevos mapamundi de Castilla-La Mancha, Baleares, Aragón, Barcelona, Madrid, etc., etc.

El Partido Socialista ha tocado poder en las comunidades de Extremadura y Asturias, pero quiere aprovechar su éxito frente a Podemos para someter a su futuro enemigo en pactos electorales en los que repartir migajas a cambio de matar el crecimiento alternativo de su competidor ideológico como ya hizo durante décadas con el PCE, primero, y con Izquierda Unida, después. ¿Tragará Pablo Iglesias?

Pablo Iglesias (Podemos), que no tiene prisa y sí sentido estratégico, no tragará con gusto este dardo envenenado. Sin embargo, sus compañeros de coaliciones locales no creo que le dejen resistirse a la mano tendida de Pedro Sánchez. Por ello, hay una convergencia hacia el pacto de izquierda que quizá no pueda parar ni siquiera Pablo Iglesias.

Lo que sí queda claro es que Izquierda Unida ha sido asolada por el tsunami de Podemos. Los votantes de izquierda tienen un nuevo líder y una nueva bandera. Es cuestión de tiempo que los más incondicionales vayan pasando su voto a la nueva formación. Apenas si han conseguido una débil representación las candidaturas apoyadas en alianzas con socios locales y otros grupúsculos de izquierda verde.

Municipales 2015 Miner 2

Nacionalismos ambivalentes

Destacar que el PNV es el único partido del establesment que ha renovado el favor de sus electores no sólo con mayoría en el ayuntamiento de Bilbao, sino también arrebatando feudos abertzales en Guipúzcoa y alguna ciudad histórica del PSE. Pero sobre todo, en San Sebastían habrá un antes y un después de estas elecciones. Bildu y otras formaciones radicales han retrocedido en su territorio natural guipuzcoano aupando a PNV.

Y subrayar el batacazo de Artur Mas (CiU) y los nacionalismos en la capital de Catalunya. Ada Colau, con la franquicia patrocinada por Podemos, ha ganado Barcelona. CiU y ERC pasan a un segundo plano. El soberanismo no suma ni la mitad de los votos de los catalanes. ¿Cómo plantear así el referendum independentista o la futurible convocatoria electoral catalana de fin de año?

En resumen, el domingo hablaron los ciudadanos en las urnas. Y el mensaje es: siéntense a pactar para que ningún partido gobierne desde la soberbia de la mayoría absoluta. Hay que gobernar desde el control político de socios distintos que se vigilen. Es una gran lección tras el huracán de escándalos de corrupción, influencias, enchufismo y prevaricación sufrida por todos los partidos que tocaron poder en las últimas décadas en todos los colores políticos y en todo el territorio del Estado. Bienvenida la nueva era del multipartito, el pacto y el bisagrismo.

Municipales 2015 Miner

Artículo elaborado por Salvador Molina, presidente de Foro ECOFIN.

Shares

, , , , , , , ,

Los comentarios están deshabilitados.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This