La trascendencia de la formación cuaternaria

 

El objetivo fundamental de que las organizaciones luchen con todas las armas a su alcance – los RRHH mejor preparados y la innovación tecnológica constante-  es para mejorar la capacidad de la organización mediante el uso adecuado del conocimiento y sus fuentes, tanto a nivel individual como colectivo (grupos /departamentos). Competir en mejores condiciones o morir como organización incapaz de adecuarse a las nuevas exigencias que impone el “cambio”. Estas fuentes de conocimiento incluyen: destrezas, habilidades, capacidades, experiencias, rutinas, normas, procedimientos y obviamente tecnología.

 

Qué duda cabe del papel que juegan en el escenario presente y en plena crisis, las Escuelas de Negocio.

Sorprendentemente, a pesar del gran consenso que existe en la actualidad sobre los conceptos de “capital intelectual”, conocimiento y aprendizaje en general para cualquier organización, la mayoría de las compañías actualmente manejan con bastantes deficiencias, por no decir mal, los procesos formativos: formación, training, coaching y en general la creación de talento y liderazgo necesarios para lograr las más altas cotas de competitividad en el mercado.

Se está compitiendo en un mundo con mercados cada vez más intensivos en conocimientos, y que para mantenerse e incluso subsistir en estos, las organizaciones se ven obligadas a re-definir cuál debe ser el nuevo tipo de gestión necesaria para llegar a extender la base del conocimiento a todos los niveles de la estructura organizativa.

Los nuevos modelos de formación gracias a las NT’s, han extendido la base de conocimiento disponible para personas y organizaciones, pero justamente es en este punto en dónde radica el problema: ¿se está haciendo bien?

 

Preocupación de la UE por recuperar la iniciativa mundial en materia de Innovación Tecnológica, Formación y Gestión del Conocimiento

Las Directivas de Bruselas reflejan en los últimos años, una constante preocupación para que la UE no pierda competitividad frente a los otros dos grandes bloques del mundo (Asia-Pacífico y NAFTA-Estados Unidos, Canadá y México-) en materia de gestión de la innovación tecnológica y del conocimiento.

Estos dos elementos básicos requieren de un proceso formativo adecuado, en recursos materiales y humanos. Uno va de la mano del otro. Sin tecnología no hay conocimiento, y sin conocimiento no hay tecnología. Es por ello que la Directiva de Bruselas FP6 (FRAMEWORK PROGRAMME 6) cuya vigencia abarcaba el período 2002-20006 y que lamentablemente no se ha podido cumplir en sus objetivos, ha dejado paso a FP7 (2007-2013) con el objetivo de posicionar ala UE como la región del mundo más desarrollada en materia de gestión del conocimiento e innovación tecnológica.

Seguirá tomando nuevas formas y adaptándose a las circunstancias complicadas por las que actualmente atraviesa la UE, pero en esencia, tendrá que subsistir a la crisis global de la zona euro y mantener los esfuerzos formativos si los fines por los cuales fue diseñada, quieren ser cumplidos.

Hasta el presente, haciendo abstracción de la situación de crisis, la preocupación dela UE frente a los procesos de globalización y de deslocalización de industrias y su pérdida de competitividad en comparación con el bloque económico Asia-Pacífico con China a la cabeza, radicaba únicamente en dicha pérdida de competitividad. Pero es a partir de la crisis, que se competirá también en cuanto a quiénes y de qué manera ejercerán el liderazgo empresarial. Y la llave pasa por la formación.

 

Conocimiento, Formación y NT’s una vez más en el ojo del huracán.

Actualmente se está perdiendo competitividad en toda la zona euro de manera significativa frente a los otros dos bloques. La gestión del conocimiento y la innovación tecnológica se va a potenciar a nivel de las PYMES europeas, que son las únicas que han creado puestos de trabajo cuando las grandes corporaciones europeas han destruido estos puestos.

Se persigue tener la capacidad de inventar, desarrollar e innovar en todo tipo de procesos, por tanto, implica gestionar una forma de captar y transmitir el conocimiento de manera estructurada y orgánica. Requiere de procesos formativos adecuados y de la concurrencia de la tecnología aplicada debidamente. Cuánta más tecnología no implica necesariamente que se cuente con mayor formación, este es otro de los problemas que deben solucionarse para adecuarla Formacióna las NT’s. Una vez más, los programas de las Escuelas de Negocio tendrán que abrirse a las nuevas tendencias, porque el problema no solamente subyace en la profundidad del cambio social que se está operando día a día, sino con la velocidad a la que se produce.

El triángulo de la competitividad de los países más desarrollados está formado por tres vértices: formación de postgrado, innovación tecnológica y partidas presupuestarias para I + D+ I.

Las partidas presupuestarias corresponde a decisiones políticas que no deben ser patrimonio exclusivo de un gobierno, sino de una “cultura” de apoyo y soporte a la investigación científica y tecnológica; la innovación que se implemente dependerá de las organizaciones punteras que introducen nuevos productos en los mercados mundiales, especialmente revolucionarias en el mundo de Internet y las comunicaciones y que tienen que contar con el semillero de nuevos talentos que están siendo formados en las escuelas de negocio; en cuanto a la formación de postgrado, debe deshacerse de los programas obsoletos y facilitar que los aspirantes a nuevos líderes empresariales, aprendan a liderar desde una concepción más moderna y tecnológica. Beneficiados de esta ecuación:la SOCIEDAD EN SU CONJUNTO.

 

Shares

, , ,

Los comentarios están deshabilitados.

Pin It on Pinterest

Shares
Share This